Skip to content
 

El País Vasco en 10 paseos

La región francesa, al igual que la española, se esmera en mostrar sus tradiciones.

  • Los compradores seleccionan fresas frescas en un puesto de frutas en el mercado de Les Halles.
    Foto: Ray Roberts/Alamy

    1. Sol, arena y un 'bon fromage'

    Prepárate para darle un vistazo al mar vasco en la encantadora Saint-Jean-de-Luz con una parada en Les Halles, o el mercado matutino central. Encontrarás todo para un buen picnic: pan fresco, vino y el típico queso de oveja, el fromage de brebis. Ya abastecido, dirígete hacia el malecón donde puedes almorzar al aire libre.

    1 of 12
  • Luz del atardecer se posa sobre edificios en el puerto Saint Jean de Luz
    Foto: Cintract Romain/Age Fotostock

    2. Un puerto de piratas

    Saint-Jean-de-Luz acumuló mucha riqueza gracias a los pesqueros y balleneros vascos y también a los corsaires, o piratas. Desde este puerto, puedes escoger entre dos minicruceros de la costa en el barco Nivelle V, que sale en las tardes (de abril a mitad de octubre, $13 o $22). Los viajes de pesca en aguas profundas salen en las mañanas ($47).  

    2 of 12
  • Un camarero ofrece vasos de cerveza en un café abarrotado en una plaza abierta.
    Foto: Alamy

    3. Place Louis XIV

    El núcleo social de St. Jean se encuentra en la Place Louis XIV, nombrada por el rey que se casó en este lugar hace más de 400 años. La gente se reúne para conversar, disfrutar un bon vin, escuchar música y ver las danzas tradicionales de los vascos. A veces se puede entrar a La Casa de Luis XIV (cuando no están los dueños), donde vivió Luis el rey por 40 días en 1660. ($8).

    3 of 12
  • Arcos de piedra en un spa con focos de color púrpura y amarillo
    Foto: Hemis/Alamy

    4. Escape con la talasoterapia

    Relájate en el elegante Grand Hôtel de St. Jean, con una visita al íntimo Loreamar Thalasso Spa. Disfruta del ambiente estilo mediterráneo antiguo con una piscina de agua tibia del mar. El Grand Hôtel también cuenta con el restaurante L'Océan, que ofrece un menú y una vista impresionantes.

    4 of 12
  • Edificios con tejas rojas en el puerto de Biarritz con la iglesia de San Eugenio en el horizonte.
    Foto: Hemis/Alamy

    5. Caminata por Biarritz

    Camina por las calles llenas de boutiques y cafés, además pasea frente al mar desviándote en los pequeños senderos y escaleras desde donde podrás ver a los surfistas que desafían las olas. Baja al Puerto de Pescadores para disfrutar de unas tapas (pintxos, en vasco) en Crampotte 30: una casita pesquera convertida en un restaurante.

    5 of 12
  • Descumbre el mundo! A A R P Real Possibilites. Woman's hands hold white tablet device showing map

    Oferta de AARP

    Suscríbete a nuestro Boletín y descubre el mundo con los consejos de nuestros expertos, consejos de viajes y fotos para soñar.
    Unete a AARP y ahorra en hoteles, alquiler de autos, cruceros y vuelos.

    6 of 12
  • El cráneo de una ballena se muestra con otros artefactos en el Museo de la Mer en Biarritz.
    Foto: Lonely Planet/Getty Images

    6. Musée de la Mer

    Un excelente acuario al estilo art deco con exposiciones que relatan la historia de los marineros vascos. Puedes combinar tu visita con su semejante, el ultramoderno Cité de l’Océan, que tiene la forma de una ola. Sumérgete en el batiscafo o submarino rodeado de seres acuáticos en tres dimensiones. (Entrada combinada: adultos $23 y niños $17.  

    7 of 12
  • Cama y sala de estar en la habitación con vigas de madera y vigas
    Foto: Courtesía La Maison Oppoca

    7. Ainhoa

    Disfruta de la esencia vasca en los pintorescos pueblos como Ainhoa y descansa en la reconocida La Maison Oppoca, del chef Dominique Massonde y su esposa Chantal, quienes se inspiraron en sus grands-mères (abuelas), pero con un toque innovador. Dominique prefiere los productos de la región, por lo que podrías estar comiendo “espárragos de la huerta de Christophe” con jamón Ibaiona. El menú con vino: $40.

    8 of 12
  • Pimientos secos en los aleros de una casa blanca
    Foto: Marcel/Alamy

    8. Espelette

    Las casas (etxeas) pintadas de blanco y rojo se ven preciosas con las guirnaldas de chiles rojos —el codiciado piment d’Espelette— que adornan las fachadas. Puedes visitar l’Atelier du Piment, donde el muy vasco Ramuntxo Pochelu y sus ayudantes cultivan y transforman los pimientos con mucha imaginación, creando productos con sabor picante como el chocolate, el caviar y otros.

    9 of 12
  • Un área sombreada que se sienta con un campo soleado
    Foto: Courtesy La Ferme Elhorga

    9. Ferme Elhorga

    Esta granja del siglo XVII en las afueras de St.-Pee-sur-Nivelle es un escape de la modernidad. Puedes relajarte en los jardines, en la piscina templada o el spa, mientras escuchas el tintineo de las campanas de las ovejas que pastean por ahí; o practicar tu francés con Julie, la anfitriona de la casa. Además de las habitaciones, cuenta con dos gites (cabañas) completamente equipadas. Los precios varían de $106 a $199, e incluyen desayunos gourmets.

    10 of 12
  • Un puente a edificios antiguos con torres gemelas de la Catedral detrás
    Foto: Ian Dagnall/Alamy

    10. Bayonne

    La capital del País Vasco francés, Bayonne, es una ciudad que te invita a que pasees a pie y aprecies su arquitectura medieval, como la Cathédrale Sainte-Marie, construida al estilo gótico a partir del siglo XIII y que domina el horizonte. No te pierdas del excelente Musée Basque frente al río Nive; luego puedes terminar con una deliciosa taza del famoso chocolate bayonés en Chocolat Pascal.

    11 of 12
  • The Ceiling Of Grand Central Terminal In New York City
    Foto: Philip Scalia / Alamy

    8 estaciones de trenes históricas

    Aprecia estas imponentes estructuras. Mira

    12 of 12

También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO