Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Combata cuatro peligros para la salud - Viajes - Turismo - AARP Everywhere Everywhere Everywhere en español Skip to content
 

Combata cuatro peligros para la salud

Hasta las enfermedades comunes pueden arruinar sus vacaciones —aquí le explicamos cómo prepararse—.

In English | Al viajar, la deshidratación, cambios de altitud y el estrés en general pueden afectar al cuerpo. Y hay algunas condiciones comunes que verdaderamente pueden poner en peligro a su salud. A continuación, lo que necesita saber al respecto:

Vea también: Turismo y viajes

1. La trombosis venosa profunda
La trombosis venosa profunda (TVP) se puede desarrollar tras estar sentada o acostada sin moverse por largo tiempo, haciendo que la sangre se acumule en las piernas en vez de fluir de vuelta hacia el corazón. Viajes de larga distancia por carretera o avión se han vinculado con el desarrollo de estos coágulos. Esta afección puede no tener síntomas o puede causar dolores e hinchazón y en el peor de los casos, los coágulos pueden desprenderse y viajar hacia el sistema circulatorio pulmonar.

Afortunadamente, hay varias formas de disminuir el riesgo de desarrollar estos coágulos. No importa cuál sea su edad o condición física, siempre es buena idea levantarse y caminar cada par de horas, aunque esto signifique caminar de arriba abajo por el pasillo del avión. Entre paseos, pruebe hacer algunos ejercicios sencillos para mantener sus piernas móviles y flexibles mientras está sentado. Estos incluyen levantar y bajar los talones mientras mantiene los dedos de los pies apoyados en el suelo, y luego cambiar al orden inverso, levantando y bajando los dedos mientras mantiene los talones apoyados en el suelo. Otro truco es contraer y relajar los músculos de las piernas para estimular la circulación. Las medias de compresión también ayudan porque ejercen una presión gradual en sentido ascendente, siendo la presión más fuerte por el tobillo y disminuyendo hacia las pantorrillas y muslos, para ayudar a enviar la sangre hacia arriba.

Siguiente: Diga no al norovirus. >>

2. El norovirus
Aunque suena exótico, el norovirus no es más que una simple enfermedad gastrointestinal que frecuentemente se denomina, erróneamente, un virus estomacal (un término equivocado dado que el virus de la gripe no causa esta enfermedad). Los síntomas pueden incluir la diarrea, vómitos, fiebre leve y escalofríos. La mayor preocupación al contraer el norovirus es que puede causar una deshidratación grave y afectar fuertemente a las personas mayores o a aquellos con sistemas inmunes comprometidos.

Lo malo es que es extremadamente contagioso, y ciertos tipos de viajes se prestan a propagar esta enfermedad rápidamente. Según los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades), aproximadamente un 20 % de los brotes suceden en los cruceros, debido al hecho de que transportan hasta varios miles de pasajeros en espacios reducidos de mucho tráfico con muchas superficies públicas.

Lo bueno es que ambos los proveedores de servicios de viaje y los mismos viajeros se han vuelto más atentos a las enfermedades contagiosas (gracias a varios muy publicitados brotes de norovirus y hasta el pánico de la gripe H1N1 hace unos cuantos años). En este caso, el sentido común juega un papel fundamental: lávese las manos frecuentemente, incluso antes y después de usar el baño o los bufets de autoservicio; tápese la nariz al estornudar o la boca al toser con el brazo, no con la mano; viaje con un antibacteriano en gel para el uso en sus manos y toallitas antibacterianas para limpiar las superficies de los pomos de las puertas y los controles remotos; y, aunque no lo crea, muchas líneas de cruceros están alentando a los pasajeros a evitar los apretones de mano, y hasta les sugieren usar un "tope con el codo" más informal para evitar la contaminación.

Siguiente: La venganza de Moctezuma. >>

3. La venganza de Moctezuma
En la mayoría de los casos, la venganza de Moctezuma, o simplemente la diarrea, es una infección bacteriana que normalmente se contrae al comer o tomar algo contaminado con E. coli. Es una de las enfermedades más comunes en los viajeros en todo el mundo y afecta hasta 10 millones de personas cada año. Los síntomas incluyen desde la más leve hasta la más grave diarrea, los vómitos, calambres y agotamiento, siendo la deshidratación el efecto secundario común más peligroso.

Remedios populares, como el Pepto-Bismol, pueden ayudar a aliviar los síntomas mientras el cuerpo elimina las bacterias. Pero si usted espera estar paseando, o sea, estar lejos de un baño por varias horas, se sentirá mejor con un medicamento como el Imodium para parar el trastorno. Pregúntele a su médico acerca del Cipro (una marca reconocida para un antibiótico del grupo de las fluoroquinolonas, que también se vende como Noroxin), que en efecto combate la infección.

Como siempre, la prevención es el mejor remedio. Haga lo que yo hago, que es seguir estos sencillos pasos cuando se trata de comer o beber: hiérvelo, cocínelo, pélelo, embotéllelo u olvídelo.

Siguiente: La malaria. >>

4. La malaria
La malaria, considerada uno de los trastornos más "exóticos" en los viajeros, es una enfermedad grave que hasta puede causar la muerte.

En pocas palabras, el parásito Plasmodium, que se transmite a través de las picaduras de mosquitos infectados, causa la malaria. En el cuerpo humano, los parásitos se multiplican en el hígado y luego infectan a los glóbulos rojos. Los síntomas incluyen la fiebre, los dolores de cabeza y vómitos, y normalmente se presentan entre 10 y 15 días a raíz de la picadura del mosquito. Si no se trata, la malaria puede rápidamente constituir una amenaza para su vida al perturbar la circulación sanguínea hacia los órganos vitales. En muchas partes del mundo, los parásitos han desarrollado resistencia a los fármacos que se usan para el tratamiento de la malaria.

Si usted se enferma, con fiebre o síntomas como los de la gripe mientras viaja por una zona de riesgo de contraer malaria o tras regresar a su casa (hasta un año después), solicite atención médica inmediatamente.

Antes de comenzar su viaje a un país endémico de malaria, consulte a su médico acerca de las medicinas preventivas. He encontrado que algunas veces los medicamentos pueden causar efectos secundarios peores que la propia enfermedad.

Pero lo bueno es que existen otras opciones, así que nunca asuma y siempre consulte a expertos.

Si usted no está seguro si hay riesgos de contraer malaria en el lugar a donde piensa viajar, visite el sitio de la Organización Mundial de la Salud, y seleccione la aplicación "Mapa de la malaria". Entonces ingrese el nombre del país a donde piensa viajar y el mapa mostrará los riesgos existentes.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO