Skip to content
 

6 cosas que tiene que saber acerca del Tamiflu

La gripe golpea sin piedad a las personas mayores. ¿Ayudarán en algo los medicamentos antivirales?

In English l De repente, uno comienza a sentirse muy mal. Garganta irritada, tos, escalofríos y dolores en los músculos y articulaciones lo dejan fuera de combate. La gripe llega con rapidez, y este año en particular, está golpeando duro a las personas mayores. El número de adultos, mayores de 65 años, internados por gripe está alcanzando niveles que no se habían registrado desde que el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) empezó a llevar un registro estadístico, hace cinco años.

Mujer estornudando

Getty Images

¿Realmente el Tamiflu cura la gripe?

Ni siquiera quienes se vacunaron contra la gripe son necesariamente inmunes; el CDC sugiere que la vacuna de este año es eficaz en un 60 %, quizás mucho menos en personas de la tercera edad. Las personas mayores, junto con los niños pequeños, las embarazadas y aquellos con problemas de salud tales como trastornos coronarios o respiratorios, son más propensas a enfermarse gravemente por el virus de la influenza y desarrollar complicaciones como la neumonía. Los mayores de 65 años representan nueve de cada diez muertes por gripe en Estados Unidos.

Si bien a la mayoría de las personas les lleva alrededor de una semana recuperarse de la gripe solamente con reposo y líquidos, el CDC insta a quienes caen gravemente enfermos o corren el riesgo de sufrir complicaciones gripales que busquen atención médica rápido.

Y para estos pacientes, sostiene esa agencia, los médicos no deberían retrasarse en recetar un medicamento antiviral —que suele ser Tamiflu (oseltamivir), aunque con menor frecuencia puede tratarse de un fármaco que se inhala denominado zanamivir o Relenza—. “En los pacientes de alto riesgo, el tratamiento antiviral realmente puede significar la diferencia entre una enfermedad más leve y una hospitalización en sala o en unidad de cuidados intensivos, o incluso la muerte”, afirmó el Dr. Tom Frieden, Director del CDC, en un informe del 18 de enero.

A continuación se expone el conocimiento más actualizado que poseemos acerca del Tamiflu y qué es lo que el medicamento puede y no puede hacer por usted.

P. ¿Ayuda el Tamiflu a que me sienta mejor más pronto?

R. Sí. Es algo en lo que concuerdan casi todos: el Tamiflu disminuye los síntomas de la gripe más o menos en un día. “Si me despertara con dolores, tos y fiebre, tomaría Tamiflu siempre que pudiera obtenerlo dentro de las primeras 24 horas”, explica Mark Ebell, médico de familia del Departamento de Epidemiología y Bioestadísticas de University of Georgia, que ha estudiado la eficacia de la droga. “Me sentiré mejor un día o un día y medio antes, y eso para mí vale. Pero no lo tomaría si hubiesen pasado más de 24 horas desde la aparición de los síntomas”.

P. ¿Por qué es importante tomar el medicamento inmediatamente después de que aparecen los síntomas? 

R. El Tamiflu funciona impidiendo que las células infectadas estallen y liberen así el virus de la gripe que puede infectar las células cercanas. Este proceso debe ser detenido temprano –la mayoría de las guías lo indican dentro de las 48 horas desde la aparición de los síntomas– para lograr una diferencia. Un importante análisis del CDC realizado a embarazadas que padecieron la gripe pandémica en 2009, indicó que quienes recibieron tratamiento antiviral más de cuatro días después de caer enfermas fueron seis veces más propensas a terminar en cuidados intensivos que las que tomaron el medicamento dentro de los dos primeros días.

P. ¿Me ayuda el Tamiflu a evitar la enfermedad grave o la muerte causada por la gripe?

R. Puede ser. Una revisión de ensayos clínicos halló evidencia insuficiente para evaluar esa posibilidad. Un análisis reciente en 11 ensayos clínicos realizado por el Dr. Ebell de University of Georgia halló una reducción del 1 % en el riesgo de padecer neumonía en quienes contrajeron gripe y se trataron con Tamiflu, con respecto a quienes la contrajeron y no se trataron. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), que regula y revisa las afirmaciones promocionales según sus propias revisiones —de la evidencia arrojada por los ensayos clínicos— no permite que el fabricante de Tamiflu, Roche, afirme que el medicamento reduce el índice de infecciones bacterianas como la neumonía.

La mayoría de los ensayos clínicos vinculados al Tamiflu se han efectuado en adultos cuya edad no era avanzada y que, por lo demás, estaban sanos.

Pero hay cierta investigación observacional en pacientes de alto riesgo que es más positiva. Un análisis reciente de 90 estudios realizados a pacientes internados con gripe pandémica en 2009, halló que la ingesta de un antiviral (mayormente, Tamiflu) dentro de los dos primeros días se relacionaba con una reducción del 65 % en la posibilidad de que el paciente falleciera y un riesgo substancialmente menor de que contrajera neumonía.

P. ¿Puede el Tamiflu ayudar a prevenir que me contagie habiendo estado expuesto a la gripe?

R. Es probable, si se toma dentro de los dos primeros desde la exposición. La FDA ha aprobado el Tamiflu para este propósito. Según un ensayo clínico controlado, que se publicó en 2001, la efectividad del Tamiflu para prevenir la gripe en hogares donde un miembro ya estaba enfermo fue del 89 %. El CDC no recomienda que todos tomen antivirales de manera preventiva, pero explica que puede considerarse esa estrategia en el caso de personas con alto  riesgo de desarrollar complicaciones si se contagiaran.

P. ¿Es seguro el Tamiflu?

R. Aprobado por primera vez en 1999 para ser usado en adultos, el Tamiflu ha sido tomado por decenas de millones de personas. Los efectos secundarios más comunes son las náuseas y los vómitos, cada uno de los cuales ha sido informado por un 10 % de los pacientes. La etiqueta aprobada por la FDA para el medicamento afirma que debería observarse a los pacientes, en especial a los niños, en caso de delirios o compartimientos anormales, reacción “poco común” que puede estar vinculada a la propia gripe.

P. Sospecho que he contraído gripe. ¿Hay alguna razón para pedir asistencia médica aparte de tomar medicamentos antivirales?

R. La mayoría de las personas se recuperan sin tratamiento luego de seis o siete días.

Pero aquellos preocupados por la gravedad de su enfermedad —por ejemplo, con sofocaciones, mareos, o síntomas gastrointestinales— deberían consultar a un médico, indica el Dr. Michael Ison, infectólogo de Northwestern University. También deberían hacerlo aquellas personas mayores de 65 años que corren el riesgo de desarrollar problemas graves a partir de la gripe por su edad o por un problema de salud subyacente. “Hay cantidad de enfermedades que parecen gripe”, explica, como la neumonía bacteriana y otros tipos de virus. Para estar seguro, consulte a su médico.

Katharine Greider, escritora independiente sobre temas relacionados con la salud, es colaboradora frecuente de AARP.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO