Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Voluntarios celebran el legado de Martin Luther King Jr. mediante el servicio comunitario

Oportunidades de voluntariado para conmemorar este día.

Varias fotos de voluntarios

Cortesía Muriel Horowitz, Kim Lee Minor, Fran Seeley, Cheryl Davidson, Christopher Duncan, Lynn Epps and Teri Steinberg

Desde el extremo izquierdo: Muriel Horowitz, Kim Lee Minor, Fran Seeley, Cheryl Davidson, Christopher Duncan, Lynn Epps y Teri Steinberg.

In English

Los logros de Martin Luther King Jr. en materia de derechos civiles son parte de la historia de Estados Unidos, y son la razón por la que se conmemora a esta figura el tercer lunes de enero de cada año. Pero hay otro elemento anual para marcar el cumpleaños de Martin Luther King Jr, el voluntariado.

Además de rendirle honor, el Día de Martin Luther King Jr. se creó en 1983 para poner en práctica sus enseñanzas y filosofías al alentar a las personas a servir y mejorar sus comunidades. King luchó por la justicia racial y logró resultados a través de su filosofía de no violencia. Las personas se ofrecen como voluntarias para continuar esa práctica, y el Día de Martin Luther King Jr. está designado como un día nacional de servicio.

¿Necesitas inspiración? AARP habló con miembros de la comunidad dedicados al servicio para reflexionar sobre lo que significa para ellos el Día de Martin Luther King Jr., y su labor de servicio.

Las respuestas han sido editadas por motivo de extensión y claridad.

Kim Lee Minor

Cortesía Kimberly Lee Minor

Kimberly Lee Minor

Kimberly Lee Minor, 53 años

New Albany, Ohio

Siempre hemos hecho algo en familia para el Día de Martin Luther King Jr. Cuando los niños eran pequeños, íbamos juntos a eventos para que pudieran aprender sobre el día, nos ofrecíamos como voluntarios y luego nos reuníamos para cenar. Y los niños leían cosas que escribieron sobre el impacto que el día tuvo en ellos. Nos hemos mudado varias veces, pero continuamos asistiendo a eventos, sirviendo en refugios, ayudando a los necesitados, y reflexionando sobre el día en familia y dentro de nuestras comunidades. Este año prestaremos servicio con Meals on Wheels.

Mi abuelo era un aparcero. Gracias a las decisiones que tomó y como resultado de que los tiempos cambiaron, sus hijos tuvieron más acceso, yo he tenido más acceso y ahora mis hijos lo tienen. Para mí, el Día de Martin Luther King Jr. se trata de cómo uso ese acceso para marcar la diferencia, porque soy afortunada. ¿Cómo uso esas bendiciones para ayudar a otras personas a entender qué tan importante es dar acceso a otros, y al mismo tiempo atender yo misma a los necesitados?

Trabajo en ventas y liderazgo de marcas, y detesto escuchar a las personas enmarcar el fin de semana de Martin Luther King Jr. como una oportunidad para las ventas. Eso me molesta. Las empresas deben aprovechar el día para salir y hacer una diferencia en su comunidad. Eso crea una lealtad real y marca la diferencia. También pienso en el tiempo después de la muerte de George Floyd en el 2020; todos querían hacer algo. Algunas personas lo hicieron, pero gran parte de ese grupo fue muy performativo. Se trata de ser intencional para continuar marcando la diferencia para los demás.

Encuentra maneras de ofrecerte como voluntario en el Día de Martin Luther King Jr.

Si buscas oportunidades virtuales o en persona para servir a tu comunidad, visita estos sitios (en inglés):

VolunteerMatch, una organización sin fines de lucro, puede ayudarte a encontrar servicios comunitarios en tu zona


Fran Seeley

Cortesía Fran Seeley

Fran Seeley

Fran Seeley, 80 años

Portland, Maine

En un Día de Martin Luther King Jr. pasado, me ofrecí como voluntaria con AmeriCorps para recolectar calcetines para nuestra campaña “Warm Heart, Warm Feet”. También soy voluntaria durante todo el año trabajando en nuestra escuela local con los cuidadores familiares y como abuela adoptiva.

Sirvo por gratitud. Siento que he sido bendecida de muchas maneras en mi vida. Tengo todo lo que necesito. Tal vez no tenga mucho que dejar en términos de cosas materiales, pero estoy tan agradecida por lo que tengo y siento que mientras estoy viva debería poder compartirlo con quien lo necesite.

Una vez escuché una cita de Muhammad Ali, quien dijo: “El servicio a los demás es el alquiler que pagas por tu habitación aquí en la Tierra”. Creo firmemente en esas palabras. El voluntariado debe ser parte integral de la vida de las personas desde una edad temprana. Si bien los voluntarios no necesariamente sirven para sacar algo de la experiencia, sin duda lo hacemos. 


Christopher Duncan

Cortesía Christopher Duncan

Christopher Duncan

Christopher Duncan, 70 años

Poughkeepsie, Nueva York

Me he ofrecido como voluntario durante los últimos 30 años, todo el año. No tiendo a planear ofrecerme como voluntario en el Día de Martin Luther King Jr., pero a veces los programas concuerdan.

En mi iglesia proveemos comida caliente, ropa y artículos personales para las personas sin hogar y las familias que tienen muy poco. Hemos estado haciendo esto durante los últimos tres años después de descubrir que una de las cocinas comunitarias de nuestra zona no sirve comidas algunos fines de semana. También trabajo como voluntario con inmigrantes y solicitantes de asilo.

Para mí, el Día de Martin Luther King Jr. es una oportunidad para ser consciente de que existe prejuicio racial. Está arraigado en el país y en nuestra cultura. Es por eso que me siento obligado a contrarrestar eso, además de ayudar a las personas a obtener lo que merecen y a no ser rechazadas por prejuicios. Trabajar como voluntario significa usar mi privilegio blanco para apoyar y ayudar a quienes lo necesitan: los pobres, los marginados, las comunidades de color, etc.  


Lynn Epps junto a Teri Steinberg

Cortesía Lynn Epps

Lynn Epps (derecha) con Teri Steinberg

Lynn Epps, 63 años

North Chicago, Illinois

En el Día de Martin Luther King Jr., por lo general me ofrezco como voluntaria en iglesias y recito la poesía que escribo sobre la historia negra. Durante la última década, he sido parte de un evento de celebración que incluye reflexiones sobre la historia negra, canciones y otras actividades para rendir homenaje al Dr. King. Siempre cierro el programa cantando un par de canciones o recitando poemas, y siempre leo el discurso “I Have a Dream” (Tengo un sueño).

El día en que King murió, yo estaba en la escuela en Chicago. Recuerdo que nos dejaron a todos salir temprano ese día. Mi hermana y yo estábamos tratando de averiguar por qué, y a medida que empezamos a caminar por la calle vimos a gente llorando, gritando y arrojando piedras en los autobuses. Cuando llegamos a casa descubrimos lo que sucedió. Ese momento en realidad me impactó, y honestamente es lo que me hizo empezar a escribir. Me hizo socialmente consciente. 

Hace unos años, consideramos cambiar el programa y dejar de leer el discurso “I Have a Dream”. Nos dimos cuenta de que estos últimos años son pruebas de que todavía necesitamos ese discurso. Es más relevante ahora que nunca. Estaba pensando en eso el otro día: a veces casi se siente de nuevo como los años 50 y 60. Cuanto más cambian las cosas, más se mantienen iguales.


Muriel Horowitz

Cortesía Muriel Horowitz

Muriel Horowitz

Muriel Horowitz, 78 años

Poughkeepsie, Nueva York

Soy voluntaria en mi comunidad durante todo el año, incluido el Día de Martin Luther King Jr. Lo he hecho todo, desde recoger suministros hasta organizar movimientos para esfuerzos antirracistas. Este año estoy organizando una vigilia de paz. Queremos crear una oportunidad para que la comunidad se reúna.

Simplemente siento que servir es mi obligación como ser humano. En los últimos 15 años desde que me jubilé, he aumentado la cantidad de voluntariado que he hecho. Mi fe judía me dice que necesito hacer esto. También pienso en ser un modelo para mis nietos y para las personas de mi comunidad. Nunca eres demasiado mayor para devolver de la manera que puedas.

Necesitamos cuidarnos unos a otros. Aquellos de nosotros que tenemos más pueden dar más, y aquellos de nosotros que no tenemos tanto podemos ayudar de maneras pequeñas. Hay muchas maneras de participar. Cuanto más devuelves, más recuperas. Realmente siento que recibo tanto. He conocido a personas en comunidades que de otra manera no hubiera conocido. Hace unos años ayudé a construir hogares en Nicaragua. Eso expandió mi mundo. Así que animo a las personas a que retribuyan. Serás una persona mejor y contribuirás a un mundo mejor.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Cheryl Davidson

Cortesía Cheryl Davidson

Cheryl Davidson

Cheryl Davidson, 63 años

Virginia Beach, Virginia

Me he ofrecido como voluntaria durante muchísimo tiempo. Cuando estaba en la escuela secundaria, solíamos ir a hogares de ancianos para servir. Una vez que comienzas, no puedes detenerte.

En los últimos años he sido organizadora y he ayudado a difundir información a mis redes sobre lo que está sucediendo ese día. También participo en la marcha anual.

El servicio es mi llamado. Es una pasión que tengo y la disfruto. Especialmente como minoría, siento que estoy haciendo algo por mi gente y solo quiero marcar una diferencia para nosotros. El Día de Martin Luther King Jr. es importante. Nos llevó un tiempo conseguir ese día, así que quiero celebrarlo. No es solo una fiesta para las personas negras, es un día para todos. Especialmente con todas las tensiones políticas —todo el desagrado y el odio— debemos usar este día para dar un paso atrás y reflexionar sobre lo que podemos hacer para marcar una diferencia.


Teri Steinberg, voluntaria, posa con la alcaldesa de Highland Park, Nancy Rotering

Cortesía Teri Steinberg

Teri Steinberg (derecha) con la alcaldesa de Highland Park, Nancy Rotering.

Teri Steinberg, 66 años

Highland Park, Illinois

Soy la presidenta de un evento que celebramos aquí en toda la ciudad. Es un día de servicio para honrar el legado de Martin Luther King Jr. Tenemos discursos; buzones para ropa, suministros y artículos médicos; y trabajamos con los refugios para mujeres sin hogar y maltratadas, así como con el Rotary Club, entre otros.

Hasta donde recuerdo, siempre he recaudado dinero para los menos afortunados. Parece que ahora mismo hay una desconexión con la actitud de “todo sobre mí” que es tan prevalente en nuestra sociedad. No sé si es algo generacional o si es algo que sobra de nuestro último desastre político, pero me criaron para que hiciera todo lo que pueda por quienes lo necesitan. Pequeños actos de bondad y devolver favores. Quiero ver más de eso. No solo en Navidad; quiero verlo todo el año.

Sirvo porque creo que es mi trabajo. Mi madre me enseñó a hacer de este mundo un lugar mejor. Solía decir: “Si no puedes ser un árbol en la cima de la colina, sé un arbusto, pero sé el mejor arbusto pequeño que puedas ser”. Así que dondequiera que veo injusticia, no importa qué, me siento obligada a actuar. Es solo quién soy. Es lo que hago.

Carlett Spike es un escritor colaborador que cubre temas de raza, salud y alimentación. Su trabajo ha aparecido en Prevention, Shondaland y Columbia Journalism Review.