Skip to content
 

6 excelentes maneras de hacer una parrillada vegetariana

Las barbacoas ya no son solo para los amantes de la carne.

Plato de vegetales a la parrilla

GETTY IMAGES

In English

​​Muchas personas esperan con entusiasmo cada año la temporada de asar a la parrilla, pero si eres vegetariano es posible que te preguntes qué podrás comer. La buena noticia es que los días de solo hamburguesas y perros calientes son cosa del pasado, y las alternativas a la carne a base de verduras son abundantes y tan sabrosas como las opciones de las que disfrutan los que prefieren la carne. Incluso si no eres vegetariano, agregar algunas comidas ricas en vegetales es bueno para la salud y el medio ambiente. 

¿Qué ofrece entonces el menú? A continuación, te brindamos algunos consejos para hacer deliciosas verduras a la parrilla este verano.

1. Verduras a la parrilla

Comienza por visitar un mercado de agricultores para inspirarte. La mayoría de las verduras que se encuentran en temporada se pueden asar a la parrilla y transformar fácilmente en un excelente plato principal para un grupo. Sirve un plato de verduras a la barbacoa con una variedad de salsas. Ofrece ingredientes para que los invitados se hagan sus propios sándwiches o colócalos sobre pan sin levadura o sobre vegetales de hoja verde para una ensalada sustanciosa. 

Toma unas cuantas medidas rápidas antes de ponerlas en la parrilla para sacarles el máximo partido a tus verduras asadas, sugiere Lonnie Romero, director culinario en Spice House en Chicago. Antes que nada, sé generoso con la sal y las grasas. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“Bien sea que elijas sal kosher o sal marina ahumada de Hawái, aceite de oliva o de coco, no escatimes en estos ingredientes”, indica Romero. Sazona con antelación para dejar que la sal comience a penetrar las verduras, y ten una buena sal de mesa a la mano por si necesitan un poco más de sal una vez que las retires de la parrilla.

A continuación, considera una marinada, al igual que lo harías con la carne. Las verduras son perfectas para marinar y necesitan menos tiempo (bastan entre 15 y 20 minutos). Una marinada puede ser algo tan simple como una mezcla de aceite de oliva, zumo de limón y tus especias favoritas.

Una vez que las verduras estén listas para cocinar, dóralas rápidamente a fuego más alto para darles sabor y dejar que las marque la parrilla, pero luego quítalas del fuego intenso para terminar de cocinarlas. También es buena idea usar una cesta para asar a fin de evitar que las verduras se resbalen por entre las rejillas de la parrilla.

Ten en cuenta que diferentes verduras requieren diferentes tiempos de cocción. Las hortalizas de raíz —las batatas, por ejemplo— a menudo tardan más que los demás vegetales. Cocina a medias por adelantado las verduras con tiempos de cocción más largos para acelerar el proceso.

Dos filetes de coliflor a la parrilla

Getty Images

2. Filetes de coliflor

No es nada nuevo que la coliflor es una verdura muy versátil —se puede preparar como “arroz” o en puré—, pero ¿has probado el filete de coliflor a la parrilla? El chef Noah Zamler, del Press Room, en Chicago, señala que la mejor manera de preparar un filete de coliflor es comenzar con una cabeza entera, cortarla en filetes de 2 pulgadas de espesor y luego adobarla con salmuera o marinada.

“Siempre uso una salmuera simple de 3:2:1, con algunas hierbas y especias adicionales. Es decir, una proporción de 3 galones de agua, 2 libras de sal y 1 libra de azúcar”, explica. “En el caso de la coliflor, también me gusta agregar pimienta inglesa, jengibre y ajo”.

Deja en remojo los filetes en la salmuera durante 12 a 24 horas y luego séllalos a fuego alto en la parrilla. Si prefieres una marinada, Zamler crea una a partir de partes iguales de miso, soya, agua y miel, que debería tener como resultado la consistencia de una pasta. La esparce sobre la coliflor y la deja reposar durante cuatro a seis horas.

Ponla en la parrilla durante tres minutos por cada lado, y tendrás un delicioso filete de verduras con una textura algo más firme en el centro.

3. Las setas

A menudo los hongos se utilizan como sustituto de la carne, y por buen motivo, ya que la suculenta textura y el sabor aromático les dan un gusto un tanto similar a la carne. Y con tantas clases de setas, es fácil escoger tus favoritas u ofrecer una mezcla de varias.

Las tapas grandes de los hongos portobello son excelentes asadas como reemplazo de las hamburguesas o a la parrilla y cortadas en rodajas longitudinales para usarlas como base para tacos. Drew Turnipseed, director culinario en Grilla Grills, en Holland, Míchigan, las sirve en un sándwich abierto con pan rústico tostado en la barbacoa y hongos portobello a la parrilla, cubierto con un simple pesto de perejil y chalotes encurtidos.

Las setas más pequeñas y las medianas también quedan muy bien. Simplemente marínalas (el vinagre balsámico, la salsa de soya y el ajo picado son una buena combinación), ponlas en una brocheta y listo: tienes pinchos de setas.

Champiñones a la parrilla con pimientos rojos

GETTY IMAGES

4. Carne a base de verduras

¿Aún deseas un perro caliente, una hamburguesa con tocino o una salchicha a la parrilla? Muchas alternativas a base de verduras ofrecen la satisfacción sustanciosa de las proteínas animales. Impossible Foods, que se ofrece en muchos restaurantes, vende su “carne” molida o en forma de hamburguesas listas para poner en la parrilla. Beyond Meat vende tres variedades de salchicha (italiana picante y dulce, y bratwurst original) hechas para asar en la parrilla. Hooray Foods hace tocino a base de verduras, que se cocina mejor en una sartén, y es perfecto para poner sobre una hamburguesa.

5. La berenjena

La tarea de preparar la berenjena tal vez sea abrumadora porque es posible que requiera mucho trabajo de preparación, pero no es así cuando sigues el método del chef personal Aaron Clayton para asarla. Toma la berenjena entera, la pone en la parrilla y deja que se queme hasta que se torne de color blanco. A continuación, la quita de la parrilla, deja que se enfríe y la corta. La parte interior se habrá convertido en una pasta tierna y ahumada que puedes echar en un tazón y mezclar con un poco de zumo de limón, aceite de oliva y sal y servir sobre pan crujiente.

6. El tofu

El tofu es excelente a la parrilla porque su consistencia densa significa que no se desmoronará y su textura esponjosa lo hace ideal para absorber marinadas o salsas. Solo asegúrate de elegir las variedades firmes o extrafirmes, no las suaves. Y cuando lo marines, ten cuidado de no saturarlo en exceso (nadie quiere tofu pastoso); solo cúbrelo ligeramente con la marinada durante algunas horas. Una marinada estilo “jerk”, que podría incluir pimienta inglesa, cebolla, ajo, pimientos Scotch bonnet, azúcar morena y otros ingredientes, queda muy bien si te gustan las cosas picantes, y una mezcla que contenga un poco de azúcar o miel hará que el tofu quede algo crujiente.

Samantha Lande es una colaboradora que se especializa en temas de comida, salud e historias de interés humano en diversas publicaciones nacionales. Su trabajo ha aparecido en Real Simple, Allrecipes, Food Network y otros.