Skip to content
 

Regalos para organizar todos los hogares

Etiquetadoras, organizadores, contenedores y otros sistemas que ayudan a ponerle freno al desorden.

Mujer acomoda ropa interior en organizadores de cajones

Kostikova/Getty Images

In English

La persona promedio en Estados Unidos pasa dos días y medio al año en busca de objetos que se le perdieron; colectivamente, gastamos $2,700 millones anuales para reemplazarlos.

En esta temporada de fiestas, ¿por qué no regalarles a tus amigos y familiares —a los que son un poco desordenados o completamente desorganizados— algo de tiempo y dinero mediante sistemas que sirven para organizar?

“A todos les encanta ser más organizados”, dice Ellen Delap, de 63 años, organizadora profesional acreditada que durante dos años fue presidenta de la National Association of Productivity & Organizing Professionals. “Eso los hace sentir más confiados y en control, en particular durante tiempos inciertos. Queremos saber qué es lo que tenemos y lograr que todo sea fácil de encontrar. Se trata de algo universal”.

¿Sabes qué ser universal? Reconocer que una etiquetadora sea un regalo considerado.

Las etiquetas pueden reflejar nuestra personalidad en los jarros para las especias, los recipientes de almacenaje e innumerables lugares más. La cinta para etiquetadoras está disponible en diferentes colores y tamaños, y puede ser sencilla o elegante. Además, muchos de estos dispositivos de mano pueden imprimir bordes. (Es un buen toque agregar al regalo bolígrafos metálicos o de caligrafía). 

Las etiquetas pueden ser muy útiles para los que tienen dificultades con la memoria, señala la organizadora profesional Linda Birkinbine, de 59 años, propietaria de Keep It Organized en Amherst, Nueva York. En repisas y dentro de cajones, pueden aliviar la confusión.

“Es por eso que etiquetar es tan importante; te ayuda a identificar no solo lo que tienes, sino también en dónde guardar las cosas”, dice.

Si te preocupa darle a alguien un regalo para organizar que podría interpretarse como de mal gusto, piensa en la popularidad que tiene Marie Kondo y los programas televisivos como The Home Edit. Está de moda ponerle freno al desorden. Y la variedad de productos en el mercado demuestra que no es de mal gusto hacer estos regalos.

Contenedores de almacenamiento de alimentos agrupados

Olga Shumytskaya/Getty Images

La cocina

A alguien que pasa mucho tiempo en la cocina podría gustarle los frascos de vidrio transparentes con tapas herméticas que mantienen frescos alimentos como la harina, el azúcar, las nueces y otros ingredientes esenciales —y dan un aspecto despejado a lo que se ve como una encimera abarrotada—.

Pero no te olvides de lo que se guarda detrás de las puertas cerradas.

Los recipientes de acrílico (transparentes para que sea fácil ver el contenido) son buenos para guardar refrigerios envasados, arroz y otros ingredientes básicos de la cocina, al igual que medicamentos, dice Delap, quien trabaja en Houston. Se venden por lo general en juegos de cuatro y están disponibles en diversos tamaños y formas.

“Ayudan a organizar la despensa para que parezca como Pinterest”, señala Delap.

El dormitorio

Si bien las joyas llaman la atención cuando se usan, sus dueñas deberían disfrutarlas hasta mientras permanecen guardadas.

Un organizador colgante de joyería para el armario, con bolsillos transparentes para los anillos, espacios para los aretes y tiras de velcro para los collares, mantiene a la vista el inventario.

“Y al colgar las joyas con la ropa, se usan más a menudo”, apunta Delap.

También para el armario, los ganchos coordinados tienen un aspecto atractivo. “Puede ser difícil rodar ganchos de diferentes tipos, porque la parte que se cuelga sobre la barra no es igual”, dice Birkinbine. Añade que los separadores para las barras del armario, esos discos plásticos que a menudo se usan en las tiendas de ropa, pueden ayudar a identificar con facilidad la ropa según la talla o el color. (Otra oportunidad para aprovechar esa etiquetadora).

Mujer organiza el maquillaje en pequeños recipientes para guardar en un cajón

Kostikova/Getty Images

El baño

¿Conoces a alguien que tiene desorganizado sus cosméticos?

Si alguien tiene poco espacio, Birkinbine recomienda un sistema para guardar el maquillaje que sea alto, vertical, modular y de acrílico.

Para los que quieren mantener sus cosméticos afuera, y si el espacio no es problema, “existen muchos organizadores de maquillaje tipo carrusel, de dos niveles, para despejar los mostradores” y para que sea más fácil alistarse por la mañana, dice Delap.

El automóvil

¿Notaste que el maletero del automóvil está muy desordenado?

Con un organizador para el maletero o la cajuela del auto podría solucionarse el problema. Tiene que ser resistente, y como los costados son rectos no se vuelve más estrecho en la parte inferior, dice Birkinbine.

Aunque por lo general los organizadores para la cajuela del auto no se colocan en la lavadora, hay que lavarlos a mano con un trapo húmedo que quite el polvo y los residuos.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


El garaje

Para los que trabajan en el garaje, un buen regalo consiste de estantes y cajones de plástico muy resistente, o los sistemas flotantes de pared donde se acomodan ganchos para bicicletas y mangueras para el jardín, según Todd Allan, un organizador profesional y propietario de Structured Space en Seattle.

Si el regalo es para un adulto mayor, ten en cuenta que es aconsejable que minimice el inclinarse, agacharse, estirarse para alcanzar o treparse. Escoge un organizador que pueda instalarse a una altura razonable y que quepa en un lugar accesible, dice Jeff Julia, fundador de Koncept Garage en Austin, Texas.

Allan además recomienda estanterías de alambre de cromo o negro, con varios niveles y rueditas para que sean fáciles de mover. (Estos carritos rodantes también son buenos en interiores para quienes tienen poco espacio de escritorio. Delap recomienda regalar uno con cestas tejidas para ayudar a quienes los reciben a clasificar los suministros de oficina, los dispositivos tecnológicos y los juguetes para los nietos. “Es portátil y puedes trasladarlo a donde vayas”, dice).

Invierte en un profesional

En lugar de comprar un producto, la mejor solución puede ser contratar a un organizador profesional. Se puede contratar a estos especialistas por hora (espera pagar de $55 a $100 por hora) o por proyecto.

Los proyectos pueden variar desde despejar un vestíbulo desordenado (para que la persona sepa dónde está su abrigo, “en vez de encontrarlo debajo de los abrigos amontonados sobre la secadora”, dice Allan) hasta despejar un dispositivo digital, lo que implica limpiar y restructurar carpetas de correo electrónico, organizar archivos electrónicos y clasificar fotografías.  

Para algunos, puede ser invaluable que les regalen unas cuantas horas con un profesional.

Sin embargo, si escoges esta opción, Allan tiene un consejo: “Aprendí al principio que la mejor manera de dar un certificado de regalo para organizar es que la persona sepa que va a recibirlo”. Una vez, un hombre cuya esposa le había regalado uno le dijo con brusquedad a Allan, quien lo llamó para programar una cita, que sus servicios no eran necesarios.

Marjana Ababovic no se ofendería. De hecho, agradecería mucho la ayuda.

“En tu propio hogar, es muy fácil quedarte estancado y abrumado”, dice la mujer de 61 años, quien vive en Irondequoit, Nueva York. “Parece que hay tanto que hacer; por eso digo ‘qué importa’ y por lo general no termino nada”.

Tiene cubos para organizar en el armario junto a la puerta principal, pero no son transparentes.

“Así que nunca me acuerdo de cuál tiene los guantes y cuál tiene las bufandas”, cuenta. “Cada vez que quiero sacar algo, tengo que sacar ambos cubos. Es una estupidez”.

Alguien debería regalarle una etiquetadora a Ababovic.

Robin L. Flanigan colabora con artículos sobre salud mental, educación y temas de interés humano para varias publicaciones nacionales. Trabajó como reportera para diversos periódicos y sus escritos también se publicaron en People, USA Today y Education Week. Es autora del libro infantil M is for Mindful.