Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

'Killing Them Softly'

Brad Pitt y James Gandolfini encabezan el elenco de esta interesante película de gánsteres.

   

Director: Andrew Dominik
Guión: Andrew Dominik (basado en la novela de George V. Higgins, Cogan's Trade)
Elenco
: Brad Pitt, Richard Jenkins, James Gandolfini, Ray Liotta, Sam Shepard.
Duración:
97 minutos

Reseña de la película Killing Them Softly con Brad Pitt - El actor Brad Pitt sosteniendo una escopeta

Foto: Melinda Sue Gordon/Cogan’s Productions

Brad Pitt en una escena de 'Killing Them Softly'.

El título lo dice todo: matarlos suavemente. La tercera cinta del director australiano Andrew Dominik es una depuración del género de pandilleros en el que la actividad criminal es refractada por un lente de estilización. El ritmo es lento y los diálogos construyen la acción. Son palabras las que llenan los espacios entre crimen y crimen. Los protagonistas hablan de banalidades y de los “gajes del oficio” a lá John Travolta y la “royale with cheese”  en Pulp Fiction (1994). Pero los personajes de Killing Them Softly se mueven en un contexto histórico que otorga una resonancia a sus palabras que no consigue (¿ni persigue?) Quentin Tarantino.

Vea también: Estrenos del otoño.

Desde los créditos, Dominik nos sitúa en el paisaje emocional y geográfico de la historia. La cámara transita por el largo pasillo de un edificio abandonado, hay basura por todas partes y nadie a la vista. Nos encontramos en los márgenes, los límites de una ciudad que bien podría ser cualquiera de Estados Unidos. La imagen se desliza recorriendo calles desiertas, sucias, descuidadas; el marco perfecto para figuras que se mueven siempre al margen, entre sombras, en situaciones límite. La sensación que queda es la de una playa con los restos de un naufragio. Los personajes mismos, como se verá, son náufragos de un sistema económico que se hunde arrastrando a un país que (tal vez sin reconocerlo) los incluye también a ellos. 

Es el año 2008 y la crisis financiera acaba de estallar. Las noticias de lo que está pasando se escuchan en el trasfondo, en la radio o televisión que siempre enmarca la acción de los personajes. Escuchamos que el gobierno va a rescatar a otros criminales, pero esos, de cuello blanco, son banqueros que jugaron mal sus cartas. Los gánsteres de Killing Them Softly también juegan a las cartas, pero con su propio dinero. Frankie (Scoot McNairy), Russell (Ben Mendelsohn) y Johnny (Vincent Curatola) , tres ladrones de poca monta, asaltan una casa de juego donde veteranos de la mafia local apuestan en grandes cantidades. Para castigarlos, los grandes jefes mandan a Jackie Cogan (Brad Pitt), un operador que conoce bien el negocio. Cogan se reúne en un estacionamiento con el intermediario de los mafiosi, un excelente Richard Jenkins, quien debe obtener el visto bueno de los jefes antes de aprobar el presupuesto. En este caso, se trata del presupuesto para pagarle a un matón. Siempre en tono lacónico, Jenkins y Pitt discuten los pormenores de sus fechorías, como si hablaran de un pedido de lápices. Cogan es un asesino desalmado, pero con principios, por lo que se rehúsa encargarse de la muerte de Johnny, a quien conoce. “Es incomodo cuando se ponen a llorar y te ruegan que no lo hagas”, argumenta.  

Reseña de la película Killing Them Softly con Brad Pitt - El actor Brad Pitt sosteniendo una escopeta

Foto: Melinda Sue Gordon/Cogan’s Productions

Brad Pitt en una escena de 'Killing Them Softly'.

Por ello tienen que traer a otro sicario de Nueva York para que se encargue de eliminar a Johnny. Después de regatear el precio y considerando que en “estos tiempos de recesión” hasta los mejores asesinos aceptan sueldos más bajos, Jenkins acepta que el trabajo lo haga Mickey (el legendario James Gandolfini de  Los Soprano).

La aproximación de Dominik al estilo varía de secuencia en secuencia. Además de la fotografía y los movimientos de cámara, la música y los encuadres ponen a veces un acento y otras, una distancia de los acontecimientos. Si bien la forma es prodigiosa y revela la mano de un gran artista, Dominik  no hace concesiones al retratar la violencia. Las conversaciones banales se mezclan con inesperados toques de brutalidad. A veces, nos llega de forma indirecta, con la ruptura de una puerta o una ventana;  y a veces en forma descarnada, con una minuciosidad que no nos protege ni de los dientes ni de los sesos ensangrentados. De Gandolfini, por ejemplo, a quien nunca vemos ejerciendo su oficio y de quien sabemos solo de “habladas” que es un matón inmisericorde, presenciamos su brutalidad sólo en la forma en la que trata a un mesero, que tiene la misma carga de violencia que si lo viéramos en una carnicería. Y en esto radica el genio de la historia en la cual está basada Killing Them Softly. El libro de George V. Higgins, Cogan's Trade (1974), un clásico de uno de los mejores escritores de novela negra de Estados Unidos, es un prodigio de la narrativa que utiliza los mismos recursos de la narración para crear suspenso y construir a sus personajes. Los pandilleros de Killing Them Softly recrean experiencias con el habla y al hacerlo revelan su carácter y ratifican su hombría. El lenguaje soez y vulgar que utilizan es un arma más que los describe como los asesinos que son. Las mujeres no tienen lugar en la película. El sexo es solamente “oral”. Es decir, está presente solamente en las narraciones de los personajes.

Andrew Dominik saltó a la fama el 2007 con su segundo filme, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford, un meditativo western en el que también se utiliza el contexto histórico para ubicar a los personajes. En el caso de Jesse James, también encarnado por Brad Pitt, se trataba de uno de los sureños resentidos tras la Guerra Civil. En su papel de Jackie Cogan, Pitt nuevamente entrega una excelente interpretación y a través de su voz escuchamos el eco distante de la catástrofe financiera que se avecina.

Killing Them Softly es, además de un sofisticado ejercicio de estilo, una muy buena película.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO