Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

Irene Vilar, una escritora compleja

La autora lucha por una mayor divulgación de la literatura hispana en EE. UU.

Foto de la escritora hispana Irene Vilar.

Foto cortesía de Gary Isaacs.

La escritora Irene Vilar quiere promover la literatura hispana con su agencia Vilar Creative Agency.

Irene Vilar no es la escritora hispana más conocida en Estados Unidos, pero quizás sea la más compleja y la que más vidas ha tenido. Cuando la conocí, en 1998, era una joven suicida y sumisa, casada con un profesor universitario que le doblaba la edad. Pero acababa de escribir un libro excepcional, The Ladies’ Gallery, uno de esos memoirs —en mi caso, el único— que jamás se olvidan y que dejan al lector imaginándose finales alternativos a tan triste historia.

Vea también: Libros para jóvenes adultos latinos.

La jovencita asustada que conocí se ha transformado, como el patico feo de la historia, en un cisne maravilloso que mira más allá de sus asuntos personales y ya no se lame sus viejas heridas. Ahora quiere dejar su marca en el mundo de la literatura hispana promoviendo libros y autores que son virtualmente desconocidos en Estados Unidos. Además de ser la editora del sello Las Americas en Texas Tech University Press, ha lanzado su propia agencia literaria, Vilar Creative Agency.

Pero el camino no ha sido fácil. He aquí los detalles al vuelo: nieta de Lolita Lebrón, la ya fallecida líder independentista puertorriqueña; a los 8 años Irene fue testigo del suicidio de su madre, quien se lanzó al vacío desde un coche en marcha. La pequeña Irene, que intentó retenerla, se quedó con un trozo del vestido de encaje negro de su madre en la mano.

La niña creció como pudo, con hermanos adictos a la heroína y un padre que trataba pero no podía sanar las heridas de una familia tan marcada por la historia y la tragedia. A los 16 años matriculó en Syracuse University en Nueva York y enseguida se casó con el mencionado profesor. Intentó suicidarse varias veces; luego, lo contó todo en su primer libro, publicado cuando apenas tenía 28 años.

Como era tan joven, la vida siguió y le sonrió: se divorció, y rápidamente se enamoró y casó con un joven artista y sensible, de familia amorosa y unida. La pareja, que vive en Colorado, tiene dos hijas a las que Irene se ha entregado por completo. Criando a sus hijas encontró el valor para escribir Maternidad Imposible, un libro de memorias descarnado recién publicado en español que relata cómo tuvo 15 abortos en 17años.

 El libro, originalmente en inglés, también ha sido traducido al francés, alemán e italiano y ha convertido a Irene en un ícono del feminismo y el derecho al aborto. Su mensaje, sin embargo, es más simple y a la vez más complicado que cualquier agenda política: seamos honestos y buenos con nuestros hijos para que siempre se sientan queridos y aceptados y puedan acudir a nosotros, sus padres, en momentos de crisis.

Acompáñenos en nuestra entrevista con Irene Vilar:

P: A través de los años se ha identificado de maneras diferentes: nieta de Lolita, hija de una madre suicida, hermana de adictos, estudiante, escritora, esposa, madre, agente literaria. ¿Cómo se define en estos momentos?

R: Todas estas cosas aun me definen y me definirán por siempre. Pero ahora, a mis 42 años, estas capas de mi identidad están amalgamadas en una nueva emergente que las organiza a todas: la militancia literaria y cultural. Me defino como una madre puertorriqueña-americana comprometida con el intercambio cultural entre los paises de América [el continente] los del sur, del norte, del Caribe, con un fin muy pero muy personal: empoderar a mis hijas validando su condición latina y los vínculos panamericanos que esto implica.

Como escritora, esta militancia cultural implica un compromiso a sacar hacia afuera lo oculto, de purgar los tabúes —sexuales y psicológicos— que esclavizan a tantas mujeres y nutren la pobreza emocional de tantas y tantas familias y naciones.

 

P: Cuéntenos de su proyecto actual como agente de autores hispanos.

R: El proyecto de agente como el de editora está ligado intrínsecamente a la militancia cultural que mencioné antes. Vilar Creative Agency es la primera agencia literaria sin fines de lucro comprometida con la diseminación de la escritura y el pensamiento de las Américas ignorados en Estados Unidos. Menos del 3 % de lo que se lee en este país es en traducción. Comparado a Alemania, por ejemplo, donde el 34% de lo que se lee es en traducción. Esto es inaudito. ¿Cómo podemos hablar de conocernos, entendernos, tolerarnos, si no nos leemos? Por esto VCA está recaudando fondos para un World Translation Fund que traducirá lo mejor de nuestros escritores, filósofos, académicos, etc. En el sello The Americas hemos publicado cerca de 40 libros en traducción en menos de una década, haciendo de esta iniciativa editorial una de las más importantes de este tipo en Estados Unidos.

P: ¿Qué ha sido lo mejor de publicar Maternidad Imposible?

R: Lo mejor ha sido la satisfacción de haber logrado dar testimonio y construir un lenguaje que puede ayudar a muchas mujeres a entender mejor la relación tóxica con un hombre, con su cuerpo y con la fecundidad. A fin de cuentas mi testimonio no es tanto el testimonio de una chica que aborta múltiples veces y el horror que enmarca esa tragedia sino más bien es la historia de una superviviente de la dependencia emocional, de una mujer salvada por la escritura, una radiografía de la familia y su poder destructivo y salvífico.

La chica que aborta y es incapaz de ser responsable con su píldora es una chica atrapada en una neurosis que le impide ejercer decisiones racionales y responsables. La chica se embaraza una y otra vez sumida en la fantasía de amor y agencia que le otorga la promesa de ser madre. La chica tiene 12 embarazos y 12 abortos con su marido, un professor sexagenario que le exige no tener familia si quiere permanecer con él. La chica, entre los 17 y 29 años se rebela y se embaraza, para luego negarse a sí misma y abortar, porque a fin de cuentas, la chica siente que no vale otra cosa que lo que vale ante los ojos del hombre de quien depende. Sí, la píldora controla la ovulación pero no controla la psique.

P: ¿Lo más difícil?

R: Lo más difícil fue la escritura misma, la batalla íntima con un relato psicológico demoledor que no da tregua y que a veces parecía asfixiarme. Hubo ocasiones donde mi cuerpo mismo parecía retroceder en el tiempo y revivir la enajenación y la vigilancia constante de la niña huérfana que vio a su madre suicidarse. Aunque también fue difícil manejar el temor por mi seguridad personal y la de mi familia cuando recibí amenazas de muerte por la derecha fundamentalista pro vida después de la publicación del libro.

P: Y ¿Lo inesperado?

R: Que una Italia supra católica recibiera el libro con brazos abiertos y lo convirtiera en uno de los libros más vendidos. Que la crítica en Italia entendiera claramente la historia universal del testimonio y no se encallara en la polarización pro-vida/pro-elección que el tema del aborto puede generar.

P: ¿Cómo es su relación con Puerto Rico actualmente?

R: Con la isla me he reconciliado. No es que estuvimos en guerra pero sí estuvimos distanciadas y en silencio. Esta realidad alimentada por la diáspora “voluntaria” (me fui de la isla a los 9 años y, aparte de un año y medio entre los 14 y 15 cuando regresé, he estado en Estados Unidos) se agudizó con la distancia entre mi abuela y yo.

Si mi libro Maternidad Imposible causó una controversia social, el primero causó un escándalo político que provocó que Lolita no sólo rechazara el libro sino también a su nieta escritora. Cuando falleció hace dos años su testamento me deshereda por haber “difamado el movimiento nacionalista puertorriqueño”. Este fue un momento muy difícil para mí en el que tuve que cuestionar mi linaje, mi legado, histórico y personal y llegar a una decisión muy íntima pero también ética con respecto a mi relación con Lolita y con mi país.

Decidí impugnar en la corte la decisión de mi abuela. Ahora que soy heredera legítima y directora de la fundación Casa Lolita Lebrón, Inc. mi misión es la de rescatar a mi abuela de los confines limitantes de una ideología que la privó de una familia. Como salvaguardia de su legado histórico mis hermanos y yo nos hemos comprometido con la diseminación de su mensaje de autodeterminación y de compromiso social de apoyo a las mujeres y niños maltratados de la isla. Hoy me siento más puertorra que nunca, y más americana que nunca…

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO