Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

El nuevo museo de veteranos

A través de historias personales, este museo en Ohio rinde homenaje a los hombres y las mujeres que sirven al país.

Foto del interior del National Veterans Memorial and Museum (NVMM) en Columbus, Ohio.

Brad Feinknopf 2018

In English | Una de las fotos que adornan las paredes del nuevo National Veterans Memorial and Museum (NVMM) (en inglés) en Columbus, Ohio, es la de una mujer y una niña corriendo alegremente por el asfalto de un aeródromo hacia un ser querido que acaba de regresar. Es el capitán de la Fuerza Aérea, Thomas Moe, un piloto de combate que regresaba con los Fighter Wings 366 de Vietnam, donde fue capturado y retenido durante más de cinco años en la infame prisión "Hanoi Hilton", soportando hambre y tortura. La última vez que había visto a su hija, ella aún era una niña.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La conmovedora historia de Moe es solo una entre las tantas que se cuentan en el NVMM, inaugurado recientemente. Primero, la idea era construir un centro de veteranos para el estado de Ohio con sede en Columbus; luego, un comité encabezado por John Glenn, ya fallecido, recomendó (y el Congreso aprobó) su expansión para que incluyera a los veteranos de todo el país. Ahora es el único museo en el país que honra el servicio y el sacrificio de todos los veteranos en cada rama de las fuerzas armadas y en cada conflicto armado desde la Guerra de la Revolución. 

Su objetivo es llevar a los visitantes a través de un viaje narrativo, con historias de veteranos individuales que tienen como fin ilustrar las experiencias universales compartidas por hombres y mujeres en las fuerzas armadas de EE.UU.

Exterior del National Veterans Memorial and Museum (NVMM) en Columbus, Ohio.

Brad Feinknopf 2018

Los visitantes quedarán impresionados con el diseño del NVMM. Citado por Architectural Digest como uno de los 12 edificios más esperados del 2018, la estructura circular presenta tres anillos concéntricos que se abren hacia arriba con una serie de arcos entrelazados que sostienen los altos ventanales que miran hacia la línea del horizonte de Columbus y a la ribera del río Scioto. Con una impresionante entrada, el museo expone largas pancartas que cuelgan del techo con fotos de individuos cuyas historias se cuentan a lo largo de los 53,000 pies cuadrados de espacio.

Esas historias comienzan de inmediato con una línea cronológica de la historia militar, que describe no solo el trasfondo de cada conflicto de Estados Unidos sino también las experiencias de las personas que lucharon en ellas: Deborah Sampson, por ejemplo, quien se vistió de hombre y luchó en la Guerra de la Independencia durante 17 meses, y el actor Jimmy Stewart, quien fue un piloto de combate consumado durante la Segunda Guerra Mundial, realizó 20 misiones en Europa y obtuvo dos Cruces de Vuelo Distinguido.

Las exhibiciones dinámicas en el NVMM se presentan de muchas formas. Las fotos abundan, como una de veteranos de la Unión y Confederados que se dan la mano en el 50.º aniversario de Gettysburg. Los videos narran un encuentro de un soldado con un francotirador durante la Batalla de Bulge, las fuertes emociones de los reclutas cuando prestan juramento de servicio y la historia cómica de la madre de un veterano que "se puso como loca" al verlo regresar, ya que había recibido telegramas que indicaban que su hijo había desaparecido en combate. Las pistas de audio incluyen el conmovedor discurso del presidente Reagan en el 40.º aniversario del Día D. Las exhibiciones prácticas incluyen sombreros y equipo para probarse o baúles de soldados que estuvieron en Corea, Vietnam e Irak que se pueden abrir y explorar. Una estación de historias permite a los veteranos grabar sus propias experiencias, haciendo que sus vivencias individuales formen parte de la historia que preserva el NVMM.

Interior del National Veterans Memorial and Museum (NVMM) en Columbus, Ohio.

Brad Feinknopf 2018

Los visitantes del museo pueden ver en exhibición cartas y artículos personales de veteranos.

Una foto sombría de una mujer que llora junto a un ataúd cubierto con una bandera les recuerda a los espectadores que no todos tuvieron la suerte de regresar a casa. Antes de salir del edificio, los visitantes pasan por una sencilla "Sala del recuerdo" en honor a quienes nunca regresaron. Una larga pared de coloridas ventanas está adornada con los colores de cada cinta de campaña en la historia de EE.UU. y cuatro veces por hora se escucha el triste sonido de "taps". En el exterior, una arboleda de olmos conmemorativa está formada por árboles que descienden de los que crecen en el campo de batalla de Princeton, donde tuvo lugar una batalla crucial en la Revolución Estadounidense.

El director ejecutivo del NVMM, Michael Ferriter, un general retirado de tres estrellas con 35 años de servicio en el Ejército de EE.UU. y tres giras de servicio en Irak, anticipa que el nuevo edificio se convertirá en un vibrante lugar de reunión para que los veteranos disfruten de la camaradería y restablezcan contacto entre sí. "Hay un núcleo central de experiencia que todos los veteranos experimentaron durante su tiempo en el servicio militar, y esa experiencia ha tenido un impacto no solo en ellos mismos y sus familias, sino también en toda la nación debido a lo que los veteranos conocieron y llevaron a casa consigo", señala Ferriter. "Vamos a contar esa historia una y otra vez".


Reserva tus entradas

El NVMM (en inglés) está ubicado en 300 West Broad Street en Columbus. La entrada cuesta $10 para niños, $17 para adultos de 18 a 64 años y $15 para adultos de 65 o más. Abierto de miércoles a domingo, de 10 a.m. a 5 p.m.

Para ver más información y obtener pases, visita www.nationalvmm.org .


¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.