Skip to content
 

10 experiencias increíbles en los parques nacionales

De Everglades a Yellowstone, encuentros cercanos con la naturaleza del país.

  • Aurora Creative/Getty Images

    Dónde comenzar

    In English | ¿Quieres lograr experiencias sorprendentes en tu próxima vacación? Comienza planificando un viaje a algún parque nacional, y añade una de las siguientes excursiones a tu itinerario. ¡Tendrás muchísimas cosas que recordar e historias que contar!

    1 of 13
  • Getty Images

    Rema por un laberinto en un manglar

    El Parque Nacional Everglades en Florida fue el primer parque que se destinó en gran medida a la protección de la vida silvestre. Y ¿qué mejor manera de disfrutarlo que remando por el manglar? El parque ofrece alquiler de kayaks y canoas si no tienes el tuyo. Disfruta de un día navegando por Ten Thousand Islands donde puedes explorar un laberinto de agua que discurre por el manglar y por los ostreros. Trae una cámara impermeable, ya que podrías tener la oportunidad de avistar manatíes o delfines. Las aves abundan en esta parte del parque —incluso aquellas en peligro de extinción como el halcón peregrino y el tántalo americano— podrías disfrutar de ellos muy de cerca. Además, podrías encontrar tortugas verdes y tortugas golfinas.

    2 of 13
  • National Geographic Creative/Getty Images

    Practica la espeleología en Wind Cave

    Los bisontes y los alces recorren las praderas del Parque Nacional Wind Cave en Dakota del Sur, pero una de las cuevas más largas y complejas del mundo se encuentra escondida debajo del parque. El parque obtuvo su nombre gracias al viento que entra y sale por las cavidades de la cueva mientras la presión del aire dentro y fuera de la cueva ecualizan. Escoge una excursión de dos horas, dirigida por un vigilante del parque, cuyo recorrido es de dos tercios de milla en la penumbra con velas. Si quieres algo más desafiante, ponte un casco con linterna para que disfrutes de una introducción de cuatro horas acerca de los detalles básicos de la espeleología (solamente está disponible en el verano; se recomienda hacer una reservación). 

    3 of 13
  • Draper White/Getty Images

    Corre (o flota) por el río Colorado

    Pasear en balsa por el río Colorado, como lo hizo John Wesley Powell, es una de las experiencias más emocionantes que puedas tener en un parque nacional. Navegar los rápidos entre las coloridas paredes de piedra del cañón —en una balsa motorizada o a remo— en nada se compara con admirarlos desde el borde sur del Parque Nacional Gran Cañón. Esta no es una aventura para los espontáneos. Los navegadores privados necesitan obtener un permiso con un año de anticipación. Los viajes comerciales de varios días son reservados hasta dos años antes. Así que planifica y deja que crecer la anticipación. ¿Buscas una aventura memorable pero no tan intensa? También hay excursiones de medio día por aguas más tranquilas disponibles para aquellos que quieren disfrutar de las vistas sin tanta adrenalina.

    4 of 13
  • Danita Delimont/Getty Images

    Cabalga por el Anfiteatro Bryce

    Prepárate para explorar las formaciones rocosas que el viento y la lluvia han creado en el Parque Nacional Cañón Bryce. Las excursiones de dos y de cuatro horas en caballo o mula te llevarán al Anfiteatro Bryce, la región más visitada del parque, donde encontrarás rocas en forma de aguja de gran altura, conocidas como chimeneas de hadas (hoodoos) —algunas de hasta 10 pisos de altura—. También puedes verlas desde ciertos puntos de avistamiento, pero al verlas de cerca tendrás una justa perspectiva de su tamaño. Siéntete afortunado si hiciste una reserva para visitar el parque luego de una tormenta. La lluvia hace que los colores de las piedras se vean más brillantes.

    5 of 13
  • Paul Souders/Alamy

    Planea sobre Denali

    Una actividad que de seguro te hará disfrutar de una experiencia maravillosa: un paseo en avión. Los 6 millones de acres de naturaleza en el pico más alto de América del Norte ofrecen mucho espacio para explorar caminando por el Parque Nacional y Reserva Denali. Así que, ¿por qué no pasear en una aeronave para ver desde el aire este paisaje enorme y ecológicamente diverso? No te pierdas los picos de la cordillera de Alaska, los glaciares pintorescos y los alpinistas escalando hasta la cima. Los aviones con esquí pueden aterrizar en glaciares durante la primavera y el verano. El parque permite la entrada de los helicópteros fletados.

    6 of 13
  • Oferta de AARP

    Suscríbete a nuestro Boletín y descubre el mundo con los consejos de nuestros expertos, consejos de viajes y fotos para soñar.
    Unete a AARP y ahorra en hoteles, alquiler de autos, cruceros y vuelos.

    7 of 13
  • James Schwabel/Alamy

    Conduce hacia el sol

    Muchos parques nacionales tienen carreteras panorámicas maravillosas, pero hay una que no te puedes perder: la carretera Going-to-the-Sun (camino al sol) del Parque Nacional Glacier. Este camino de 50 millas cuenta con un centro de visitantes y sitios para acampar, está situado entre las montañas de Montana en el interior del parque, lo que significa que disfrutarás de los declives escarpados e impresionantes vistas. El camino se encuentra a una altura de 6,646 pies y, aunque algunas partes están abiertas todo el año, la carretera completa usualmente abre a finales de junio hasta octubre. Verifica siempre las condiciones del tiempo en el sitio web del parque. Si no te sientes cómodo manejando por las curvas pero quieres disfrutar de las vistas, puedes tomar un autobús de enlace o de excursión. 

    8 of 13
  • Rolf Nussbaumer Photography/Alamy

    Observa aves en Big Bend

    Desierto y un corredor por un río ribereño son la combinación ideal para avistar aves en el Parque Nacional Big Bend en Texas, hogar de muchas más especies de aves que ningún otro parque nacional. Muchas de estas son especies tropicales que se detienen aquí en su viaje migratorio. Quizás una de las más populares es la reinita de Colima que se encuentra exclusivamente en las Montañas Chisos en el parque, de abril a septiembre. Busca un listado de todas las especies de aves en el centro de visitantes del parque. Con un poco de paciencia podrás tener una experiencia inolvidable de avistamiento de especies inusuales.

    9 of 13
  • Getty Images

    Escala las montañas californianas

    Con más de 400 formaciones rocosas y 8,000 rutas para escalar por sus rocas y monolitos de granito expuestos, el Parque Nacional Joshua Tree es la meca de los escaladores. Incluso si nunca antes has escalado (sin sogas) podrías querer experimentarlo cuando llegues a esta maravilla del desierto. Hay varias escuelas en el área que ofrecen cursos para principiantes de entre un par de horas hasta el día completo. Y, no temas: escalar piedras no se trata solamente de músculos. Aprenderás acerca del balance, movimientos específicos de manos y pies, hacer nudos —y el arte de confiar en la persona al extremo opuesto de la soga—. 

    10 of 13
  • Fleetham Dave/Getty Images

    Amanecer volcánico

    Requiere despertar mucho antes de que amanezca, pero vale la pena perder el sueño para ver cómo el sol se levanta sobre las nubes en la cima del volcán inactivo Haleakala en Maui. Tus alternativas varían. Puedes manejar tú mismo durante un par de horas antes del amanecer (viste ropa abrigada y lleva una manta). O puedes tomar una excursión comercial que te llevará a un lugar sobre 6,700 pies de altura en las afueras del Parque Nacional Haleakala donde pedalearás unas 26 millas en bicicleta por un camino en zigzag y por el distrito rural Kula. Pedalea por el pueblo hawaiano de Makawao y los cañaverales y sembradíos de piña en las cuestas poco inclinadas de Haleakala. Última parada: parque playero Paia al nivel del mar. Si lo tuyo no son las bicicletas, regresa en una camioneta —lo disfrutarás también—.

    11 of 13
  • Aurora Creative/Getty Images

    Nada en un río hirviente

    ¿Te gustaría sumergirte en un jacuzzi natural de agua caliente en el parque nacional más antiguo de EE. UU.? ¡Sí, por favor! En el río Boiling es donde un manantial termal se fusiona con el río Gardner en el extremo norte del parque, ocasionando así que suba la temperatura del agua en este río. Este lugar se encuentra 3 millas al sur de la entrada norte del Parque Nacional de Yellowstone en el área de Mammoth Hot Springs; tendrás que estacionarte y caminar media milla para llegar a este lugar. El mejor lugar para sumergirte dependerá de tu preferencia de temperatura: no hay mucha distancia entre el agua fría o caliente, tan solo unos pies. Debes saber que el área de bañistas cierra en ocasiones durante la primavera cuando sube la corriente del río.

    12 of 13
  • Danita Delimont/Alamy
    13 of 13

 

También te puede interesar:

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto