Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Nuevo plan de Obama para reducir el déficit

La iniciativa de $3 billones no aplica recortes al Seguro Social y aumenta los impuestos a millonarios.

In English |  El presidente Obama propuso una reducción de $3 billones ($3 trillion) del déficit fiscal, que incluirá aumentos en los impuestos para los más adinerados y  menores cambios de los esperados a los principales programas que afectan a los estadounidenses mayores.

Vea también: Retos de la súper comisión.

En su propuesta, Obama no promueve hacer cambios al requisito de edad para tener acceso a los beneficios del Seguro Social y Medicare; pero sí propone recortes a Medicare de $248.000 millones ($248 billion), medida que incluye nuevos costos para los futuros beneficiarios, y de $72.000 millones ($72 billion) a Medicaid.

''Resultó mucho mejor de lo que habíamos pensado que sucedería algunas semanas atrás'', manifiesta Max Richtman, presidente del National Committee to Preserve Social Security and Medicare (Comité Nacional para la Preservación del Seguro Social y Medicare). "Si consideramos todo, es un muy buen plan".

Los republicanos atacaron de inmediato la idea de aumentarles los impuestos a las personas con más dinero, argumentando que es una amenaza a la economía; además, criticaron a Obama por no abordar de manera seria los  programas de ayuda social adquiridos por derecho, tan caros de mantener.

"Enfrentar a un grupo de estadounidenses con otro no demuestra liderazgo", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, republicano por el estado de Ohio. "La insistencia de este Gobierno en aumentar los impuestos a quienes ofrecen empleos, y su negativa a tomar medidas para fortalecer los programas de ayuda social adquiridos por derecho, son los motivos por los que el presidente y yo no pudimos llegar a un acuerdo antes,; es evidente que dichas diferencias todavía persisten”.

Mapa de los Estados Unidos con un cinturon apretado - Plan de recortes de Obama para el presupuesto

Foto: Cheryl Lynn Graham/Getty Images

Según Obama, su plan "no es lucha de clases, sino una cuestión de matemática".

"O les pedimos a los estadounidenses con más ingresos que paguen equitativamente  su porción de impuestos, o vamos a tener que pedirles a los adultos mayores que paguen más por Medicare. No podemos permitirnos ambas opciones", expresó Obama durante un discurso en el Jardín de las Rosas, en Casa Blanca.

Si logra ser aprobado, el plan de Obama eliminaría $3 billones ($3 trillion) del déficit durante los próximos diez años; una difícil tarea, dada la oposición del partido republicano. No obstante, un comité bipartidista del Congreso está trabajando para idear un plan para reducir el gasto federal, y si no logra la aprobación final para recortar, al menos, $1,2 billones ($1.2 trillion) antes de fin de año, entrarían en vigor recortes automáticos.

No hace mucho —con el propósito de lograr un acuerdo con los republicanos en el Congreso—, el presidente había ofrecido recortes sustanciosos en los gastos asociados a los programas de ayuda social adquiridos por derecho y había sugerido que podría apoyar el aumento a 67 años de la edad normal de jubilación para Medicare.

Sin embargo, su nueva propuesta no propone ningún cambio al Seguro Social. Según la Casa Blanca, la mayor parte del recorte de los $248.000 millones ($248 billion) a Medicare se obtendría al disminuir los sobrepagos. Cualquier modificación que afecte a los beneficiarios no entraría en vigor hasta después del 2017.

Siguiente: Los principales cambios a Medicare >>

Algunos de los principales cambios a Medicare serían:

  • Reducir el gasto ascendente de los pagos que Medicare hace a los profesionales de la salud. El porcentaje de aumento se reduciría a la mitad de un punto porcentual.
  • En el futuro, se aumentaría, para los beneficiarios nuevos, el deducible de Medicare Parte B en $25 en el 2017 y luego en el 2019 y el 2021. Los jubilados actuales no experimentarían dicho incremento.
  • Los pacientes que tengan gastos por atención médica a domicilio enfrentarían un nuevo copago de $100 cada vez. Esto se aplicaría a partir del 2017 y sólo a los beneficiarios nuevos.
  • Los beneficiarios que cuenten con el seguro de Medigap, que requiere una cantidad pequeña como costo compartido, enfrentarían un recargo de alrededor del 15 %.
  • Los adultos mayores de más ingresos tendrían que pagar primas más altas por Medicare Parte B y D. Finalmente, el 25 % de los beneficiarios pagarían primas más altas.

Robert Moffit —investigador de alto nivel de la Heritage Foundation—, se refirió al plan del presidente como una gran frustración. "Esto no va a cambiar la trayectoria del problema de Medicare", dijo, refiriéndose a los $36,8 billones ($36.8 trillion) que se contemplan como déficit de financiamiento para los próximos 75 años.

Aumentar la edad de jubilación a los 67 años para Medicare fue una de las pocas propuestas valiosas en que ambos partidos estuvieron de acuerdo. Esa medida "debió haberse adoptado hace tiempo", ya que la expectativa de vida ha aumentado en ocho años desde que comenzó Medicare, explicó Moffit. La decisión de Obama de abandonar esta idea debido a la presión política representa una frustración, agregó.

Max Richtman y Ed Coyle,  director de la Alliance for Retired Americans (Alianza para los estadounidenses jubilados), en cambio, estuvieron de acuerdo en celebrar la decisión de no cambiar la edad de jubilación para Medicare y de no aplicar recortes a los beneficios del Seguro Social.

"A medida que hacemos inversiones claves en nuestro futuro, es de especial importancia continuar cumpliendo con el compromiso de 76 años de nuestra nación hacia el Seguro Social", manifestó Coyle. "El Seguro Social es realmente un gran éxito en la historia estadounidense, ya que ha mantenido a generaciones fuera de la pobreza. Ya no somos un país donde se tenga que trabajar hasta el día en que morimos".

Richtman afirmó que los nuevos costos para los pacientes de Medicare son preocupantes. "Vemos como muchos de los adultos mayores dependen del cheque del Seguro Social para vivir o lo hacen con sólo un poquito más. No son capaces de pagar más" por los costos que implica la atención de salud, especialmente sin recibir un aumento en el incremento por costo de vida en dos años, agregó.

Siguiente: Plan de Obama enfrentará fuerte rechazo >>

Es muy probable que el plan de Obama enfrente un fuerte rechazo por parte de la Cámara de Representantes, controlada por los republicanos, debido a que su éxito depende del aumento en los impuestos. Según el nuevo plan,  Obama terminaría con las exenciones fiscales para las familias que ganen más de $250.000 —establecidas en la era de Busch, una idea que repetidas veces han rechazado los republicanos— pero que permitiría un ahorro de $866.000 millones ($866 billion). A esas mismas familias se les limitarían las deducciones y exclusiones, lo que les aumentaría sus impuestos y le ahorraría al Tesoro $410.000 millones ($410 billion). Además, Obama propone un principio guía que lleva el nombre de Warren Buffett, el cual señala que los millonarios no deberían pagar menos impuestos que los trabajadores de la clase media.

Pero los republicanos aseguran que el plan de Obama perjudicaría la economía al aplicar impuestos más altos a quienes crean empleos.

"Lamentablemente, ninguna de las medidas propuestas por el presidente este año ofrecen un plan creíble de aliviar la aplastante carga de deuda mientras se recupera el crecimiento de la economía", expresó el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, republicano por Wisconsin. "En vez de una renovada prosperidad, el presidente nos ha ofrecido un plan de escasez compartida. La nación se merece algo mejor".

Obama, con un tono desafiante, estableció claramente los límites respecto de los impuestos y Medicare.

"Vetaré cualquier ley que cambie los beneficios de aquellos que dependen de Medicare, y que no aumente significativamente los ingresos al no pedirles a los estadounidenses más adinerados o a las corporaciones más grandes que paguen la parte que les corresponde. No vamos a promover un acuerdo injusto que perjudique a las personas más vulnerables".

Tamara Lytle es escritora independiente en Washington, D. C., y ha cubierto temas políticos y de Gobierno durante más de 20 años.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO