Skip to content
 

Las guerras fiscales de Washington ¿Qué significan para usted?

Los legisladores se enfrentan a tremendos déficits presupuestarios.

In English | Confluyen de manera inusitada discusiones financieras federales que tienen preocupados a los legisladores nacionales y totalmente absortos a los comentaristas políticos de D. C. Al mismo tiempo, dominan el contenido de las noticias y los programas de debate este año, y dejan a la mayoría de la población confusa y perpleja.

Vea también: El plan de Obama para el déficit

Esto es lo que está en juego:

  • El presupuesto federal del 2011, para el año fiscal que concluye el 30 de septiembre;

  • El presupuesto federal del 2012, para el año fiscal que comienza el 1.º de octubre; y

  • Un tope en la deuda nacional para impedir que el Departamento del Tesoro tome más préstamos una vez que se llegue al límite de $14,2 billones ($14.2 trillion), lo que ocurrirá entre mayo y julio.


Hay muchísimo en juego: desde más impuestos y recortes en programas de armamento y operaciones militares en ultramar, a una situación caótica en los mercados financieros mundiales. Los estadounidenses mayores de 50 años tienen mucho que perder. El núcleo de las conversaciones para cuadrar el presupuesto es el creciente costo que representa este grupo de población, como indican los crecientes costos del Seguro Social, Medicare y Medicaid. La secuencia que se muestra a continuación pone de relieve las principales encrucijadas en un año decisivo para las finanzas federales.

<h3><span>Abril: planes de gasto para el 2011 y el 2012</span></h3>

El presupuesto del 2011

El presupuesto del 2012

El Plan de Obama para reducir el déficit

<h3><span>Mediados de mayo: reducir la deuda y más</span></h3>

Estados Unidos llegará al tope de $14,29 billones ($14.29 trillion) de deuda el 16 de mayo y tendrá que aumentarlo para seguir funcionando. En ese momento, no podrá continuar tomando dinero prestado y se enfrentará a la posibilidad de entrar en mora en los préstamos que tiene, algo que tendría consecuencias económicas devastadoras, tanto para Estados Unidos como para otras economías del mundo. El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, indicó que el Departamento del Tesoro podría tomar medidas extraordinarias para posponer la entrada en mora hasta el 8 de julio, fecha en que “no habría más espacio” para tomar prestado dentro del límite.

Los republicanos en la Cámara de Representantes dicen que no elevarán el límite de endeudamiento sin que se hagan importantes concesiones en el gasto. El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney —si bien defiende como algo simbólico el voto de Obama en el 2006 en el Senado en contra de elevar dicho límite— manifiesta que, si el Congreso no hace algo sobre el tope de la deuda, las consecuencias para la economía serán “catastróficas”.

Qué significa para usted: Las consecuencias de entrar en mora serán considerables, comenzando por una caótica fluctuación en las tasas de interés, lo que afectaría las cuentas de ahorro para la jubilación. También es posible que el debate sobre el límite del endeudamiento genere una negociación más amplia sobre el gasto futuro y los niveles de impuestos.

<h3><span>Septiembre: segunda ronda de las guerras presupuestarias</span></h3>

La batalla por el gasto federal podría generar a un gran callejón sin salida, porque el Congreso sigue debatiendo las asignaciones presupuestarias para el 2012 y se avecina el comienzo del siguiente año fiscal. El Congreso probablemente siga en el atascadero de decidir los recortes en el gasto, incluidas las propuestas radicales sobre Medicare y Medicaid. No se sorprenda si los demócratas, los republicanos y la Casa Blanca no pueden llegar a un acuerdo.

Qué significa para usted: De momento no se nota nada, pero los programas y los impuestos que le incumben podrían verse afectados a partir del 1.º de octubre.

<h3><span>Octubre 1º: comienzo del año fiscal 2012</span></h3>

A juzgar por lo ocurrido en el pasado, será poco probable que el presupuesto del 2012 esté listo para dicha fecha límite, por lo que el Gobierno federal tendrá que adoptar decisiones temporales sobre el gasto o cerrar todo hasta que el Congreso resuelva sus desacuerdos sobre el tema.

Qué significa para usted: En el próximo año pueden entrar en vigor cambios que afectarán los impuestos, las lagunas en la ley tributaria y los recortes en el gasto en programas esenciales. Si bien no es probable que haya grandes cambios en el Seguro Social y Medicare, existe la posibilidad de que se haga una variedad de recortes en programas como la calefacción en situaciones de urgencia, la capacitación para cambiar de empleo y los beneficios por desempleo.

<h3><span>Noviembre 6: un año antes del día de las elecciones</span></h3>

Parece que la batalla presupuestaria tendrá un gran impacto en la campaña presidencial del 2012, al cuestionar el papel del Gobierno en los programas de prestaciones por derecho ciudadano y elevar el debate sobre si ciertos programas existentes —como Medicare, Medicaid y el Seguro Social— se deben reestructurar totalmente, lo que afectará a los beneficiarios futuros.

Judi Hasson es una periodista veterana en Washington D. C.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO