Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

“The Irishman”: la versión solo para adultos de “Goodfellas”

Martin Scorsese se vuelve a unir a De Niro, Pacino y Pesci para su película de mafia más seria hasta la fecha.

Clasificación: R

Duración: 3 horas y 30 minutos

Actores: Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci, Ray Romano y Harvey Keitel

Director: Martin Scorsese

In English | Martin Scorsese (GoodfellasCasino, The Departed) es el especialista en películas de la mafia, pero ni siquiera él había hecho nunca un proyecto tan monumental en la cúspide de su carrera como la épica The Irishman, basada en las memorias del asesino a sueldo Frank Sheeran, quien afirmó haber matado al mafioso Crazy Joe Gallo en Umberto's Clam House en Nueva York, y al líder del sindicato de los Teamsters Jimmy Hoffa (cuyo cuerpo nunca fue encontrado).

A pesar de que algunos críticos ponen en duda la veracidad de Sheeran, The Irishman tiene una calificación más alta en Rotten Tomatoes que Goodfellas, Casino y las tres películas de The Godfather, con algunos de los mismos actores.

Pero esta película tiene un ambiente completamente diferente; es Goodfellas solo para adultos, los recuerdos de Sheeran (Robert De Niro, 76) a los 82 años. En sus retrospectivas, él y sus asociados —su mentor Russell Bufalino (Joe Pesci, 76) y el sindicalista con vínculos mafiosos Hoffa (Al Pacino, 79)— se ven más jóvenes, una técnica digital muy efectiva que, junto con una escenografía magistral, perfecciona la vívida ilusión del pasado y el presente revoloteando en la mente de un hombre que mira hacia atrás en busca del significado de su vida salvaje.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


El tono es meditativo, el ritmo tranquilo y deliberado, con momentos de caos intermitentes. Comenzando con una larga toma de seguimiento en el hogar de ancianos donde vive Frank, el filme es menos estimulante que el comienzo de Goodfellas, basada en la historia de la caótica vida del mafioso y adicto a la cocaína Henry Hill, con su famosa toma en un restaurante lleno de mafiosos con nombres pintorescos.

La historia de Frank es más triste, poco llamativa; no te hace querer unirte a la fiesta de la mafia. Hace que la vida de la mafia parezca un drama griego, un destino que inexorablemente, se desarrolla de manera lamentable, hasta que terminas en la ruina y solo con tus recuerdos. Como Scorsese, de 76 años, dijo recientemente: "Cuando llegas a mi edad, te vuelves un poco más lento, un poco más contemplativo".

Sheeran comienza como un conductor de camión de carnes algo inescrupuloso que impresiona a Bufalino, quien no es la nerviosa bomba de tiempo humana que Pesci interpretó en Goodfellas, sino un criminal tan metódicamente reflexivo como una tortuga vieja y sabia. A Bufalino le gusta la criminalidad emprendedora de Sheeran y su pasado como un soldado de la Segunda Guerra Mundial, quien disparó ilegalmente a prisioneros de guerra después de obligarlos a cavar sus propias tumbas. Pero que nunca había matado a nadie antes de que fuera tiempo.

The Irishman tiene una visión tranquila y trágica. Los personajes secundarios aparecen en la pantalla con un texto que describe su castigo: "Cuatro disparos en la cara en su cocina", "Bomba de clavos debajo de su pórtico". Pero en este momento, son simplemente profesionales haciendo su trabajo.

Como cuando Sheeran o sus amigos hacen que JFK sea elegido, luego lo matan, llevan a cabo la invasión de la Bahía de Cochinos con un futuro conspirador de Watergate, o pintan la pared con el cerebro de Hoffa por haber contrariado a sus amigos de la mafia; es simplemente un asunto normal, no un gran drama.

El drama humano cotidiano es lo que importa y lo que la convierte en una película cuya duración desafía tu vejiga sin incluir un solo momento aburrido o no auténtico. Sheeran tiene buenas intenciones, y solo quiere complacer al reservado y calculador Bufalino, y al volátil y presuntuoso Hoffa, a quien protege hasta que se ve obligado a llenarlo de plomo.

Él hace lo que su abogado, el hermano de Bufalino (Ray Romano, 61), dice y complace a otro mafioso superior (Harvey Keitel, 80). A diferencia del felizmente malvado Henry Hill, Sheeran parece un buen tipo que se encontró con un mal grupo y que lucha con su conciencia, especialmente cuando su hija (Anna Paquin) le dispara una mirada mordaz que muestra que ella sabe que él mató a Hoffa, a quien ella siempre quiso.

Paquin no ganará un premio por su actuación casi muda, pero se merece uno. The Irishman es un candidato serio para 15 premios Óscar, y es difícil decir cuál es el más merecido. ¿Para Scorsese, por una nueva película de la mafia que está a la par con sus clásicos en un tono completamente nuevo? ¿Para De Niro, por una actuación artísticamente discreta que salpica las paredes y toca las fibras del corazón? ¿Para Pacino y sus ojazos, por hacer un gran trabajo de una manera innovadora? ¿Para Pesci, por encarnar la sabiduría de la edad? ¿Para Steven Zaillian por un guion tan bueno como el que le valió un Óscar por Schindler's List, y las nominaciones al Óscar por Moneyball y Awakenings (y mucho mejor que su guión para Gangs of New York)?

Difícil de predecir. Pero una cosa está clara: Si no logras ver The Irishman en la pantalla grande, no te lo pierdas cuando esté en Netflix a partir del 27 de noviembre.

El crítico de AARP Tim Appelo fue editor de entretenimiento de Amazon y crítico en The Nation, Hollywood Reporter, EW, People, MTV, LA Weekly, New York Times, y Los Angeles Times.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO