El silencio del héroe

Tributo en el 70 aniversario del desembarco en Normandía, el Día D que identificó a una sacrificada generación.

Refuerzos estadounidenses en el aniversario del día D

El Día D fue un hito en la historia de la Segunda Guerra Mundial. — Foto: Bernd Brandt/AP

Irv Bromley fue un colega muy querido durante mi carrera en el diario The Miami Herald, la cual comenzó a principios de los 80. Nos veíamos diariamente, pues su tarea en lo que llamábamos el wire room era precisamente asegurarse de que todos los periodistas recibiéramos los cables de las agencias noticiosas, las comunicaciones escritas internas, la correspondencia de los lectores y otros documentos impresos. En aquella época apenas comenzaba el uso de las computadoras y era aún raro el uso de correos electrónicos.

Ve también: Debemos contratar a más veteranos.

Irv había llegado a la redacción casi por accidente. Durante años había sido parte del proceso de composición del periódico, armando páginas en el tradicional método de cajas de plomo caliente. Con el advenimiento de las computadoras, el periódico transformó ese proceso en el método frío de la electrónica y, por supuesto, Irv y otros técnicos en plomo perdieron sus empleos en el departamento de prensa. El Miami Herald, en un gesto de verdadera reciprocidad a la lealtad de esos empleados, los reubicó en otros departamentos del periódico.

La presencia de Irv en los salones de la redacción, los cuales recorría varias veces al día, era muy especial. Su carácter jovial, su sentido del humor, su siempre presente y expresiva sonrisa al decir algo agradable a todos los que teníamos contacto con él, nos arreglaba el día. No importaba cuán complicada fuera nuestra jornada —que una fuente importante no respondiera nuestra llamada, que un editor eliminara nuestros mejores adjetivos en un artículo, que se nos acercara la hora de entregar nuestro artículo sin haberlo terminado, que nos abrumaran con reuniones innecesarias— el asomo de la abundante cabellera negra de Irv constituía un bálsamo a nuestro ceño fruncido.

Pasaron años antes de que un día, en un aniversario del histórico desembarco en Normandía del 6 de junio de 1944, el Herald decidiera publicar una crónica sobre los sobrevivientes de aquel hecho crucial que laboraban entre nosotros. Cuál no fue mi sorpresa cuando tropecé con el nombre de Irv Bromley. Este hombre sencillo y modesto, este verdadero caballero de otro siglo que no era capaz de ofender a nadie, había desembarcado en una de las playas de Normandía a bordo de una barcaza militar y enfrentado la metralla y el bombardeo nazi.

Había sido uno de los que habían arriesgado su vida creando una cabeza de playa para combatir las poderosas fuerzas del general alemán Erwin Rommel y luchado junto a muchos soldados que murieron flotando en las costas, otros que alcanzaron la playa con uno de sus cercenados brazos en la otra mano, o que como él sobrevivieron para clavar victoriosamente después la bandera de los aliados en territorio ocupado por los nazis.

Más columnas de Carlos Verdecia. »

Irv jamás nos contó nada de esto y nunca hizo alardes de su heroísmo. Me resultaba increíble haber compartido tantas veces con aquel verdadero héroe, sin saberlo. Cuando se lo mencioné después de que el periódico lo hizo público, sonrió, dejó unos papeles sobre mi escritorio,  hizo un chiste y siguió su recorrido por la redacción. 

Más de 156,000 soldados de las fuerzas aliadas desembarcaron el primer día de aquel desembarco, de los cuales miles murieron sin apenas llegar a la playa. Casi un mes después la cifra de soldados aliados en esta operación había alcanzado un millón. Nadie duda que esta batalla fuera decisiva en el desenlace de la Segunda Guerra Mundial.

Aprendí a entender verdaderamente el concepto de heroísmo con el desembarco en Normandía. Por eso, nada me irrita más que el abuso de la palabra héroe. Aparece en todas partes. En los deportes, dondequiera. Le cuelgan la etiqueta a cualquiera que haya hecho algo que la mayoría considere positivo y extraordinario. Y es cierto que muchas personas han acumulado méritos por hacer el bien, compartir sus riquezas, ayudar a un indefenso, incluso salvar una vida. Pero el concepto de héroe implica mucho más.

Para mí personalmente, el concepto de heroísmo comienza con Irv Bromley y con todos los que desembarcaron en Normandía. El 6 de junio de este año se conmemorará el 70 aniversario de aquella prueba incomparable que marcó e identificó a aquella sacrificada generación como la mejor de todos los tiempos. Ese día recordaré con extraordinario cariño y admiración a mi amigo y antiguo colega Irv. Saludaré especialmente su humildad y su modestia. Y sobre todo su discreto silencio. El silencio del verdadero héroe.

 

video

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

Hablan los
expertos

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

blogs

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s