Conoce más

Abrir
expedia resort membership travel aarp benefit

Ofertas en viajes

AARP® Travel Center Powered by Expedia®

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar tus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

 

 

 

 

Ofertas exclusivas de puntos para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Reloj en primer plano y mujer bostezando al fondo

¿Qué tanto sabes del cambio de horario? Trivia

Parques nacionales

Cómo hacerse voluntario en los parques nacionales

Hazte voluntario. Requisitos

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Qué necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

El nuevo ejército de ‘ocupación’

Las protestas contra Wall Street pueden ser un paso hacia la reducción de la brecha entre ricos y pobres.

El inicio del movimiento conocido como Occupy Wall Street fue modesto y sin muchas pretensiones. A mediados de septiembre un grupo de personas pasó la noche en el Parque Zuccotti, en el bajo Manhattan, con la intención de protestar contra todas las maldades atribuidas al diabólico signo del dólar.

Vea también: Afroamericanos y latinos, los jubilados que más resienten la inseguridad económica >>

Primero fueron los desempleados o subempleados. Luego se le fueron sumando manifestantes procedentes todos los sectores imaginables. Al igual que el Tea Party en 2009, este nuevo movimiento surgió de manera espontánea.

A diferencia del Tea Party, su protesta no va dirigida a todo lo que huele a gobierno, sino contra todo lo que huele a gran corporación. Si algo critican del gobierno es haber entregado a los bancos grandes sumas de dinero por considerarlos demasiado grandes para sucumbir. Pero su crítica fundamental va dirigida, no al gobierno, sino a la banca en general.

Como pólvora, en pocas semanas el movimiento ha trascendido la Gran Manzana y ahora han surgido movimientos de “ocupación” en las principales ciudades de Estados Unidos. Ha cruzado incluso el Océano Pacífico para ocupar Tokio, Hong Kong y Sidney… por ahora.

¿Quiénes son estos manifestantes y qué quieren?

Nadie puede responder a esa pregunta con exactitud. Sus colores políticos parecen inclinarse hacia los demócratas, aunque hay republicanos entre ellos. Lo que más los define es la manera en que identifican su cruzada como una confrontación entre el 99 % y el 1 % de la población, una referencia obvia al 1 % de ricos y poderosos, a quienes consideran culpable de la adversidad que sufre el restante 99 %, especialmente en estos tiempos de crisis económica. Los manifestantes se quejan además de que las corporaciones tienen demasiada influencia en Washington con su legión de bien pagados lobbys.

El éxito logrado recientemente por protestas similares —las de la Primavera Árabe, donde varios dictadores fueron derrocados, y las del Tea Party en el verano del 2009, que condujeron a su contundente victoria en 2010 que dio a los republicanos la mayoría en la Cámara de Representantes— ha puesto de moda este tipo de estrategia de las masas.

En una encuesta publicada en la revista Time de esta semana más de la mitad de los estadounidenses mostraron su apoyo a Occupy Wall Street con el 54 %. En esa misma encuesta el 73 % se mostró favorable a elevar los impuestos a personas o corporaciones con ingresos anuales de $1 millón o más, mientras que sólo el 27 % expresó su apoyo al Tea Party. Esto le ha dado a los demócratas la esperanza de que puedan revertir en las elecciones del próximo año la ola que cambió al Congreso.

El movimiento sigue creciendo por día, y la ira de los manifestantes también. Se habla incluso de un boicot contra los bancos y en lugar de ellos utilizar cooperativas de crédito. Ya existe incluso una convocatoria para una concentración de grupos progresistas para el día 17 de noviembre en distintas plazas en todo el país.

Nada de esto es una sorpresa para nadie. Las políticas financieras han favorecido demasiado a los que más tienen en detrimento de los menos privilegiados, ampliando la enorme brecha que existe entre ricos y pobres. El resultado ha sido que la clase media, que tan importante ha sido en el desarrollo de la sociedad estadounidense a través de los años, continúa disminuyendo peligrosamente.

Si Washington continúa sumergido en esta especie de juego de video entre demócratas y republicanos, entre la Casa Blanca y el Congreso, el país se irá hundiendo más y más, y sólo ese 1 % sobrevivirá los embates de una economía en total decadencia, lo cual  no deja de ser una flagrante inmoralidad.

Lanzarse a la calle a demandar justicia o políticas más efectivas es algo profundamente arraigado en la Primera Enmienda de la Constitución. Los líderes del país, tanto en la Casa Blanca como en el Congreso; en las ciudades como en los gobiernos estatales, deben prestar atención y actuar en consecuencia. Hay que poner fin de una vez a la tristemente célebre ley del embudo: lo ancho para unos pocos, lo estrecho para la gran mayoría.

El contenido de esta columna refleja estrictamente la opinión del columnista y no la postura de AARP. AARP es una organización no partidista, sin fines de lucro que ayuda a las personas mayores de 50 años de edad a ser independientes y a ejercer control de sus vidas de manera asequible y que les beneficie a ellos y a la sociedad. AARP no respalda a ningún candidato a cargos públicos ni dona a campañas políticas ni a ningún candidato.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Dile al Congreso que proteja a Medicare

Medicare es un acuerdo establecido con el pueblo hace mucho tiempo. Ahora le toca al Congreso protegerlo. Únete a la lucha

 

Publicidad

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad