Conoce más

Abrir
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Reloj en primer plano y mujer bostezando al fondo

¿Qué tanto sabes del cambio de horario? Trivia

Parques nacionales

Cómo hacerse voluntario en los parques nacionales

Hazte voluntario. Requisitos

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Qué necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

Más allá de la religión

La mezquita en el bajo Manhattan

¿Es válida y apropiada la construcción de un centro islámico a pocas cuadras del sitio en que estaban las torres del World Trade Center?

La Constitución de Estados Unidos garantiza en su primera enmienda la libertad que tiene cada residente en este país de practicar la religión que se le antoje y adorar al dios que más fe le provoque. Al hacerlo, no especifica cuáles religiones estarían incluidas en ese derecho ni cuáles quedarían excluidas.

Es así que, a lo largo de su historia de más de 200 años, Estados Unidos ha dado espacio a una gama enorme de diferentes creencias —incluidos los más exóticos cultos, sectas y tendencias ocultistas imaginables— y ha facilitado la congregación de feligreses alrededor de sus respectivas comunidades sin más requisito que el cumplimiento de la ley. Ha hecho más aún: ha otorgado a instituciones religiosas exenciones fiscales importantes que habrían significado un ingreso al erario público de miles de millones de dólares.

En ese contexto histórico surge la actual controversia en torno a la construcción de una mezquita dentro de un proyecto comunitario a pocas cuadras del sitio que ocupaban las torres gemelas del Word Trade Center en Nueva York. Y el dilema que se le presenta a la ciudad de Nueva York y al resto de la nación es si sería válido y apropiado conceder ese derecho a una religión en cuyo nombre las torres fueron destruidas el 11 de septiembre de 2001 y casi 3.000 personas murieron.

Michael Bloomberg, alcalde de Nueva York, dice que sí, y así lo expresó con igual pasión que claridad en un discurso que pronunció frente a la Estatua de la Libertad.

“Esta nación fue fundada bajo el principio de que el gobierno nunca debe escoger una religión específica ni favorecer una sobre cualquier otra […] No seríamos fieles a la mejor parte de nosotros y a lo que somos como neoyorquinos y estadounidenses si le dijéramos que no a una mezquita en el bajo Manhattan”, dijo el alcalde.

En otra parte de su discurso Bloomberg, que es judío, añadió: “Traicionaríamos nuestros valores y le haríamos el juego a nuestros enemigos si le diéramos a los musulmanes un trato diferente de cualquier otro. De hecho, acceder al sentimiento popular sería concederle una victoria a los terroristas, y no debemos adoptar esa posición”.

Muchas personas coinciden con el criterio establecido por el alcalde, incluido el Presidente Obama, quien invocó la Constitución para apoyar el proyecto. Muchas otras argumentan que sería un insulto instalar una mezquita islámica a pocas cuadras del sitio en que elementos musulmanes masacraron a miles de neoyorquinos inocentes. Importantes líderes en Nueva York y en todo el país comparten esta opinión. Las familias de las víctimas del 11 de septiembre están divididas sobre el tema, unas a favor y otras en contra.

La tragedia del 11 de septiembre es uno de los crímenes más abominables que se ha cometido en la historia de la humanidad. Sólo mentes poseídas de los propósitos más diabólicos y horríficos, impulsadas por la más oscura cobardía y motivadas por una torcida manifestación dogmática, pueden haber sido capaces de concebir semejante matanza.

Sin embargo, no es la primera sangre que se derrama en nombre de una religión. La historia está llena de “yihads” perpetrados bajo el emblema de uno que otro dios. Muchas masacres se ejecutaron en nombre de la cruz. Todavía resuena el crepitar de las hogueras de la Inquisición, una de las páginas más siniestras de la historia de la humanidad. Largas guerras se han librado para dirimir el argumento infantil de que “mi dios es mejor que el tuyo”. Judíos han sido calcinados, moros han sido expatriados, y los primeros cristianos fueron perseguidos y salvajemente crucificados.

Ninguno de esos antecedentes, desde luego, pese a ser esencialmente terroristas en su naturaleza, puede servir de jurisprudencia y mucho menos justificar los hechos del 11 de septiembre ni el yihad que actualmente continúa abatiendo y amenazando las sociedades civilizadas de nuestro tiempo. Sirven no obstante para recordarnos que, a pesar de toda esa perversa historia, el ser humano se las ha arreglado para tolerar la presencia de creencias religiosas diferentes sin que el mal que hayan hecho afecte la libertad que cada cual tiene de adorar al dios de su preferencia.

Las personas que ocupaban las torres aquella aciaga mañana hace nueve años practicaban diversas religiones, incluido el Islam. Además de que varios practicantes del Islam murieron en ese ataque, soldados estadounidenses musulmanes han muerto también en Irak y Afganistán combatiendo a los terroristas. Sería un grave e imperdonable error de conciencia meter en el mismo saco a los terroristas y a los que practican pacíficamente la religión islámica.

Hace más de medio siglo, el Presidente Eisenhower participó en la ceremonia de apertura de un centro islámico en Washington, donde dijo lo siguiente:

“Puedo asegurarles, mis amigos islámicos, que bajo la Constitución estadounidense, bajo la tradición estadounidense y en los corazones estadounidenses, este centro, este lugar de adoración religiosa, es tan bienvenido como puede serlo un edificio similar de cualquier otra religión.  […] Este concepto es ciertamente una parte de Estados Unidos, y sin ese concepto seríamos algo diferente de lo que somos”.

No hay un argumento más sólido para favorecer también el nuevo centro islámico en Nueva York. Hacer concesiones sobre su construcción o sobre su ubicación geográfica, como dijo el alcalde Bloomberg, “le concedería una victoria a los terroristas”.

El contenido de esta columna refleja estrictamente la opinión del columnista y no la postura de AARP. AARP es una organización no partidista, sin fines de lucro que ayuda a las personas mayores de 50 años de edad a ser independientes y a ejercer control de sus vidas de manera asequible y que les beneficie a ellos y a la sociedad. AARP no respalda a ningún candidato a cargos públicos ni dona a campañas políticas ni a ningún candidato.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Dile al Congreso que proteja a Medicare

Medicare es un acuerdo establecido con el pueblo hace mucho tiempo. Ahora le toca al Congreso protegerlo. Únete a la lucha

 

Publicidad

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad