Conoce más

Abrir
Enterprise: Foto de carro rentado

Budget Rent a Car

Ahorros exclusivos para los socios


Tarjeta del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Pepperoni pizza - Papa Johns

Papa John's

Los socios ahorran todos los días

Compartir es Vivir

Compartir es Vivir

Encuentra oportunidades de voluntariado

Videos

AARP Español

¡Subscríbase al canal de consejos en YouTube!

Banco de datos
Electricidad

Costo de la electricidad por estado

Vea cuánto paga en su estado. Ir

Encuesta

Compartir la vivienda

Todos bajo el mismo techo

La recesión está aumentando familias de tres generaciones que viven en la misma casa.

Todos bajo el mismo techo

— Gregg Segal

In English | La vida para Phillip Doggett de Columbus, Ohio, no es tan tranquila como lo era cuando se jubiló del Departamento de Correcciones del estado, antes de que su hija y su familia se mudaran con él, además de su suegra.

Ahora Doggett y su esposa, Diana, comparten el baño con sus dos nietos, de 12 y 5 años, que duermen en una habitación cerca del pasillo. La hija de los Doggett y su esposo, Erica y Joseph Blunt, quienes perdieron su casa en una ejecución hipotecaria el año pasado, duermen en el sótano. La sala es un cuarto improvisado para la madre de Diana, quien está recuperándose de una cirugía.

Es una casa llena de gente para una pareja que pensó que iba a quedarse sola. Pero el panorama sombrío de la economía ha llevado a los Doggett y muchas familias en el país a improvisar inusuales formas de convivencia.

Un análisis de AARP basado en datos del Censo demuestra que el retrato de la familia estadounidense ha tenido un aumento del 25% en esta década en cuanto al número de generaciones que viven bajo el mismo techo. Eso excluye a las familias de dos generaciones, compuestas por padres e hijos menores de 18 años.

Según Stephanie Coontz, autora de The Way We Really Are: Coming to Terms With America’s Changing Families (La forma en que somos realmente: asimilando los cambios en las familias estadounidenses), la fuerza motriz era con frecuencia la economía, por ejemplo, costos de vivienda muy altos o restricciones financieras de un divorcio. El cuidar a un padre enfermo también contribuía al cambio, al igual que el creciente número de inmigrantes, quienes tienden a vivir como familias grandes.

Sin embargo, desde que la recesión se apoderó de la situación, las familias se están doblando a un paso más acelerado, dicen los expertos, aunque es difícil conseguir las cifras. Fenómenos como la cesantía masiva, los remates de casas y los escasos ingresos de jubilación están exacerbando la necesidad de cortar gastos y obligando a más miembros de la familia a vivir bajo el mismo techo.

Según una encuesta de AARP Bulletin, realizada en marzo, sobre cómo la economía ha afectado las condiciones de vida de los adultos mayores de 50 años, más de uno de cada diez dijo que vive con sus nietos o sus padres. Cuando se les preguntó qué motivaba a padres e hijos a mudarse juntos o con un amigo, si es que no lo habían hecho ya, el 34% citó la pérdida de ingresos.

Dividir los gastos del hogar ayuda a la mayoría de las familias a sobrellevar esta crisis, pero para algunos hay consecuencias adversas. En el caso de Hank y Shirley Collins, quienes se fueron a vivir con la familia de su hija en marzo, pagar algunos de sus gastos ha puesto su jubilación en riesgo.

Hank y Shirley, de 58 y 54 años de edad, se mudaron a la casa de su hija Jessica, cerca de Minneapolis, aproximadamente a 130 millas (209 km) de distancia de su casa en Brainard, Minnesota, después de que ella perdiera su trabajo como asistente administrativa. Su esposo, Nathan, trabaja en el área de construcción, pero los trabajos son escasos.

Para ayudar a la pareja financieramente, Hank, quien encontró un trabajo de tiempo completo como enfermero en un hospital cercano, paga por la guardería de su nieta de 3 años, Alexandra, y se hace cargo de otras cuentas. Y también continúa pagando la hipoteca de su casa, en la que vive su hijo que va a la universidad.

“Esto definitivamente está afectando nuestra vida. No tenemos dinero disponible en caso de que lo necesitemos cualquier momento —afirma Shirley Collins—. Las necesidades básicas de todos están cubiertas, pero no estamos en una posición para planear nuestro futuro. No vamos a poder jubilarnos cuando queríamos hacerlo. Mi esposo esperaba no tener que trabajar después de los 70 años, pero ahora, no sabemos qué sucederá".

Los miembros de las familias compuestas por diferentes generaciones, con frecuencia, se ven enfrentados a muchos desafíos. En la lista encabeza el tener que compartir la autoridad entre los padres, que están acostumbrados a tener la última palabra, y sus hijos adultos.

"Yo era una madre disciplinada y mi casa también —dice Sharon O’Connor de 64 años—. Mi hija es el extremo opuesto". Hace tres años, O'Connor se mudó con la familia de su hija en Texas —Tammie y Doug Stevens y sus hijos, Alex de 13 años y Dylan de 11— y rápidamente se dio cuenta de que los retos de tener tres generaciones bajo el mismo techo incluian hasta los hábitos más simples, como la comida que uno elige para comer. A O’Connor le encanta hornear, pero no lo hace tanto debido a que su hija tiene inclinación hacia la comida orgánica y los ingredientes naturales.

Compartir el baño con sus nietos también llevó a hacer un ajuste de actitud, pero de su parte. “No soy una persona flexible, pero me he tenido que hacer mucho más flexible", dice O'Connor, que se divorció una década atrás. He aprendido a no emitir juicios y a no tener expectativas poco razonables. Nunca se es demasiado viejo para aprender y mejorar".

A pesar de todos los sacrificios que enfrentan las familias multigeneracionales, también hay muchas recompensas.

“La gente se está dando cuenta de que quiere estar más cerca de los suyos —afirma Donna Butts, directora ejecutiva de Generations United, un grupo nacional que promueve programas intergeneracionales y políticas públicas— y durante esta recesión se dio cuenta de que juntos son más fuertes. Nos estamos dando cuenta de que somos más interdependientes y nos necesitamos el uno al otro".

Según Butts, los niños que crecen cerca de sus abuelos tienen mayores posibilidades de sentirse arraigados y amados. El vivir con varias generaciones de la familia también ayuda a los padres con la prestación de cuidados en ambos sentidos, para los jóvenes y para las personas mayores. ¿Y para los abuelos? Muchos encuentran alegría al compartir la vida diaria con sus nietos.

“No me canso de darle las buenas noches a Alexandra y escucharle cómo fue su día —afirma Shirley Collins—. Criar niños es un desafío, pero los nietos son un regocijo pleno. Esto es por lo que vivo ahora".

Carole Fleck es una editora senior de AARP Bulletin.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Seguridad para
Conductores

Hombre poniéndose el cinturón de seguridad

Apúntese a un curso en línea; sea voluntario y ayúdenos a promover un curso; busque un curso presencial para usted. Ir

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s