El arte del miedo

Hitchcock, el maestro del suspenso

Un innovador que cautivó al público con su escalofriante obra.

Alfred Hitchcock con un cuervo sobre su hombro izquierdo.

Las técnicas narrativas de Alfred Hitchcock lo acreditan como el maestro del suspenso. — Mezcalent/Archivo

Quizás el que mejor lo entendió fue justamente otro director de cine: François Truffaut. En 1962, el aclamado realizador francés se sentó a conversar con Alfred Hitchcock y lo entrevistó por horas. Las charlas fueron publicadas en un libro que hoy es indispensable para los estudiantes del séptimo arte. El cine según Hitchcock (edición en español) es más que una carta de amor a uno de los directores más virtuosos y originales de la historia del cine. Es también una investigación de las brillantes técnicas narrativas de Hitchcock, las obsesiones y manipulaciones psicológicas que lo establecieron internacionalmente como el rey del suspenso. Hitchcock filmó más de 50 largometrajes, casi todos dedicados al suspenso, el misterio y el terror.

“Su cine es religioso, moral y metafísico, sin demostrarlo expresamente”, dice Ángel Faretta, un conocido escritor y teórico de cine argentino que hace ya varias décadas enseña cursos sobre la filmografía de este cineasta en Buenos Aires. “El genio de Hitchcock puede ser explicado en el contexto de su tiempo y lugar: un católico nacido en Inglaterra a principios del siglo XX, cuando los católicos en ese país eran considerados ciudadanos de segunda categoría. Como católico, tiene una oposición ya dada. Debe crear algo, sostenerse en algo para oponerse. Y encuentra la herramienta ideal en el cine”.

Mira también: 10 boleros clásicos para escuchar y escuchar.

Nació en el condado de Essex, en 1899, una de las anécdotas más famosas de su infancia —especialmente en relación a su futura formación en el arte de asustar a los demás— lo encuentra encerrado en la cárcel por cinco minutos cuando era niño. Ese castigo de su padre por haberse portado mal persiguió a Hitchcock por el resto de su vida. Ya de joven, empezó a publicar cuentos, se interesó por la fotografía y consiguió trabajo en la industria cinematográfica inglesa de los años 20. Su aprendizaje fue rápido y dirigió su primer largometraje en 1925.

Diez años más tarde, Hitchcock conoce un avasallador éxito comercial con Los 39 escalones, considerada una de las mejores películas del cine británico. Es aquí donde demuestra ser un fuera de serie, un virtuoso del celuloide. Con sólo 36 años de edad, presenta todos los elementos que seguiría desarrollando sabiamente durante el resto de su carrera: la mezcla perfecta de suspenso, romance y humor; la manipulación total y cruel del espectador; y un entendimiento peculiar de las sombras, del lado macabro de la realidad. 

Hitchcock pasó gran parte del siglo XX acompañando a los espectadores de todo el mundo con asesinatos y escalofríos. Su única comedia —Mr. & Mrs. Smith, de 1941— fracasó con la crítica. Su capacidad como director deslumbró desde 1935 en adelante, pero sus esfuerzos para espantar al público subieron en intensidad con el paso de las décadas: desde el misterio sutil y literario de Rebecca (1940), hasta las cataratas de sangre y los cuerpos momificados de Psycho (1960), pionera del terror granguiñolesco que atrae al público hasta el día de hoy. Más tarde, con North By Northwest (1959), Hitchcock creó las pautas del cine de espionaje cosmopolita que los productores de las películas de James Bond transformarían en un fenómeno cultural. 

“Además de sus otras cualidades, Hitchcock era un director muy ecléctico”, dice el venezolano Jonathan Jakubowicz, director del éxito de taquilla Secuestro Express. “Poca gente sabe que al principio de su carrera, en 1927, hizo un filme sobre boxeo. De hecho fue la única película de la cual escribió el guión sin colaboradores. Cuando me puse a investigar el mundo del boxeo para mi nueva producción, Hands of Stone, me encontré con esta joya del cine mudo”.   

Hablamos de Hitchcock el artista, pero es necesario recordar a Hitchcock el comerciante. Desde el principio de su carrera supo aprovechar su figura rotunda, rostro parsimonioso y humor sardónico. Al realizar breves apariciones en casi todas sus películas, conectó con el público mediante este artilugio. (De todos sus cameos, mi favorito es en North by Northwest, cuando lo vemos después de los títulos, exasperado al perder un autobús que le cierra la puerta en la cara).

Es así uno de los pocos directores en crear una identidad propia, una marca. Fue presentador de su propia serie televisiva de historias de suspenso —Alfred Hitchcock Presents— y dirigió 17 de los 268 capítulos filmados entre 1955 y 1965. Apareció como personaje en una serie de libros para adolescentes y permitió el uso de su nombre para una revista mensual (Alfred Hitchcock's Mystery Magazine) que debutó en 1956 y continúa editándose.

Pero fueron sus películas que lo hicieron eterno. Décadas más tarde, cuando uno se encuentra con Psycho, Vertigo o Notorious en algún canal de televisión, es imposible parar de mirar. En algún lugar del universo, seguramente el espíritu de Hitchcock sonríe satisfecho.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad