Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Guía de AARP para el Parque Nacional Cueva Colosal

Explora el mundo natural al aire libre y bajo tierra en este tesoro de Kentucky.

Entrada a una cueva en el Mammoth Cave National Park

Mark C Stevens/Getty Images

In English | Imagínate un parque nacional tan complejo, enorme y vasto que nadie conoce realmente su verdadero tamaño. Claro que los carteles señalan las entradas y las salidas, pero bajo tierra, donde la piedra caliza y el agua han esculpido el sistema de cuevas más grande del mundo (412 millas y contando), nadie sabe cuán inmenso es o qué se descubrirá en el futuro. Esa es la majestuosidad del Parque Nacional Cueva Colosal (en inglés) en la región central de Kentucky. Cada vez que regreses, te enterarás de lo nuevo que se descubrió y cómo se entiende mejor lo que se ha encontrado antes.

La historia se relata desde el interior del laberinto subterráneo de pasajes conectados de cuevas. Los guardaparques y los materiales interpretativos narran los relatos de Stephen Bishop, un esclavo que exploró y descubrió muchos pasajes nuevos y dirigió las visitas guiadas públicas en el siglo XIX. En los muros y techos rocosos de la cueva se ven las firmas que escribieron los primeros visitantes (no, el parque ya no permite hacerlo), lo cual ilustra la larga historia de turismo de esta área. Un recinto subterráneo donde se oficiaban servicios religiosos aún conserva su ambiente de santuario y las marcas de hollín que dejaban los faroles. Todavía quedan las estructuras utilizadas como antiguo hospital para tratar la tuberculosis. La vasta Rotunda despliega las viejas minas de salitre que se empleaban para producir pólvora. La geología de las cuevas conecta todos estos elementos: los muros con franjas de piedra caliza, las formaciones de "flores" de yeso y las pequeñas estalagmitas y estalactitas.

A diferencia de muchas otras cuevas comerciales, la Cueva Colosal fue designada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y su misión es respetar su tesoro subterráneo. Algunas secciones cuentan con pasamanos e iluminación, pero nada es cursi o llamativo. No vas a encontrar luces de neón intermitentes ni agua coloreada. Por el contrario, en algunas visitas guiadas, podrás experimentar las cuevas como lo hicieron los primeros exploradores: en la oscuridad total o a la luz de un farol. Aprenderás sobre la vida salvaje, tal como el camarón de cueva ciego, en peligro de extinción, el pez ciego y los grillos de cueva, que prosperan con la falta de luz y la constancia de las condiciones subterráneas.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La Cueva Colosal era una comunidad y un destino mucho tiempo antes de convertirse en un parque nacional en 1941. Por el año 1926 la población local había formado una asociación para proteger las tierras; sin embargo, ya alrededor del año 3,000 antes de Cristo los nativos estadounidenses habían explorado las cuevas y extraído yeso y otros minerales por sus supuestas propiedades medicinales. Los colonizadores europeos descubrieron estas cuevas a fines del siglo XVIII y, durante generaciones, trataron de sacarle provecho al explotarlas como minas de salitre, presuntos hospitales curativos y curiosidad geológica.

El 80% de los 500,000 visitantes anuales del parque realizan las visitas guiadas de la cueva, pero también tienes la opción de participar en divertidas actividades al aire libre. Explora exuberantes y verdes colinas ondulantes, sumideros, ríos y miradores panorámicos en bicicleta, al campar, pescar, practicar senderismo, a caballo, en kayak y más. Las áreas en superficie rara vez se llenan de gente, dice Molly Schroer, la encargada de información pública del parque, así que puedes disfrutar los sonidos de la naturaleza y no de las multitudes.

El ingreso al parque en tiempos de la COVID-19

Tras la implementación de un plan de reapertura por fases, la mayoría de las visitas guiadas están disponibles, pero con modificaciones a causa de la pandemia. Se recomienda enérgicamente que los visitantes interesados en la clásica visita guiada conocida como "Extended Historic Cave Tour" reserven por anticipado sus entradas con horario específico, ya sea por internet o llamando al 877-444-6777. (No se garantiza la disponibilidad de entradas para quienes no hayan hecho reserva). El centro de visitantes del parque está abierto, pero los programas dirigidos por guardaparques son limitados. Ten en cuenta que el público asistente, sin importar si se encuentra vacunado o no, debe llevar mascarilla dentro de los edificios del parque nacional y en cualquier medio de transporte público. Consulta la información más actualizada en el sitio web del parque (en inglés).

Mapa muestra la ubicación del Mammoth Cave National Park

Getty/AARP

Ubicación: Mammoth Cave, Kentucky

Superficie: 52,830 acres

Millas y cantidad de senderos: 85 millas en superficie y 412 millas bajo tierra

Atracción principal: visitas guiadas de la cueva

Costo: entrada gratis, pero las visitas guiadas cuestan $6-$60

Mejor forma de verlo: caminar por las cuevas

Cuándo ir para evitar multitudes: primavera y otoño

Planifica tu visita

Es fácil llegar al parque en automóvil desde Nashville (89 millas al sur) y Louisville (86 millas al norte), las cuales tienen aeropuertos con servicio de numerosas aerolíneas. También se puede llegar conduciendo desde Cincinnati (186 millas al norte) e Indianápolis (203 millas al norte). Encontrarás la entrada a apenas 2 1/2 millas de la ruta interestatal 65, así que planea llegar por ese camino.

Te advertimos que muchos sistemas de GPS dan indicaciones erróneas al parque y envían a los visitantes por pequeñas carreteras o bien hasta Green River Ferry, que está cerrado. Si vienes del sur por la ruta I-65, toma la salida 48 a Park City; si vienes del norte, toma la salida 53 a Cave City. En ambas rutas hay buenos carteles que te ayudarán a no perder el rumbo.

Las visitas guiadas subterráneas implican descender varios pisos por escalera y luego ascender por ellos para salir, así que la movilidad es un aspecto importante en el parque. Por ese motivo, es importante leer las descripciones de las visitas guiadas antes de reservarlas. Además, algunas visitas tienen limitaciones de edad y tamaño y, en otras, los visitantes deben llevar un farol o gatear. También hay visitas específicas para niños. Consejo para reservar: al comprar entradas, ten presente que esta parte de Kentucky se rige por la zona horaria central, al igual que las horas de las visitas guiadas.

Sea cual fuere la temporada del año, las condiciones climáticas típicamente no afectan las visitas porque son bajo tierra: la temperatura normal adentro de las cuevas es de 54 grados, aunque afuera azote una ola de calor o una tormenta de nieve. Trae siempre una chaqueta y usa calzado con suela antideslizante para evitar resbalarte en tus exploraciones.

En verano, que es la temporada más concurrida, el parque ofrece la mayor cantidad de visitas de la cueva y es cuando se realizan más actividades al aire libre, como pasear en canoa, kayak y pescar, con temperaturas que oscilan entre una máxima de 86 y una mínima de 62 grados. En la primavera y otoño encontrarás menos multitudes y el tiempo suele ser placentero, con máximas alrededor de 70 y mínimas alrededor de 40 grados. Las lluvias primaverales pueden causar inundaciones que limitan temporalmente el acceso al río, pero el follaje prospera con las precipitaciones. “Realmente me encanta cuando aparecen las flores silvestres en la primavera, pero la entrada a la cueva es igualmente bella el año entero", dice Schroer.

En invierno podrías tener el parque para ti solo, pero habrá menos visitas guiadas y mucho más frío, con temperaturas entre 30 y 49 grados.

Una buena manera de enterarte de lo que ofrece el parque es asistir a las charlas de los guardaparques en el anfiteatro al aire libre. Las charlas cubren diversos temas como la historia, la identificación de flores silvestre y la geología.

La entrada al parque es gratuita y los precios de las visitas guiadas oscilan entre $6 y $60. Aunque compres la entrada por internet, tendrás que presentarte en el centro para visitantes cerca de la entrada de la cueva, donde hay una exposición similar a un museo e información histórica sobre las cuevas y su exploración, además de una tienda de regalos bien surtida, un sendero exterior hacia el hotel y los restaurantes, un amplio estacionamiento y baños. Salvo en las cuevas, deberías tener servicio celular fiable.

Dónde alojarse y comer

Una ubicación conveniente a solo pasos del centro para visitantes del parque, las visitas guiadas de la cueva y los senderos es la razón por la que alojarse en el hotel Lodge at Mammoth Cave (en inglés). No es un hospedaje típico al estilo de los parques nacionales, sino una agrupación de habitaciones de hotel básicas (algunas con accesibilidad para discapacitados) y cabañas rústicas pero cómodas (algunas con varios dormitorios) distribuidas por un área boscosa acogedora. Todas las habitaciones tienen aire acondicionado, televisor y wifi; algunas cabañas tienen wifi, pero ninguna tiene televisor o aire acondicionado. En algunas cabañas se permiten mascotas.

Las tres áreas de acampar del parque están al amparo de sombras frondosas. Encontrarás 111 lugares para acampar (algunos accesibles) en Mammoth Cave Campground (en inglés), a corta distancia a pie del centro para visitantes, y solo ocho lugares en Maple Springs Group Campground, el área para acampar más apartada a seis millas al norte. Los dos campamentos admiten tiendas de campaña y casas rodantes aunque tienen lugares limitados con conexiones de electricidad y agua. (En Maple Springs, los visitantes pueden acampar con sus caballos). En el Área de acampar Houchin Ferry (en inglés), a 15 millas del centro para visitantes y a orillas del río Green, ninguno de los 12 lugares —solo para tiendas de campaña— cuentan con conexiones, pero ofrecen vistas al río. Según la temporada del año, las tres áreas para acampar tienen baños y Mammoth Cave Campground cuenta con una lavandería y duchas, además de una tienda que vende artículos esenciales para acampar. Puedes reservar lugares con anticipación en las tres áreas para acampar en recreation.gov; los precios varían entre $7.50 y $50 por noche. El Mammoth Cave Campground también dispone de dos lugares que se asignan por orden de llegada.

Para vivir una experiencia de campamento más remota, el parque tiene 13 lugares primitivos en el interior agreste, a los que solo se puede acceder caminando o a caballo.

Los dos restaurantes del parque están en el hotel. El desayuno bufé de Green River Grill te dará suficiente energía para el día entero. El Spelunkers Café, solo con servicio en mostrador, vende sándwiches de desayuno y una variedad para almorzar mejor que la estándar (hamburguesas, sándwiches y algunas opciones vegetarianas), con asientos adentro y al aire libre. Otra opción es pasar por el café para probar los deliciosos helados de una conocida productora de lácteos de la zona.

El parque cuenta con seis áreas para picnic en plácidos entornos. Busca la más grande, Mammoth Cave Picnic Area, justo al norte del estacionamiento del centro para visitantes. Tiene mesas para picnic, anillos de fuego, parrillas de carbón, agua potable y baños. También podrías hallar un claro aislado en un bosque.

Camino en las afueras del centro de visitantes en el Parque Nacional Mammoth Cave

Mark C Stevens/Getty Images

Qué hacer

Entra en un mundo subterráneo. Al igual que la mayoría de los visitantes del parque, has venido a descubrir sus cuevas y la única manera de hacerlo es reservar una visita guiada. Dependiendo de la época del año, podrías disponer de más de una docena de visitas guiadas dirigidas por los guardaparques, de distintas duraciones, dificultad y enfoque, entre las que escoger.

Vive por ti mismo lo que habría sido descubrir las cuevas hace más de un siglo en la visita guiada de tres horas de Violet City con faroles (en inglés). A la luz de los faroles, verás afloramientos rocosos y caminarás por cuestas empinadas creadas por el hombre y por la naturaleza, así como petroglifos de más de 2,000 años de antigüedad. Pero ten en cuenta que debes atravesar 3 millas de pendientes y declives empinados en senderos desparejos de tierra y con poca iluminación.

La visita guiada accesible de dos horas cubre apenas 0.5 millas de terreno, sin ninguna sección de escalinatas (descenderás en ascensor), pero incluye algunos de los elementos geológicos más interesantes de las cuevas. Mira hacia arriba en la gran cámara Snowball, nombrada por las formaciones de carbonato cálcico en forma de bolas de nieve que cuelgan del techo.

En la visita guiada histórica (Historic Tour), apreciarás la geología, los peces ciegos, las minas de salitre y los otros usos a los que se destinaron las cuevas con el correr del tiempo. Los guardaparques por lo general dirigen esta visita de 2 millas, pero durante la pandemia se ha cambiado temporalmente a un paseo autoguiado. Sin embargo, los guardaparques apostados a lo largo del recorrido contarán anécdotas y contestarán preguntas.

Considerando que hay 412 millas descubiertas bajo tierra, las visitas guiadas van por distintas rutas y no se superponen, por lo que se aconseja reservar más de una: quizás una con énfasis en la historia y la otra centrada en los petroglifos. Compra las entradas en línea por adelantado para ahorrar tiempo y asegurarte un puesto porque se agotan. Tendrás más opciones en verano, pero también más gente que intenta conseguir entradas al mismo tiempo. Fuera de temporada hay menos competencia, pero también menos disponibilidad de opciones.

Emprende una caminata. El parque cuenta con casi 85 millas de senderos en superficie interconectados y superpuestos, la mayoría accesibles para los senderistas y para los que van a caballo. Además, los ciclistas de montaña pueden utilizar tres de los senderos. Muchos de los senderos tienden a ser empinados así que pregunta sobre el nivel de dificultad antes de emprenderlos.

Uno de los senderos más empinados, Mammoth Cave Railroad Bike and Hike Trail (en inglés), sigue una vía de ferrocarril histórica. El sendero de 9 millas (ida solamente), mayormente de grava, empieza al este del río Green y pasa por cuatro cementerios y un encantador estanque; de ahí atraviesa una pradera y luego se interna en un bosque frondoso.

En el sendero Cedar Sink Loop Trail de 1 milla, te darás una idea de la topografía de las cuevas sin aventurarte bajo tierra. Este conduce a un sumidero donde podrás ver el tipo de agua que formó las cuevas. En la primavera, las flores silvestres tapizan el paisaje y en otoño, las hojas de los árboles adquieren una tonalidad roja. La caminata misma es bastante fácil, pero para llegar al sumidero es necesario descender 150 escalones.

Recientemente el parque reacondicionó varios senderos para hacerlos accesibles a sillas de ruedas. A los que tienen movilidad reducida les gustará el sendero fácil Echo River Springs Trail, que sale cerca de Green River Ferry. Con la construcción de un nuevo puente, el sendero de 1.1 millas se convertirá en un circuito en vez de un sendero de ida y vuelta. Las exposiciones táctiles y los paneles auditivos se adaptan a las personas con discapacidad visual.

Muchos de los senderos tienen una agradable sombra que protege del sol de verano y magníficos miradores. Las praderas están salpicadas de flores silvestres como el girasol de Eggert, una planta nativa que se ha quitado de la lista de especies en peligro de extinción por su recuperación en la naturaleza. El sendero de 7 millas que rodea el centro para visitantes, la entrada a la cueva, el hotel y el cementerio Old Guide tiene menos pendientes y más bancos y lugares donde descansar.

La mayoría de los senderos del parque (60 millas) están en el interior agreste y son perfectos para las cabalgatas, que es una actividad muy concurrida de la Cueva Colosal. Anótate en una cabalgata guiada en Double J Stables, justo afuera de la esquina noreste del parque, y pasa de una a dos horas viendo el parque montado en un caballo.

Explora a remo. Disfruta en canoa o kayak de los ríos Green y Nolin, que atraviesan el parque. Incluso en los días calurosos de verano, el agua de los ríos alimentada por un manantial permanece a una temperatura agradable —por lo general entre 72 y 75 grados—, lo que ofrece una zambullida refrescante cuando descanses del remo, dice Suzanne Ochoa, directora de Cave Country Canoe. Las aventuras a remo que ofrece la compañía de Ochoa y Green River Canoeing varían en duración, desde excursiones de tres horas a dos días, y hay descuentos disponibles para personas mayores.

El río Green, un río ancho sin rápidos, presenta muchas islas donde parar a descansar. El río Nolin, que es más angosto, tiene menos puntos de parada. Cuando su nivel de agua es alto, puedes ir y volver a remo (regresando río arriba). "Tenemos muchas personas mayores, desde 50 a 70 y tantos años, que hacen estas excursiones por ese motivo", explica Ochoa.

Prueba tu suerte en la pesca. Tira tu línea en cualquiera de los dos ríos para ver si pescas róbalo, mojarra azul, bagre o lucio rayado. Muchas tiendas de Cave City y de Park City venden carnada y equipo básico. No necesitas comprar una licencia para pescar en el parque, pero hay límites de captura.

Ciudades colindantes

Las pequeñas ciudades de Cave City, a 10 millas al sudeste del parque y Park City, a 9 millas al sur, (enlaces en inglés) son ideales para los que prefieren las atracciones divertidas para mantener a los nietos entretenidos, buscar artículos esenciales que olvidaste empacar, comprar recuerdos y contratar excursiones con operadores turísticos. En Cave City, dales una emocionante sorpresa a los niños en Dinosaur World con sus réplicas en tamaño real de los enormes reptiles; y compra rocas, fósiles y minerales en Big Mike's Rock Shop.

No mucho más lejos hay dos ciudades de mayor tamaño con más sofisticación y cultura.

En Bowling Green, a 23 millas al sudoeste del parque, aprovecha a ver una obra teatral al estilo de Broadway y espectáculos musicales nacionales en el Southern Kentucky Performing Arts Center, un lujoso anfiteatro. También alberga galerías de arte visual que valen la pena recorrer cuando vayas a ver una obra. Come junto a la gente local en Mariah's, un favorito de la zona del centro durante más de tres décadas. Prueba el salmón envuelto en tocino o la pizza de horno de barro. Cuando sea hora de descansar, hospédate en una de las cadenas de hoteles confiables de la ciudad, como Home2 Suites y Tru by Hilton.

En Glasgow, a 21 millas al sudeste del parque, pasa una noche entretenida en el Plaza Theatre, una sala de conciertos restaurada que data del año 1934 y ostenta una asombrosa arquitectura mediterránea. Construido originalmente para los espectáculos de vodevil, en la actualidad presenta espectáculos musicales típicamente estadounidenses, folclóricos y de otros géneros.

Por toda la ciudad descubrirás casonas históricas, varias de las cuales operan como posadas que ofrecen alojamiento y desayuno. Hall Place Bed and Breakfast te recibirá con gran estilo y está a distancia a pie del centro y sus pintorescas calles preservadas, donde puedes probar restaurantes locales de barbacoa, comida italiana y comida mexicana.

De camino

Si vienes del norte, haz una parada en Louisville. Sus conexiones con el mundo de los deportes (como carreras de caballos, fabricación de bates de béisbol y boxeo) y la elaboración de bourbon marcarán el rumbo de tus actividades. En el Louisville Slugger Museum and Factory (en inglés), visita la planta que ha estado fabricando bates de béisbol desde 1884. Prueba también el famoso whisky de Kentucky con una visita a las destilerías. Deja que otros conduzcan en una visita guiada con el operador turístico Mint Julep Experiences. El recorrido incluye paradas selectas a lo largo del "sendero del bourbon de Kentucky" (Kentucky Bourbon Trail), una colección de destilerías por todo el estado. Si deseas pasar la noche, escoge el Brown Hotel, un destino emblemático de la ciudad desde 1923, para sumirte en la nostalgia del boxeo. El hotel está repleto de artículos de la leyenda del boxeo nacido en esta ciudad, Muhammad Ali, que incluyen un par de sus guantes ganadores. En el restaurante del hotel, no pases por alto el plato distintivo, el Hot Brown, un sándwich abierto de pavo con tocino y queso, que es una variante del rarebit galés (pan tostado con salsa de queso). Consejo para visitantes: para sonar como los habitantes locales, pronuncia el nombre de la ciudad correctamente. Es “Lu-a-vel” y no “Luivil".

Si vienes del sur, pasa por Nashville y planea ver un espectáculo de música country en el famoso Grand Ole Opry (en inglés) y de profundizar más en este género musical en el Country Music Hall of Fame and Museum (en inglés). O bien visita los museos de Johnny Cash y Patsy Cline, repletos de objetos históricos, pero de un tamaño ideal para explorar y aprender sin sentirte abrumado. Hospédate en el Russell, un hotel boutique del este de Nashville que era una antigua iglesia y aún asombra con sus impresionantes vitrales en el vestíbulo. Las ganancias del hotel se destinan a grupos de defensa de las personas sin hogar, así que tu estadía ayuda a otros a hallar un lugar donde pasar la noche.

Nota de redacción: este artículo se publicó el 23 de octubre del 2020. Ha sido actualizado con información más reciente.

También te puede interesar