Skip to content
 

¿Tus impuestos en el 2018? El Congreso debate tu contribución

Los adultos mayores tienen mucho en juego en la reforma tributaria.

Capitolio de Estados Unidos

ALAMY

Los miembros del comité de conferencia de la Cámara de Representantes y del Senado están encargados de fusionar los dos proyectos de ley de impuestos.

In English | El Congreso está intentando fusionar dos planes complejos para cambiar el código tributario nacional y convertirlos en una sola legislación. Para los adultos mayores, el impacto global de los proyectos de ley aprobados por el Senado y la Cámara de Representantes sería devastador, pues aumentaría los impuestos para millones de ellos. Además, los planes también incrementarían el déficit del país, lo cual causaría recortes obligatorios a programas fundamentales para las personas mayores, como Medicare.

La directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, envió una carta a los líderes del Senado (en inglés) sobre su versión para un proyecto de ley de impuestos. En ella, instó al Congreso a trabajar de forma bipartidista para promulgar leyes tributarias que satisfagan las necesidades de la población de mayor edad y lograr un código tributario que sea “más equitativo y eficiente, promueva el crecimiento y produzca suficientes rentas públicas para pagar por programas nacionales [que son] esenciales, entre ellos Medicare y Medicaid”.

Ambos proyectos agregarían $1.5 billones ($1.5 trillion) al déficit. Si el Congreso no toma medidas, según una ley conocida como “Pay-as-You-Go”, un déficit proyectado por esa suma de dinero generaría recortes automáticos de gastos en muchos programas federales, incluido Medicare. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), la legislación tendría como consecuencia recortes de $25,000 millones en Medicare para el 2018.

Un análisis publicado la semana pasada por la Joint Committee on Taxation (comisión conjunta sobre impuestos), una entidad sin afiliación política, reveló que más del 60% de los hogares en el país obtendrían recortes fiscales en el 2019 con el plan del Senado, pero, para el 2027, después de que caduquen los recortes fiscales individuales, aproximadamente la misma cantidad vería un aumento en los impuestos o tendría recortes por debajo de los $100.

Más de un millón de contribuyentes de 65 años o más pagarían impuestos más altos en el 2019, y más de cinco millones tendrían un aumento en sus impuestos para el 2027, según un análisis del Instituto de Política Pública de AARP. Más de cinco millones de adultos mayores no obtendrían ninguna reducción fiscal en el 2019, y 5.6 millones no verían una reducción de impuestos para el 2027.

Si bien el elemento principal de ambas propuestas es un recorte enorme en la mayor tasa fiscal corporativa, que la disminuye del 35 al 20%, hay diferencias importantes entre esas medidas.  El proyecto de ley del Senado —a diferencia del de la Cámara— revoca la disposición de la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio que requiere que la mayoría de las personas del país tengan seguro de salud. Ese cambio a la larga dejaría sin seguro a 13 millones de personas adicionales para el 2027 y aumentaría las primas en el mercado individual un 10% en la mayoría de los años durante la próxima década, según la CBO. Un análisis del Instituto de Política Pública de AARP encontró que las personas de entre 50 y 64 años enfrentarían incrementos promedio en las primas de hasta $1,500 en el 2019.

Los miembros del comité de conferencia de la Cámara y del Senado que están encargados de fusionar los dos proyectos de ley además tendrán que conciliar las perspectivas distintas sobre la deducción de los gastos médicos, la cual es esencial para muchos adultos mayores en el país. Con la iniciativa que apoya AARP, el plan del Senado permite que los contribuyentes deduzcan los gastos médicos que sobrepasen el 7.5% de sus ingresos —comparado con el 10% actual— por los próximos dos años. El plan de la Cámara elimina esta valiosa deducción que utilizan casi el 75% de los contribuyentes de 50 años o más. Un 70% de los contribuyentes que usan esta deducción tienen ingresos por debajo de los $75,000.

El comité de conferencia está trabajando para conciliar las dos propuestas para mediados de diciembre con la intención de enviar la legislación al presidente Trump antes de Navidad. 

Aquí presentamos algunas de las otras disposiciones que también afectarían a los contribuyentes mayores:

Tasas de impuesto. El plan de la Cámara establece cuatro categorías de impuestos: el 12%, el 25%, el 35% y el 39.6%. El plan del Senado establece siete categorías que serían el 10%, el 12%, el 22%, el 24%, el 32% y el 35%, mientras que disminuye la mayor tasa al 38.5%. Los cambios del Senado caducan en el 2025; las categorías de la Cámara serían permanentes. 

Deducciones estándares. El proyecto de ley de la Cámara aumenta las deducciones estándares a $12,200 para los individuos, $18,300 para los jefes de familia y $24,400 para las parejas casadas que presentan su declaración en forma conjunta. El del Senado sube esas deducciones para los individuos a $12,000, y a $18,000 para los jefes de familia y $24,000 para las parejas que presentan su declaración en forma conjunta

Deducciones para contribuyentes de 65 años o más. El proyecto de ley de la Cámara elimina la deducción estándar adicional para los contribuyentes de 65 años o más, mientras que el del Senado la mantiene. Para el 2017, esta deducción es $1,250 para los individuos, $1,550 para los jefes de familia y $2,500 para las parejas en las que ambas personas tienen 65 años o más.

Impuestos estatales y locales. Tanto la versión del Senado como la de la Cámara eliminan las deducciones de impuestos estatales y locales, con excepción de hasta $10,000 en impuestos sobre la propiedad. Esto sería perjudicial para los residentes de estados que cobran impuestos altos, como California, Connecticut, Nueva Jersey y Nueva York.

Intereses hipotecarios. El plan del Senado mantiene el límite de las deducciones de estos intereses en $1 millón, mientras que el de la Cámara reduce el límite de las deducciones de los intereses hipotecarios a $500,000 y ya no permite que se usen esas deducciones para la segunda residencia. 

Venta de la residencia principal. Los individuos continuarían recibiendo hasta $250,000 libres de impuestos por la venta de una vivienda (hasta $500,000 para las parejas). Ambos proyectos de ley requerirían que los vendedores vivan en la propiedad cinco de los ocho años anteriores a la venta, superior al requisito actual de dos de los últimos cinco años. 

Deducción por donación a una entidad benéfica. Ambos proyectos de ley mantienen esta deducción y aumentan la cantidad que los contribuyentes pueden declarar. Sin embargo, la disposición en el proyecto de ley del Senado caduca en el 2025.

Impuesto mínimo alternativo. El proyecto de ley de la Cámara deroga el impuesto mínimo alternativo para corporaciones y contribuyentes individuales. El del Senado mantiene el impuesto mínimo alternativo para ambos grupos, pero aumenta la exención actual de $54,300 a $70,300 para los solteros y de $84,500 a $109,400 para las parejas casadas que presentan su declaración en forma conjunta. El aumento caducaría después del 2025. 

Impuestos sobre la herencia. Tanto el proyecto de ley de la Cámara como el del Senado duplican la cantidad heredada que está exenta de impuestos hasta aproximadamente $11 millones, pero el de la Cámara deroga el impuesto completamente en el 2025.

Crédito tributario familiar. El plan de la Cámara crea un nuevo crédito tributario de $300 por persona para cada adulto y dependiente adulto, que caduca en el 2023.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO