Buzón del Seguro Social

7 mitos sobre el Seguro Social

Beneficios perdidos para siempre, pagos con interés y otras falsedades.

Imagen de una lupa sobre unas letras - Mitos del Seguro Social

El Seguro Social tiene un conjunto de reglas complicadas y muchas excepciones a dichas reglas, por lo cual no sorprende que hayan surgido mitos con el pasar de los años. — Istock

In English | El Seguro Social tiene un conjunto de reglas complicadas y muchas excepciones a dichas reglas, por lo cual no sorprende que hayan surgido mitos con el pasar de los años. Desmentimos siete de los mitos e ideas equivocadas más comunes.

Mito 1: cuando trabajas y aportas impuestos del Seguro Social, el Tío Sam coloca el dinero de tus impuestos en una cuenta a tu nombre. Al jubilarte, te devuelven tu dinero con intereses.

Realidad: el hecho es que el Seguro Social está basado en un sistema de “pago según el uso”. Los impuestos que pagan los trabajadores de hoy cubren los beneficios de los jubilados actuales. Los impuestos del Seguro Social que pagué durante mi carrera ayudaron a pagar los beneficios que recibieron mi madre y padre jubilados. Y en la actualidad, los impuestos del Seguro Social que pagaron mis hijos ayudan a pagar los beneficios del Seguro Social que recibo cada mes.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email

Mito 2: a lo largo de sus vidas, a la mayoría de las personas el Seguro Social y Medicare les devuelven menos dinero de lo que pagaron en impuestos del Seguro Social y de Medicare.

Realidad: no es así, según un estudio del 2013 realizado por el Urban Institute que analizó los impuestos pagados y beneficios recibidos por siete categorías de personas, entre ellas hombres y mujeres solteros y parejas casadas con niveles de ingresos diferentes. En todos los casos, los individuos y parejas que se jubilaron a los 65 años en promedio recibieron más en beneficios del Seguro Social y Medicare combinados de lo que pagaron en impuestos.

Por ejemplo, una típica mujer soltera que ganaba $44,800 en el 2013 pagó $407,000 en impuestos durante sus años de trabajo y recibirá $544,000 en beneficios del Seguro Social y de Medicare a lo largo de su vida. Igualmente, una pareja típica de dos trabajadores donde cada cónyuge ganaba $44,800 en el 2013 pagó $816,000 en impuestos y recibirá casi $1.03 millones en beneficios. Sin embargo, en algunas situaciones los beneficiarios más jóvenes, tanto solteros como parejas con dos trabajadores, pagarán más en impuestos del Seguro Social de lo que les devuelven, aunque después de tener en cuenta Medicare, todos salen ganando, según el estudio.

Mito 3: si quedas discapacitado por una enfermedad grave y poco común, tendrás que esperar mucho tiempo en una fila larga con todos los demás solicitantes para recibir beneficios por discapacidad.

Realidad: no es así. El Seguro Social tiene un programa llamado Aprobaciones por Compasión, que fue creado para proporcionar beneficios por discapacidad con rapidez a personas con enfermedades poco comunes y potencialmente mortales. En la actualidad, hay más de 200 enfermedades en la lista de Aprobaciones por Compasión, que van de la “A” (angiosarcoma) a la “Z” (síndrome de Zellweger). El programa permite que el Seguro Social acelere los beneficios por discapacidad para solicitantes con discapacidades obvias sobre quienes se puede obtener rápidamente la información médica. Puedes ver la lista completa de enfermedades en el sitio web del Seguro Social (en inglés).

Mito 4: un hombre o una mujer casados que nunca han trabajado no reúnen los requisitos para recibir beneficios del Seguro Social.

Realidad: las reglas de hecho permiten que personas como estas reciban pagos del Seguro Social basados en el historial de trabajo de sus cónyuges. Los cónyuges que no trabajen pueden recibir beneficios de hasta el 50% de los beneficios que reciben sus cónyuges que trabajen. Para tener derecho a recibir beneficios, el cónyuge que no trabaje debe tener por lo menos 62 años y el cónyuge que trabaje por regla general debe estar recibiendo beneficios jubilatorios o por discapacidad.

El beneficio conyugal brinda oportunidades para implementar varias estrategias que con el tiempo pueden mejorar los ingresos del Seguro Social de una pareja de casados. Por ejemplo, cuando el cónyuge que trabaje llega a la edad plena de jubilación, puede solicitar los beneficios jubilatorios y luego inmediatamente suspender dichos beneficios. Hacerlo le permite al otro cónyuge solicitar el beneficio conyugal. Además, el cónyuge que trabaje puede seguir haciéndolo y obtener créditos por postergar la jubilación, del 8% cada año. Para obtener más información, lee “Planificador de beneficios por jubilación: beneficios para tu cónyuge”.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

seguro social
preguntas y respuestas

OFERTAS Y BENEFICIOS

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad