Longevidad

David Murdock quiere que usted viva por siempre

En un pueblo industrial en apuros, el multimillonario está gastando una fortuna para tratar de librarse —y librar a los demás— de las enfermedades propias de la edad.

In English l “Creo que quien quiera vivir más de 100 años puede hacerlo”, proclama el empresario multimillonario David Murdock. Semejante pronunciamiento sorprende de alguien con la historia familiar de Murdock, que ha perdido prematuramente a muchos seres amados. Su madre falleció de cáncer a los 42 años, y dos de sus tres hijos murieron antes de cumplir los 40. Sus dos hermanos fallecieron antes de llegar a los 70. Y Gabriele, su amada tercera esposa y madre de sus hijos, falleció de cáncer de ovario a la edad de 43 años.

Vea también: 15 'superalimentos' que no deben faltar en su mesa.

David Murdock en Kannapolis en Carolina del Norte

David Murdock procura hallar el secreto de la longevidad. — Foto: Peter Yang

Y sin embargo, estas pérdidas no han menguado las esperanzas de Murdock de vivir mucho tiempo y bien. En todo caso, no han hecho más que nutrirlas. Murdock —un titán inmobiliario artífice de su propio éxito, que preside el directorio de Dole Food Company— acaba de cumplir 90 años y cree que los nutrientes presentes en las frutas, los vegetales, las semillas y las cáscaras contienen la llave acceso a la longevidad. “Jamás pienso en la edad”, afirma, sentado en un sofá de seda roja en su apartamento de dos plantas con vista al Central Park. “Me limito a pensar en aquello con lo que me alimento”.

Desparramados sobre la mesa auxiliar de mármol de Murdock hay libros sobre nutrición. Su fe ciega en el poder de la comida saludable se ha convertido en su evangelio personal. Y ahora, ese evangelio está guiando la gran misión de su vida: ayudar a la ciencia a derrotar a la muerte y resucitar a un pueblo moribundo en el proceso.

Acompañado de un café con leche de almendras, Murdock, el 213 hombre más rico del país, admite que no siempre fue de comer saludablemente. “No tenía ningún reparo en agregar un cuarto de crema batida sobre las fresas”, dice. Pero cuando a Gabriele, nacida en Alemania, pintora y patrona de las artes, se le diagnosticó cáncer en 1983, lo reconsideró. Durante el año y medio que la pareja pasó en Mayo Clinic mientras Gabriele se sometía a radiación, quimioterapia y cirugía —y mientras se afinaba su espléndido cabello castaño y su luminosa piel adquiría un tono ceniciento—, Murdock intentaba encontrar maneras de ayudarla a sobrevivir, lo que incluía darle alimentos más frescos. Finalmente, llegó a sospechar que una dieta más saludable podría haber impedido su enfermedad. Tras la muerte de Gabriele en 1985, Murdock transformó su pena en una cruzada por descubrir todo lo que pudiera acerca de la nutrición.

A medida que leía libros y entrevistaba a investigadores, Murdock fue cambiando drásticamente su dieta. Eliminó las carnes rojas —“el beso de la muerte”, las llama él— y luego el pollo, porque contienen grasas saturadas. Más adelante, les llegó el turno a los lácteos con grasas saturadas. “Si alguien me pagara un millón de dólares por tomar un vaso de leche, no lo haría”, afirma este perfeccionista, según él mismo se describe. Y, con total descaro, agrega: “Tal vez sea porque no necesito el dinero”. (Murdock compró su primer negocio, una cafetería de Detroit, a los 22 años con $1,200 prestados, y lo vendió 18 meses más tarde con una ganancia de $700. Hoy, después de toda una vida dedicada a comprar, construir y vender, su patrimonio neto se estima en $2,400 millones ($2.4 billion)).

Mientras Murdock eliminaba los productos de origen animal de su dieta, aumentaba el consumo de vegetales, y no solamente de las partes que el resto de nosotros suele comer. Consume cada parte de frutas y verduras, en especial las cortezas, porque está convencido de que “todo lo que toca el sol tiene valor nutricional”. La piel del coco y las hojas de apio están a la orden del día; las pieles de banana y las hojas de la piña pasan por la licuadora y terminan en un batido. Todavía come pescado, y en ocasiones, esos batidos también incluyen colas de langostinos o sardinas con huesos.

Si fuera por lo que se aprecia visualmente, la inusual dieta de Murdock estaría funcionando. Su piel está brillante; sus ojos, límpidos, y se levanta del espléndido sofá sin ningún esfuerzo. Su traje rayado cae suelto sobre su estructura corporal de 5.8 pies de altura, y mínimos rollitos interrumpen un otrora firme físico. Murdock se levanta a las 4:30 a. m. y hace ejercicio diariamente, aunque “no creo que me mueva lo suficiente”, afirma con voz grave, pero enérgica, como si estuviera dando una orden. Y su mente está lúcida. “Puedo memorizar cinco páginas de balance”, comenta —una compensación por su dislexia de toda la vida—. Admite que puede a veces olvida las cosas. “Pero”, bromea, “suele ser una mera excusa para evitarlo”.

Inspirado por sus hallazgos sobre la manera en que la nutrición puede mejorar la salud, en el 2001, Murdock escribió, junto con profesionales de Mayo Clinic y UCLA, un libro enciclopédico al respecto. Pero, salvo por eso, limitó su proselitismo a favor de la comida saludable a sus amigos y familiares. Nunca pensó en crear una instalación íntegra dedicada a la investigación que sirviera de púlpito donde difundir sus opiniones. Pero debido a un accidente inmobiliario, eso es exactamente lo que sucedió.

Siguiente: Uno de los sitios de investigación más diversos del mundo. »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

video
Ensalada para bajar el colesterol

Nota: Para ver los subtítulos en español, presione el botón de "CC".

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

blogs

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP