Conoce más

Cerrar
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis


Herramienta para ahorrar en medicamentos recetados.

Herramienta

Para ahorrar en medicamentos recetados

Best Western

Best Western

Ahorros exclusivos para los socios

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Celebra la Herencia Hispana

guía de becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad. ¡Entra!

más
videos

Reforma de Salud
Información de AARP

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Nuevos estudios

Mayor riesgo si su madre tiene Alzheimer

Los genes de la madre, aparentemente, pasan a sus hijos la tendencia a padecer la enfermedad.

In English | Según un estudio publicado, recientemente, en el diario médico Neurology, si su madre padece de Alzheimer, usted tiene más probabilidades de contraer la enfermedad que si la padeciera su padre.

3 generaciones de mujeres: Alzhiemers un vínculo materno

— Image Source/Getty Images

El estudio se agrega a las cada vez más numerosas pruebas de que la tendencia a padecer la enfermedad es, aparentemente, transmitida por los genes maternos. Según estudios previos, las personas que tienen un pariente directo con la enfermedad, ya sea la madre, el padre, un hermano o una hermana, tienen de cuatro a diez veces más posibilidades de contraer Alzheimer que aquellas cuyos parientes directos no padecen esta enfermedad.

Los expertos señalan que, en el futuro, las investigaciones podrían conducir a la manipulación genética, lo que podría evitar la enfermedad. Por el momento, sin embargo, estas pruebas pueden servir para motivar a las personas con historial familiar de Alzheimer a que coman alimentos saludables y a hacer ejercicios, dos estrategias vinculadas a disminuir los riesgos de contraer la enfermedad.

Para este estudio, los investigadores de la University of Kansas, durante dos años, estudiaron a 53 hombres y mujeres saludables mayores de 60 años. De esas personas, 11 tenían una madre que padecía la enfermedad y 10, a un padre, y los otros 32 no tenían antecedentes en su familia. Durante todo el estudio, se les hicieron, a estos grupos, tomografías del cerebro y pruebas de memoria.

Los investigadores encontraron que las personas, cuya madre padecía Alzheimer, tenían el doble de encogimiento del cerebro que aquellos que tenían al padre con la enfermedad o que ninguno de sus padres la sufría. Los hombres y mujeres cuyas madres padecían Alzheimer presentaban una y media veces más encogimiento que aquellos cuyo padre tenía la enfermedad. El encogimiento cerebral es una de las señales tempranas clave de esta afección. Robyn Honea, autora principal de la investigación y profesora asociada de neurología en la escuela de medicina de la Universidad de Kansas, señaló que ninguna de las personas investigadas contrajo la enfermedad durante el estudio.

En la actualidad, más de cinco millones de estadounidenses tienen la enfermedad de Alzheimer, pero todavía no existe un tratamiento o cura probados.

“Mientras más conocemos sobre lo que nos coloca en riesgo, más indefensos nos sentimos”, agrega Honea. Pero tener una madre que padece de Alzheimer “no quiere decir que usted contraerá la enfermedad”. Añade que para contraer la enfermedad, una compleja combinación entre naturaleza y crianza parece estar involucrada.

Lisa Mosconi, profesora asociada de psiquiatría en el Center for Brain Health de NYU Langone Medical Center, explica que esta investigación es la primera en estudiar a personas saludables y en utilizar imágenes del cerebro a través de resonancias magnéticas para llevar un seguimiento de los cambios del cerebro a través del tiempo, y refuerza las pruebas del vínculo materno y la enfermedad.

Mosconi no participó en este estudio, pero ha llevado a cabo investigaciones anteriores que identificaron que las personas cuyas madres tenían Alzheimer mostraban mayores señales de atrofia cerebral que aquellas cuyos padres padecían la enfermedad, o que no tenían antecedentes en su familia.

Mientras tanto, ambas investigadoras llevan un seguimiento de las personas que participaron en sus estudios, para ver qué hombres y mujeres contraen la enfermedad de Alzheimer, y, quizás más importante, ver lo que pueden aprender de aquellos que no la contraen. Una teoría es que el enlace entre madres e hijos y el Alzheimer se debe a que el agente desencadenante pasa a través del material genético transmitido únicamente por las madres.

Mosconi admite su impaciencia. Cuenta que su abuela falleció hace poco, víctima de la enfermedad, y que ahora le preocupa su madre. Pero ella y otros científicos dicen que hay razones para no perder las esperanzas, ya que las compañías y los investigadores trabajan arduamente para encontrar medicamentos que eviten o frenen el progreso de la enfermedad.

“Es solo cuestión de tiempo. No significa que nunca encontraremos la cura”, explica Mosconi. “Creo que, con suerte, en unos años más vamos a contar con algo que sea realmente eficaz contra la enfermedad”.

Elizabeth Agnvall es escritora y contribuye con AARP Bulletin.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

hablan los
expertos

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?