Conoce más

Abrir
Denny's

Denny's

Ahorros todo el día, todos los días


Revise su IMC con esta calculadora en línea.

¿Cuán saludable es tu peso?

Descúbrelo aquí

Annas Linens

Anna's Linens

Los socios ahorran en las compras

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Celebra la Herencia Hispana

guía de becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad. ¡Entra!

más
videos

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Su salud

Enfermarse con medicamentos

Lo que ha tomado por años puede tener efectos secundarios repentinos y atemorizantes.

Medicinas que hacen daño

— Mark Lund Homeroom

In English | Una tarde de junio del 2009, la abogada en derecho civil, de Los Ángeles, Lisa Herbert (no es su nombre real), de 61 años, estaba haciendo compras en Trader Joe’s, cuando, de repente, se desorientó.

Por una hora deambuló por los pasillos, confundida, llenando su carrito con pasteles de chocolates y tamales congelados. En su hogar, habló sin parar, le gritó a su compañera de apartamento, y —convencida de que había descubierto una manera ingeniosa de limpiar el apartamento— arrancó un extintor de fuego de la pared y bañó la cocina y el baño con una espesa espuma blanca.

Para la mañana siguiente, la claridad mental de Herbert había regresado junto con una profunda vergüenza y confusión acerca de qué había sido lo que la había hecho comportarse de manera tan extraña. La respuesta —de la que su médico, siempre atento, sospechó de inmediato— fue intoxicación por medicamentos, una acumulación gradual en su flujo sanguíneo de los fármacos recetados.

Durante los últimos seis años, Herbert, quien sufre de esclerosis múltiple, estuvo tomando baclofen para controlar los espasmos musculares de las piernas. Tomó la misma dosis todo ese tiempo sin presentar efectos adversos, pero, tres meses antes del episodio de desorientación, comenzó una  estricta dieta baja en hidratos de carbono que la hizo perder 15 libras. Como estaba más delgada y continuó tomando la misma dosis de baclofen, el fármaco se acumuló hasta alcanzar niveles tóxicos.

A pesar de que la intoxicación por medicamentos es un problema de salud común y serio, muchas veces pasa inadvertida, tanto para los pacientes como para los médicos, quienes no suelen sospechar de esta afección como la causal de síntomas tales como desorientación mental, mareos, visión borrosa, pérdida de memoria, desmayos y caídas.

Si bien la intoxicación puede ser consecuencia de una dosis muy alta de medicación, también puede aparecer si la capacidad de una persona para metabolizar un fármaco cambia en el tiempo o, como en el caso de Herbert, si, simplemente, deja de necesitar esa cantidad de medicación porque ha perdido peso.

Las personas mayores corren más riesgo de intoxicación por medicamentos, pero la gente más joven también puede sufrirla. La intoxicación por medicamentos es “un problema de salud grave, incluso para las personas de 40 y 50 años”, señala el médico Mukaila A. Taji, jefe de medicina geriátrica en la University of Texas Medical Branch (Facultad de Medicina de la Universidad de Texas), de Galveston.

“La mayoría de los fármacos se eliminan del cuerpo a través de los riñones y del hígado, pero cuando entramos en la cuarta década comenzamos a acumular grasa y a perder masa muscular, lo que va acompañado de una declinación progresiva de la capacidad de los riñones y del hígado de procesar y eliminar los medicamentos.

Por lo que tenemos mayores probabilidades de sufrir una intoxicación oor medicamentos”. Según los hallazgos del estudio Baltimore Longitudinal Study of Aging, la pérdida de la función renal relativa a la edad comienza, muchas veces, a los 30 años, incluso antes,  y empeora con cada década que pasa.

A pesar de que la conexión entre el envejecimiento y la intoxicación por medicamentos está bien establecida, a veces, los médicos no relacionan los síntomas del paciente con una reacción adversa a los fármacos y, en cambio, los atribuyen a una nueva afección.

“Como médicos, atendemos a muchos pacientes que llegan con la típica queja ‘no me siento bien’, o, quizás, se los ve confundidos y deshidratados, y lo atribuimos a una enfermedad viral, cuando, en realidad, es causada, al menos en parte, por la medicación que están tomando”, afirma médico toxicólogo Kennon Heard, profesor adjunto de la University of Colorado School of Medicine (Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado), en Denver.

También podría culparse, al menos parcialmente, a la tendencia de los médicos de recetar medicamentos. “Existe una tendencia en los médicos a recetar una medicación para cada síntoma, y no todos los síntomas requieren de medicamentos”, afirma el doctor Raji. Los especialistas sostienen que mientras más medicamentos tome un paciente, más probable será que uno de ellos alcance niveles de toxicidad.

Finalmente, a menudo los pacientes concurren a varios médicos que no se comunican entre sí y, de este modo, terminan recetándoles fármacos similares, los que, al combinarse, pueden alcanzar niveles tóxicos. Los especialistas también afirman que los historiales clínicos electrónicos ayudarán a terminar el problema comunicacional.

Los sistemas Computerized Clinical Decision Support Systems (Sistemas de apoyo computarizados para las decisiones clínicas), utilizados por muchos hospitales para generar recomendaciones específicas para la atención del paciente, también serán de gran ayuda. Un estudio sobre la efectividad de los sistemas del 2005, realizado por el Journal of the American Medical Association (periódico de la Asociación Médica Estadounidense), mostró mejorías en el diagnóstico y en la dosificación y prescripción de medicamentos.

Para evitar este tipo de intoxicación, los pacientes deberían mostrarse proactivos y mantener un registro detallado de los medicamentos que estén tomando —incluidos los de venta libre— y llevárselo a cada doctor que consulten.

También pueden insistirles a sus médicos que consideren la intoxicación por medicamentos cuando aparezca un nuevo síntoma. “Muchos médicos no hacen pruebas específicas de intoxicación por medicamentos”, explica el doctor Raji, “y un simple CBC (hemograma completo) [o muestra química de sangre] no la detectará”. Determinados exámenes de sangre pueden monitorear los niveles y los efectos de varios fármacos, entre ellos la levotiroxina (Synthroid), la warfarina (Coumadin), algunos antibióticos y la digoxina (Lanoxin).

Pero aun así, continúa, “los niveles de digoxina en la sangre considerados ‘normales’ en los textos médicos, se basan en estudios realizados en personas jóvenes”. Según los especialistas, en general, la mejor manera de determinar si existe intoxicación por medicamentos es eliminar o reducir la dosis de la medicación de la que se sospeche, siempre que sea seguro hacerlo, tal como lo hizo el médico de Lisa Herbert.

Los pacientes también deberían leer las instrucciones de seguridad que vienen con la medicación, antes de tomarla. Después de recuperarse de lo que ella llama su “locura cognitiva”, Herbert finalmente leyó el prospecto del baclofen y descubrió, en letra pequeña, los efectos adversos, raros, pero posibles, del fármaco: convulsiones, confusión y hasta alucinaciones. Se dio cuenta de que si lo hubiera leído antes, tanto ella como su compañera de cuarto podrían haberse ahorrado una gran dosis de angustia, sin mencionar el día de trabajo que llevó limpiar el apartamento.

Los medicamentos más dañinos potencialmente

Tres clases de medicaciones —anticoagulantes (warfarina, aspirina, clopidogrel), agentes antidiabéticos (insulina, metformina, gliburida, glipizida, clorpropamida) y agentes terapéuticos (digoxina, fenitoína, litio, teofilina, ácido valproico)— son los responsables de casi la mitad de todas las visitas a la sala de emergencias por situaciones relativas a efectos adversos de fármacos en pacientes mayores. Otros medicamentos que son problemáticos para las personas mayores son:

Barbitúricos

Flurazepam

Meprobamato

Pentazocina

Trimetobenzamida

Alcaloides de belladonna

Diciclomina

Hiosciamina

Amitriptilina

Imipramina

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?