Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones disponsible ¡gratis!

Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Prevención

Para comprender la soledad

De qué manera los adultos pueden evitar los efectos aislantes de la soledad crónica.

El Dr. John T. Cacioppo, dirige el Center for Cognitive and Social Neuroscience (Centro de Neurociencia Cognitiva y Social) en la University of Chicago. También es coautor de Loneliness: Human Nature and the Need for Social Connection (Soledad: la naturaleza humana y la necesidad de las relaciones sociales), que analiza las raíces evolutivas de la soledad. Le pedimos que nos explicara por qué los vínculos sociales nos ayudan a llevar vidas saludables, de qué manera la soledad amenaza nuestro bienestar, y qué pueden hacer las personas para acabar con este círculo destructivo.

¿Qué es la soledad? ¿En qué se diferencia de estar solo?

La “soledad” expresa el dolor de sentirse solo, en tanto “estar solo” expresa la alegría de encontrarse solo. La soledad es una condición psicológica debilitante. Se caracteriza por una profunda sensación de vacío, inutilidad, falta de control y amenaza personal. El aislamiento psicológico puede contribuir a la sensación de soledad, pero las personas pueden sentirse solas dentro de un matrimonio, de una familia o en una multitud. Y tal como reveló la encuesta de AARP The Magazine, millones de personas sufren de soledad, todos los días.

En su libro, usted señala que la soledad tiene un cometido.

En los inicios de nuestra historia como especie, sobrevivimos y prosperamos únicamente juntándonos —en parejas, en familias, en tribus— para brindarnos mutuamente protección y asistencia. La soledad evolucionó como otra forma de dolor; es lo que los neurocientíficos llaman “un estado aversivo”, en el sentido de que nos advierte que debemos cambiar nuestras conductas, del mismo modo que lo hacen el hambre, la sed o el dolor físico. De modo que, si bien la soledad parecería no tener aspectos beneficiosos, es lo que nos motiva a renovar los vínculos que necesitamos para sobrevivir.

¿Son la soledad y la depresión la misma cosa?

Sencillamente, no. Sentirse socialmente aislado —solitario— implica que uno desea estar cerca de otras personas, pero no sabe con certeza en quién puede confiar plenamente. Sentirse deprimido implica que, por lo general, uno se siente triste y aletargado; cuando eso sucede, hasta los eventos placenteros no sociales de la vida, como un bello atardecer, parecen menos placenteros que de costumbre. La soledad hace referencia a cómo se sienten las personas respecto de sus relaciones sociales, mientras que la depresión alude a cómo se siente la gente con respecto a sus vidas en general. Dado que la soledad puede llevar a la depresión, una persona puede estar, a la vez, sola y deprimida. Sin embargo, uno puede estar deprimido por muchas otras razones, aparte de la soledad, y la soledad no siempre lleva a la depresión. Muchos estudiantes que se marchan a la universidad experimentan sensaciones de soledad y tristeza producidos por la separación de sus amigos y familiares, pero la soledad los motiva para hacer nuevos amigos; de ese modo escapan de las garras de la soledad, antes de caer en la depresión.

Suena como si resultara fácil que la gente se quede atrapada en la soledad crónica.

Necesitamos de los demás para sobrevivir y prosperar, de modo que la soledad hace que nos sintamos no sólo tristes, sino también inseguros. Y cuando nos sentimos inseguros, reaccionamos velando por nosotros mismos, lo que interfiere con la posibilidad de relacionarnos con los demás. Así que cuando una persona se vuelve solitaria, puede quedar atrapada en un circuito de retroalimentación negativa.

¿Cómo podría alguien saber si es un solitario crónico?

La mayoría de las personas se sienten solas en algún momento de sus vidas. Pero eso no quiere decir que sean solitarios crónicos, como tampoco el hecho de sentir dolor en algún momento de sus vidas quiere decir que estén sufriendo un dolor crónico. Si, en cambio, alguien se siente solo por meses o años, podría ser catalogado como un solitario crónico.

¿La soledad puede tener riesgos para la salud?

La soledad ha sido asociada con un mal funcionamiento del sistema inmunológico, presión arterial elevada, niveles altos de hormonas de estrés, baja calidad de sueño, obesidad, alcoholismo y abuso de drogas, e, incluso, con la demencia en adultos mayores. La evidencia ha motivado que la soledad haya llegado a ser considerada un serio riesgo para la salud, sumándose a riesgos más conocidos como la obesidad o el tabaquismo. La soledad también hace que disminuyan las funciones ejecutivas del cerebro, haciéndole más difícil a la persona solitaria controlar impulsos tales como permitirse ciertos placeres culposos, en vez de ejercitarse o alimentarse correctamente.

¿Cómo se puede enfrentar o superar la soledad?

Para combatir la soledad, sugiero cuatro simples pasos, que he capturado en el acrónimo EASE:

La “E” corresponde a “extender su campo de acción”. La percepción de estar amenazado causa el abandono y la pasividad asociados con la soledad. Para probar otras maneras de comportarse sin esa sensación de peligro, se necesita un lugar seguro para experimentar. De modo que comience de a poco: trabaje como voluntario en un refugio o un hospicio, tutele niños o colabore con un equipo de jóvenes de alguna disciplina deportiva. No necesariamente le agradecerán ni elogiarán sus buenas acciones —no es lo que está buscando—, pero podría llegar a experimentar las sensaciones positivas que lo pueden ayudar a reforzar el deseo de cambiar, al tiempo que aumenta su confianza.

La “A” corresponde a “acción”. Algunas personas se ven a sí mismas como a la deriva en una balsa genética o ambiental, cuyo curso no pueden controlar. Darse cuenta de que no somos víctimas pasivas —que podemos cambiar nuestra situación cambiando nuestros pensamientos, expectativas y comportamientos hacia los demás— puede generar una sorprendente sensación de poder.

La “S” corresponde a “selección”. La solución a la soledad no es la cantidad de las relaciones, sino la calidad de las mismas. Debido a que los vínculos humanos obedecen a necesidades mutuas, se requieren niveles de intimidad e intensidad iguales de ambos lados. Así que procure detectar qué eventuales relaciones pueden llegar a tener futuro y cuáles serían una pérdida de tiempo. Para las personas con una tendencia a estar en silencio, por ejemplo, es una buena idea elegir a alguien que se sienta cómodo con una compañía silenciosa. El modo que usted utilice para conocer gente dependerá de la clase de personas que desee conocer.

La “E” final corresponde a “espere lo mejor”. Tenemos más control sobre nuestros pensamientos y patrones de conducta de lo que creemos. Con un poco de práctica, cualquiera de nosotros puede “hacer más cálido” lo que mostramos al mundo. Esta calidez y buena voluntad de parte de uno probablemente genere calidez y buena voluntad en los demás. Ese es el poder de la reciprocidad.

¿Cuántos recursos —programas, sitios de internet, líneas telefónicas directas— hay disponibles para las personas que están solas?

Desafortunadamente, no muchos. Una organización útil que conozco es Little Brothers: Friends of the Elderly (Hermanos pequeños: Amigos de los ancianos), que se dedica a mitigar la soledad de los adultos mayores que viven aislados.

Esta falta de programas sugiere que no se toma la soledad tan seriamente como se debería.

Deje que ponga esto en perspectiva. La gente solía pensar que había que ocuparse sólo de las necesidades físicas de los infantes. Luego, aprendimos que el contacto humano y el afecto también eran esenciales. Existe un paralelismo en la visión actual de los adultos mayores. Nuestra sociedad le presta mucha atención al estado de salud y a la situación financiera, pero muy poca al entorno social de la persona: si se sienten socialmente aislados, o si tienen o no relación con personas en las que confían y a las que quieren. La mayoría de la gente todavía considera que la soledad es un déficit personal o una debilidad. Dado que está estigmatizada, quienes la sufren tienden a negarla, ignorarla o intentan “soportarla”. Contrariamente, quienes no se sienten solos la ven como un problema de la otra persona.

Como dije antes, es cada vez más la evidencia que señala que la soledad es un serio factor de riesgo para la salud. Para los factores de riesgo más tradicionales, como el tabaquismo y la obesidad, existen métodos conocidos, con respaldo científico, para ayudar a las personas a disminuir sus riesgos de enfermarse. Pero ¿cuál es la estrategia correcta para reducir la soledad de una persona? ¿Es simplemente una cuestión de rodear a una persona solitaria con otras personas, dándole más oportunidades para socializar? ¿Necesitan desarrollar destrezas sociales? ¿Requerirá una persona solitaria de algún tipo de ajuste cognitivo para interrumpir el ciclo de pensamientos y percepciones negativos? Creo que debemos tomarnos esta cuestión con seriedad —y buscar las mejores respuestas posibles— si queremos disfrutar nuestros últimos años.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.