María Dueñas: El éxito fue un ‘golpe de la fortuna’

La escritora española nos cuenta de su nueva novela, ‘La Templanza’.

María Dueñas

Luego de varios años de paciente espera, a los lectores de María Dueñas les ha llegado su momento: la publicación de La Templanza. Es la tercera novela de la escritora que se hizo famosa de la noche a la mañana con su magistral novela El tiempo entre costuras, publicada en Estados Unidos en el 2011. Hace solo seis años de esa fecha, pero ya la escritora se había convertido en una estrella en el firmamento literario. Su estrella brilla con más fulgor desde que esa novela pasó a la pantalla chica en una serie que también fue un exitazo y que Netflix compró para deleite de los que vivimos en este lado del mar Atlántico.

Dueñas nos concedió una entrevista en la que nos cuenta, entre otras cosas, como construye sus novelas, no a través de los personajes, sino inspirada por ciudades que la embrujan. La Habana es una de las ciudades protagonistas en La Templanza que, por otra parte, vuelve a un tema común en sus libros: la necesidad del protagonista de reinventarse como arma de sobrevivencia. Además, nos dice, ya está terminando su próxima novela —sobre la colonia de inmigrantes españoles en el Nueva York de los años 30— que será publicada  a principios del 2018. 

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Las ciudades son personajes centrales en tus novelas. ¿Por qué?

Los escenarios locales, efectivamente, son fundamentales en mis novelas. De hecho, suelen ser la clave porque normalmente la idea inicial en todas mis historias arranca ahí, eligiendo un entorno concreto; luego viene el encuadre histórico. Una vez que tengo bien definidas esas coordenadas de espacio y tiempo es cuando empiezo a crear a los personajes y armo la ficción. En el caso concreto de La Templanza, como el personaje de Mauro Larrea necesitaba un pasado, opté por arrancar la novela en México, que es a donde él llega desde su España natal, donde prospera primero y donde le llega después la quiebra financiera. El paso siguiente es llevarle hasta La Habana en busca de oportunidades para su recomposición y, desde Cuba, por una serie de carambolas inesperadas, cruzará el Atlántico para llegar hasta Jerez. Se trata de tres escenarios maravillosos, tres ciudades legendarias que en el siglo XIX tuvieron además una relevancia muy especial.

¿Hay personajes de la vida real que inspiraron a estos personajes, como ocurrió con tu primera novela? Si es así, ¿quiénes son o fueron?

Algunas de aquellas bodegas jerezanas del XIX fueron establecidas con lo que por entonces se llamaban “capitales de retorno”, es decir, con el dinero que traían los legendarios indianos que volvían desde las Américas a la madre patria interesados en invertir en negocios prometedores. Entre esos hombres hubo algunos que amasaron sus fortunas en las minas de plata de México, y ese fue el prototipo de que elegí para mi protagonista. La figura de Mauro Larrea, por tanto, se inspira no en un personaje histórico concreto, sino en el conjunto de aquellos prósperos mineros hechos a sí mismos. Es un hombre carismático, atractivo y seguro de sí mismo, a quien de pronto la vida le da un fuerte revés y a partir de ahí se tiene que pelear por su reconstrucción.

¿Cómo se te ocurrió la idea de este libro?

Siempre me ha fascinado el mundo del vino y, de una manera muy particular, me seducía ese enclave magnífico que durante siglos ha sido Jerez, con sus viñedos, sus bodegas y su comercio internacional. En mi historia me centro particularmente en la segunda mitad del XIX porque fue un momento espléndido para la zona y el sector. Jerez exportaba por entonces enormes cantidades de vino a Inglaterra y al mundo entero, llegaban emprendedores dispuestos a invertir en viñas y bodegas, la ciudad bullía. Se trataba en definitiva de un entorno y unos tiempos deslumbrantes para una novela.

¿Fuiste a La Habana cuando estabas escribiendo o pensando en esta novela?

¡Por supuesto! Me pateé durante días la Habana Vieja, contemplé fachadas, me adentré en casas y patios, respiré el olor a mar… Por fortuna, prácticamente todo el trazado urbano que yo recorro en La Templanza se mantiene en pie, lo mismo que la mayoría de los edificios, los nombres de muchas calles y algunos rincones emblemáticos. Para mí fue maravilloso pasear por La Habana con mi ficción dentro de la cabeza; me resultó fascinante poder recrear mentalmente aquella ciudad colonial tan vibrante, espléndida y cautivadora.

La idea de la renovación o de reinventarse parece ser un tema recurrente en tu obra. ¿A qué se lo atribuyes?

Me gusta la gente así, flexible, positiva y adaptativa, capaz de seguir adelante cuando los vientos de la vida soplan en contra. Aprecio a esas personas que tienen el coraje suficiente como para encarar los golpes con entereza y sin dejarse vencer, las que buscan salidas a sus problemas sin esperar que nadie se los resuelva, abriendo nuevos derroteros en su existencia, explorando caminos inesperados y acomodándose a lo imprevisto con valor y dignidad.

Cuesta pensar que cargabas todas estas historias contigo mientras llevabas una vida académica, o tal vez no. Tal vez tú también te “reinventaste”, como tus personajes. Cuéntanos cómo fue.

Es cierto que en cierta manera yo también me he reinventado, aunque no fue a costa de un golpe vital ni fruto de un plan previsto. Simplemente, siendo una profesora universitaria con la vida organizada, decidí escribir una novela [El tiempo entre costuras] que, por esos golpes de la fortuna, tuvo una excelente acogida por parte de los lectores. Ese éxito me alentó para seguir escribiendo; dejé la universidad, vinieron nuevas novelas, y aquí sigo…

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

blogs

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad