Historias del corazón

20 rancheras inolvidables y sus intérpretes más famosos

La tradición de un género musical de México.

El hijo desobediente

Antonio Aguilar
Lo llamaban “El charro de México”. Fue un pilar de la cultura latinoamericana durante el siglo XX, grabando más de 150 discos y protagonizando docenas de películas durante la edad de oro del cine mexicano. El hijo desobediente es uno de sus corridos más populares, ejemplificando la recia expresividad de su voz. Con su segunda esposa —la actriz Flor Silvestre— fue padre de dos hijos, incluyendo a Pepe Aguilar, que continúa preservando el legado de la ranchera hasta el día de hoy.

Los Angeles Times/Getty Images

Amor eterno

Rocío Dúrcal
No es necesario haber nacido en México para representar a la música de mariachi con autenticidad. Nacida en Madrid en 1944, Rocío Dúrcal comenzó su carrera cantando y actuando en películas juveniles españolas de los años 60. El destino quiso que conociera a Juan Gabriel a fines de los 70, entablando una colaboración mágica, grabando varios discos con las composiciones del cantautor michoacano. La ternura de Costumbres y Amor eterno son dos de los momentos más felices de esta dupla creativa. Falleció en el 2006, con sólo 61 años.

Alejandro González/Newscom

Como quien pierde una estrella

Alejandro Fernández
De tal palo, tal astilla. Nacido en Guadalajara en 1971, Alejandro Fernández no sólo aprendió a emular a su padre —el legendario Vicente “Chente” Fernández— en el arte de interpretar rancheras con el corazón en la mano, sino que también incursionó en el pop latino de masiva aceptación comercial, con baladas y producciones de lujo. Se destaca su esmerada elección de productores, estudios de grabación y músicos que lo acompañan. “Como quien pierde una estrella” es una de sus rancheras más sofisticadas.

ZUMA/Alamy Stock Photo

Camino de Guanajuato

Miguel Aceves Mejía
Se podría afirmar que José Alfredo Jiménez nunca escribió una letra falsa. Y el cariño que este prolífico compositor sentía por su pueblo de origen tiñe a Camino de Guanajuato de un entusiasmo avasallador. Quizás la mejor interpretación de esta ranchera sea la de Miguel Aceves Mejía, el cantante de Chihuahua que empezó su carrera durante los años 30 con el trío Los Porteños. Distinto a Pedro Infante y Jorge Negrete, Mejía disfrutó de una larga vida, permitiéndole desarrollar una extensa carrera tanto en el mundo del disco como en las películas de la época.

Newscom

Cielo rojo

Flor Silvestre
Esposa de Antonio y madre de Pepe Aguilar, Flor Silvestre ha pasado su larga vida —cumple 85 en agosto — rodeada de gigantes de la cultura. Sin embargo, ella también acaparó la atención de las multitudes con su notable belleza, dotes actorales y una manera de cantar que se destaca por su fuerza y poder sentimental. Un huapango visceral y sombrío, obra del compositor jaliscience Juan Záizar, Cielo rojo fue el tema que la hizo famosa como intérprete en la década de los 50.

Pedro Sanchez/Newscom

Sombras

Javier Solís
Vivió tan sólo 34 años, pero ese tiempo le alcanzó para convertirse en una de las voces monumentales de la música mexicana, demostrando su ductilidad en grabaciones con tríos y mariachi. Lo descubrieron los integrantes del Trío Los Panchos, y comenzó a grabar LPs en la década de los 50. Innovador del bolero ranchero, interpretó canciones asociadas con tríos, pero en formato de ranchera con orquestaciones fastuosas. Payaso, Vereda tropical, En mi viejo San Juan y la versión definitiva de Sombras son algunos de sus más grandes éxitos. Falleció en 1966.

via Amazon.com

Mi cariñito

Pedro Fernández
Oriundo de Guadalajara, José Martín Cuevas Cobos decidió adoptar a sus dos cantantes favoritos para su nombre artístico: Pedro Infante y Vicente Fernández. Un augurio atinado, dado que se convirtió rápidamente en uno de los pocos cantantes de ranchera con el poder expresivo de las grandes voces del pasado. Con sólo 45 años, ha participado en infinidad de películas y telenovelas, además de grabar docenas de LPs, incluyendo un soberbio tributo a José Alfredo Jiménez. Se destaca su versión –—sobria y respetuosa— de Mi cariñito, tema interpretado originalmente por Pedro Infante.

Kevin Winter/Getty Images

El puente roto

Irma Serrano
No en vano la llamaron “La Tigresa”. Nacida en Chiapas en 1933, Irma Serrano comenzó su carrera artística como bailarina, pero se distinguió rápidamente por la textura áspera de sus cuerdas vocales y el espíritu indomable de sus interpretaciones en éxitos de la década de los 60 como Miel amarga, Tierra mala y El puente roto. Incursionó en el teatro, el cine de los años 70 y la televisión, y se dedicó a la política en tiempos más recientes. Los fanáticos de la ranchera la recordarán siempre por la pasión desaforada de sus grabaciones.

Newscom

Por una mujer bonita

Pepe Aguilar
Inquieto, intelectual y reflexivo, el hijo de Flor Silvestre y Antonio Aguilar comenzó su carrera con una banda de rock. Cuando el proyecto fracasó, Pepe decidió incursionar en la ranchera —género de sus padres— pero lejos de imitar los logros de décadas pasadas, tomó control de sus producciones, innovando una nueva vertiente estética de la ranchera con la introducción de instrumentos contemporáneos y la influencia del pop latino. Éxitos como Por una mujer bonita (1999) lo coronaron como heredero de los grandes, algo que confirmó con un reciente LP rindiendo tributo al cancionero de Vicente Fernández.

ZUMA/Alamy Stock Photo

Paloma negra

Chavela Vargas
Nació en Costa Rica, pero se identificó con la cultura mexicana como pocos. Adoptó la ideología ranchera en carne propia, vistiéndose de hombre, portando armas y favoreciendo las bebidas alcohólicas fuertes. Este dramatismo, el fulgor de las calles latinoamericanas donde pasó gran parte de su juventud cantando, termina siendo asimilado por la intensidad masculina de sus interpretaciones. Disfrutó de su máximo momento de popularidad durante los años 50 y 60, pero siguió cantando hasta el final de su vida. Murió en agosto de 2012, a los 93 años, una leyenda indomable.

Zuma Press

Amanecí en tus brazos

Lucha Villa
El romanticismo exacerbado es uno de los elementos más llamativos de la ranchera. Aún dentro de estos parámetros de amores tan volcánicos como legendarios, Amanecí en tus brazos sorprende con el erotismo desenfrenado de su letra. Es llamativo el talento del gran compositor José Alfredo Jiménez para utilizar un lenguaje delicado y sutil al describir la pasión que consume a sus dos protagonistas. Muchos cantantes la han interpretado, pero quizás la mejor versión de todas sea la de una joven Lucha Villa, gracias a la frescura de su voz. Nacida en 1936 y conocida como "La Grandota de Camargo", Villa se hizo famosa con su impactante belleza y un talento natural para expresar el orgullo y el sentimiento de la ranchera. Fue de las primeras cantantes de su género que se atrevió a incursionar adicionalmente en la música norteña.

Cortesía Musart/Balboa

La media vuelta

José Alfredo Jiménez
Increíble pensar que José Alfredo Jiménez falleció a los 47 años. El compositor más prodigioso de la ranchera dejó este "mundo raro" luego de componer centenares de canciones. La gran mayoría serían éxitos, interpretados por todas las grandes estrellas de la música latina. Oriundo de Guanajuato, Don José Alfredo no sabía leer el pentagrama musical, ni tampoco tocaba instrumento alguno. Lo hizo todo de oído, basándose en un talento casi irreal para combinar melodías memorables con letras que reflejan un sentido tragicómico de la existencia humana. El rey , Camino de Guanajuato, Si nos dejan, Ella, y Paloma querida son sólo algunas de sus tonadas más conocidas. Esta grabación de La media vuelta demuestra también la increíble calidad de José Alfredo Jiménez como intérprete de su propio material.

Cortesía Sony Music Latin

La herencia

Juan Gabriel
Gracias a éxitos como No tengo dinero y Siempre en mi mente, el compositor y cantante Juan Gabriel es conocido como uno de los pilares del pop latino.  Pero Juanga tiene un talento extraordinario para componer rancheras clásicas al mejor estilo de la época dorada de la música mexicana. Talento que demostró al comienzo de su carrera, en los años 70, grabando un LP con una de las máximas agrupaciones del género, el Mariachi Vargas de Tecalitlán. Caracterizada por su sentido del humor y típico costumbrismo campesino, La herencia fue editada en 1995 como parte del disco El México Que Se Nos Fue, tributo a la cultura mexicana de antaño. En sus conciertos, Juan Gabriel alterna entre material pop y segmentos de ranchera, interpretados con un mariachi tradicional.

Michael Tran/FilmMagic/Getty Images

El rey

Pedro Vargas
Nacido en 1906, Pedro Vargas tomó contacto con la música durante su infancia, participando en el coro de una iglesia en su San Miguel Allende natal. En 1920, se trasladó a la Ciudad de México, donde tomó clases de canto y se estableció como una de las voces privilegiadas de la música mexicana —uno de los mejores intérpretes del cancionero de Agustín Lara, y además capaz de cantar en estilos diversos, desde tango y bolero tropical hasta música clásica y ranchera. Grabó inolvidables dúos con Beny Moré, Pedro Infante y otras estrellas del momento, ganándose los apodos de "El Ruiseñor de las Américas" y "El Samurai de la Canción". Participó en más de 70 películas, incluyendo un par de divertidas comedias con Agustín Lara y Luis Aguilar en el papel de talentosos bohemios. Su versión de El rey de José Alfredo Jiménez ilustra las cualidades casi míticas de su voz.

Historia de un amor

Pedro Infante
La combinación es irresistible: la voz de Pedro Infante con una de las canciones más tiernas y melancólicas de Latinoamérica. "Ya no estás más a mi lado, corazón", narra el compositor panameño Carlos Eleta Almarán, inspirado por una tragedia —el día que falleció la esposa de su hermano.  Historia de un amor es especialmente memorable interpretada en el formato de bolero ranchero por el inolvidable Pedro Infante. De todos los actores del apogeo cinematográfico de México, Infante fue el más grande de todos, capaz de conmover tanto en dramas como comedias. Su inconfundible grito de algarabía acompañando a la música de mariachi, además de su versatilidad para interpretar boleros y rancheras, solidificaron su posición como ídolo popular. Actuó en unas 60 películas y dejó un legado musical de más de 350 canciones. Increíble, considerando que falleció a los 39 años de edad, víctima de un accidente aéreo que lo encontró piloteando su propio avión. 

Matouk Films S.A./Photofest

Ay, Jalisco no te rajes

Jorge Negrete
Junto a Pedro Infante y Javier Solís, Jorge Negrete fue conocido como uno de los "Tres Gallos Mexicanos". Su voz, llena de brío y poder, se destaca especialmente en Ay, Jalisco no te rajes, composición de Ernesto Cortázar. Negrete protagonizó la película del mismo nombre, producción de 1941 en la cual conoció a Gloria Marín, actriz que sería su pareja sentimental durante más de diez años. La película ocupa un lugar de honor dentro del cine mexicano, aportando los cimientos del popular subgénero de las producciones de charros. Además de cantar con el Trío Calaveras, Negrete destacó a la ranchera como un formato musical especialmente patriótico, resaltando la belleza de México y sus paisajes, además del orgullo del campesino mexicano y sus tradiciones. Negrete murió durante una visita a Los Ángeles en 1953. Tenía tan sólo 42 años de edad.

Cortesía RGS Music

Un mundo raro

Amalia Mendoza
Extravagante y poética, Un mundo raro ocupa un lugar especial dentro del cancionero de José Alfredo Jiménez . De los tantos lamentos de amor creados por este compositor, es uno de los más ambiciosos, marcada por su poesía casi existencialista. Muchos la interpretaron, pero pocos con la amarga pasión de la extraordinaria Amalia Mendoza, conocida como "La Tariácuri" —apodo basado en el Trío Tariácuri, la agrupación de sus hermanos. Mendoza nació en el estado de Michoacán en 1923, conoció un éxito modesto acompañada de su hermana Perla, y se lanzó a la fama en 1954 como cantante solista. Su voz, rebosante de sentimiento, parece hecha a medida para interpretar boleros y rancheras acompañada de un mariachi. Falleció en el año 2001, luego de una extensa carrera en el cine y la música.

Cortesía RCA/BMG Entertainment Mexico

Cucurrucucú paloma

Lola Beltrán
Para sus admiradores, ella es simplemente "Lola la Grande". Una voz inmensa, que personifica el mundo emocional de la música ranchera. Y su canción más emblemática es Cucurrucucú paloma, un huapango del famoso compositor Tomás Méndez (el mismo de Gorrioncillo pecho amarillo). Lola la cantó a lo largo de toda su carrera, pero notablemente en la película del mismo título. Proveniente de la ciudad sinaloense de Rosario, Beltrán comenzó su carrera como secretaria en una estación de radio, donde fue descubierta y eventualmente proyectada a una carrera internacional, grabando docenas de discos y participando en un gran número de películas. Realizó giras internacionales y emocionó con sus canciones a varios líderes políticos de todo el mundo antes de fallecer, en 1996, poco tiempo después de haber grabado un disco junto a Lucha Villa y Amalia Mendoza.

Cortesía Warner Music Latina

Volver, volver

Vicente Fernández
A los 71, es el único representante de la edad dorada de la ranchera que continúa con vida —y activo en los escenarios y estudios de grabación. A su vez, es el padre de Alejandro Fernández, una de las estrellas contemporáneas de la música de mariachi. "El Chente" nació en 1940 en el estado de Jalisco, y tuvo que trabajar muchos años en el anonimato para darse a conocer. De ahí surge su impresionante ética de trabajo, que lo define hasta el día de hoy. Se fogueó interpretando rancheras en el restaurante El Amanecer Tapatío de la Ciudad de México. Cuando finalmente llegó el éxito, El Chente lo aprovechó intensamente, firmando un contrato con Sony Discos, grabando sin descanso y participando en docenas de películas. Sus conciertos son maratones de rancheras y boleros, alternados con el inolvidable lema: "mientras ustedes aplaudan, El Chente seguirá cantando".

Olivia Salazar/WireImage/Getty Images

Cielito lindo

Mariachi Vargas de Tecalitlán
Nuestra última selección celebra la ranchera como un género musical arraigado en la historia misma de México. Fue en 1882 que el compositor Quirino Mendoza y Cortés escribió Cielito lindo. Desde entonces, su famoso refrán, "canta y no llores", ha sido entonado en cantinas, salas de conciertos y fiestas familiares a través de toda América Latina. Una de sus mejores interpretaciones pertenece al histórico Mariachi Vargas de Tecalitlán, agrupación fundada por Gaspar Vargas en 1897. Uno de los mejores mariachis en existencia, ha demostrado un gusto exquisito para la ranchera y todos los formatos folclóricos que continúan nutriendo a la música mexicana en el siglo XXI.

  • Pinterest
  • Google+

La ranchera es una llamarada de pasión. Un género musical que representa la esencia misma de México, su pueblo y sus momentos históricos más trascendentales, y que a su vez ha conquistado corazones por toda Latinoamérica y por el mundo entero. Temas como El rey, Volver, volver y Cielito lindo son himnos, canciones que nos invitan a entonarlas con orgullo, a todo pulmón. Nuestro recorrido por el mundo de la ranchera y los conjuntos de mariachis que las interpretan incluye a titanes como José Alfredo Jiménez, Lola Beltrán y Vicente Fernández.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias y
Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

blogs

Publicidad

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Member Benefits Discounts

Los socios ahorran hasta un 30% en lentes con receta en Pearle Vision

Burger King

Los socios reciben un café gratis de 12 onzas con cualquier compra en Burger King. Se aplican condiciones.

Member Benefits Outback

Los socios ahorran un 15% en el almuerzo y la cena todos los días en Outback Steakhouse.

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.

Publicidad