Dirigida por Richard Linklater

'Boyhood', un singular experimento cinematográfico

Una película filmada a lo largo de 12 años sigue la vida de un niño hasta su adolescencia.

Director: Richard Linklater       
Guión: Richard Linklater
Elenco: Ellar Coltrane (Mason Jr), Patricia Arquette (Olivia), Ethan Hawke (Mason),  Lorelei Linklater (Samantha) y Marco Perella (Bill Welbrock).
Duración: 160 minutos

Patricia Arquette y Ellar Coltrane protagonizan Boyhood

Patricia Arquette y Ellar Coltrane en una escena de Boyhood. — IFC Films/Everett Collection

Si juzgáramos a Boyhood por la recepción que le ha dado la crítica, tendríamos que decir que es una obra maestra de la cinematografía mundial. Muy pocas películas en la historia del séptimo arte han recibido el elogio unánime de la prensa especializada como lo ha hecho Boyhood. Desde su estreno en el Festival de Berlín en febrero pasado, el filme ha recibido aplausos  y el director Richard Linklater se llevó hasta el Oso de Plata por su trabajo. Necio sería negarle valor a una película que ha despertado reacciones tan positivas de reseñistas que —también hay que decirlo— son en su mayoría, hombres. Según un estudio realizado en 2013 por Martha M. Lauzen, en Estados Unidos el 91 por ciento de  los críticos de las publicaciones más influyentes, son del género masculino. Aunque irrelevante en la mayoría de los casos, en el de Boyhood, el sexo de quienes han ponderado los meritos de la película, podría explicar lo que desde una perspectiva femenina —que no feminista— parece excesivo. El acierto de Linklater es que al parecer supo capturar ciertos puntos nodales en el desarrollo de un niño con resonancias universales para la poblacion masculina. Algo que no ocurre con los personajes femeninos que se van quedando en el trasfondo como la hija y la abuela. El rol de la madre por otro lado, no es ni universal, ni creíble en lo particular.   
 

Como su nombre lo indica, Boyhood trata sobre un niño al que seguimos en las etapas formativas de su vida antes de que se convierta en hombre. Lo original es que Linklater decidió filmar este proceso con el mismo actor a lo largo de doce años. Cuando lo escogió en el 2002, el protagonista (Ellar Coltrane), tenía seis años y la cinta fue completada cuando cumplió 18. El resto del elenco —que también se preservó hasta el final— se  reunía una vez al año para rodar sus escenas durante tres o cuatro días en Texas, el estado natal de Linklater. Cuando primero lo conocemos, Mason Jr. vive con su mamá en una casa humilde y desordenada. La situación de Olivia, su madre (Patricia Arquette), parece igualmente caótica. Olivia se queja de que quedó embarazada muy joven y el padre de Mason (Ethan Hawke) y de su hermana mayor Samantha (la hija en la vida real de Linklater, Lorelei), lleva más de año y medio desaparecido.

Olivia tiene un trabajo mal remunerado por lo que decide mudarse a Houston donde por lo menos contaría con la ayuda de su madre (aunque nunca vemos cómo, ni esa ayuda se materializa). Lo cierto es que ya en Houston, la familia parece haber ascendido inexplicablemente en la escala social de tal manera que ahora habita en un barrio de clase media y Olivia está haciendo una maestría en Psicología. Mason, el ex esposo de Olivia, reaparece de la nada y comienza a visitar a los niños algunos fines de semana. Del personaje de Mason sólo sabemos que vive perenemente desempleado, pero siempre de buen humor, y que los niños lo adoran y siempre se divierten con él. De alguna manera, Boyhood parece también referirse al Mason adulto, quien es un desobligado que  aún conserva (tal vez por eso), una actitud  infantil ante la vida. Olivia, sin embargo, se va apagando por sus malas elecciones en materia de parejas.   

Muchas cosas ocurren en los años que se van acumulando, como el gradual deterioro de un segundo matrimonio con un hombre que se torna cada vez más abusivo por su afición al alcohol, pero el impacto que esto tendría que tener en los niños, nunca se hace explicito. Linklater se conforma con capturarlos en momentos aleatorios que no se justifican más que en los trazos de su desarrollo fisico. Más que un proceso que se sienta natural (habida cuenta de que es artificioso), la película es como una serie viñetas que no son representativas en las etapas decisiva de la vida de nadie y que finalmente no constituyen un producto creíble. Mason Jr. y Samantha se comportan como los típicos niños (y luego adolescentes) que podrían pertenecer a cualquier familia de clase media de cualquier lugar del mundo. La situación en la que Linklater los ubica como personajes no se traduce de ninguna manera en un desarrollo particular y esa es la gran falla de la película.

Si el mérito de Linklater es usar a los mismos actores a través de los años, ese experimento ya se había realizado con éxito en diferentes modalidades del género documental; en especial en la serie 7 Plus Seven (1970), en la que el director Michael Apted ha seguido a un grupo de niños ingleses cada siete años desde que tenían el mismo número de años y hasta los 56 (en la más reciente entrega del 2012). Dicho todo esto, hay que asumir que Linklater supo capturar algo esencial en el desarrollo de todo niño que ha llevado a la aprobación abrumadora de tantos críticos. Tal vez esto sea suficiente para justificar la buena respuesta a Boyhood.  La respuesta depende de lo que cada quien considere como la función de una obra de arte: ¿Aportar una dimensión extra a la vida que nos ayude a entender el mundo y nuestro lugar en él? o ¿retratarla en forma “realista”? Y en ese caso, ¿por qué no mejor hacer un documental? 

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias y
Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

blogs

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.