Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones de Comestibles

Cupones de ahorro.

Michaels

Los socios ahorran todos los días.

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos aquí.

Dirigida por Baz Luhrmann

Cine: The Great Gatsby

Una excesiva versión de la clásica historia, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Tobey Maguire.

Oferta especial de $5 en mayo AARP celebra el Mes de los Adultos Mayores con un precio especial para el curso de seguridad para conductores.

 

Director: Baz Luhrmann
Guión
: : Baz Luhrmann y Craig Pearce (basado en la novela de Francis Scott  Fitzgerald)
Elenco: Leonardo DiCaprio (Jay Gatsby),  Tobey Maguire  (Nick Carraway), Carey Mulligan (Daisy Buchanan), Elizabeth Debicki (Jordan Baker) y Joel Edgerton (Tom Buchanan)
Duración: 142 minutos.

.

Carey Mulligan y Leonardo DiCaprio en una escena de 'The Great Gatsby'.

Si en algo Baz Luhrmann es la persona idónea para llevar al cine la obra maestra de F. Scott Fitzgerald, es por su afinidad con el protagonista. Al igual que Gatsby, Luhrman cree —equivocadamente— que la grandiosidad y el exceso son sinónimos de buen gusto. Su estilo bombástico y desmesurado es el mismo con el que Gatsby pretende reconquistar al amor de su vida. Pero, mientras que en Gatsby la confusión no es sólo trágica, sino entrañable, nada hay de noble en la ambición de Luhrmann. Los excesos del cineasta son intentos deliberados por engañar al público, si se deja. Luhrmann es un gran prestidigitador cuyos trucos deslumbran, pero no comunican ni conmueven. El peor y más inútil de sus trucos es encargar la banda sonora al rapero Jay Z. El artista puede ser un magnifico músico que expresa algo importante de nuestra época, pero su presencia en The Great Gatsby es totalmente injustificada.

Vea también: Gael García, protagonista de NO, una película chilena.

Eso, por no mencionar que la historia no está narrada desde el extravagante punto de vista de Gatsby, sino desde la intimista perspectiva de su vecino, el reservado e introspectivo Nick Carraway. Hace casi cuarenta años que se filmó otra versión de esta historia bastante más fiel al verdadero espíritu de la novela. Dirigida por Jack Clayton y con un guión de Francis Ford Coppola, el largometraje  presentaba a Nick (un estupendo Sam Waterston) no sólo como el narrador, sino como el eje moral de la historia. En la película de Luhrmann, Tobey Maguire  cumple con el requisito de observador, pero no denota la profundidad y madurez que requiere el personaje.

La historia se desarrolla en Long Island y Nueva York durante un caluroso verano de 1922. La división social y moral de los personajes es también geográfica. Nick, quien viene del Oeste, renta una pequeña cabaña en medio de las extravagantes mansiones construidas por los “nuevos ricos” de West Egg Island. Cruzando la bahía, en East Egg, se erigen las igualmente lujosas —pero más discretas— moradas de las familias de abolengo. Justo al lado de Nick vive el misterioso Jay Gatsby, un millonario cuya fortuna es de origen “sospechoso”. Nick ha vislumbrado varias veces a su vecino observando al atardecer una luz verde al otro lado de la bahía. Ahí vive Daisy, una prima lejana de Tom que resulta ser el amor imposible de Gatsby. Todos los sábados, Gatsby ofrece espectaculares fiestas en las que las puertas están abiertas para toda la gente glamorosa del área. Sin embargo, Gatsby mismo nunca convive con los invitados. Su única esperanza es que algún día acuda Daisy. Los dos se conocieron años antes cuando Gatsby portaba uniforme militar, lo cual escondía su origen humilde. Aunque Daisy le prometió esperarlo hasta que mejorara su posición social, terminaó casándose con el arrogante millonario, Tom Buchanan. La espectacular fortuna que ha amasado Gatsby en ese tiempo tiene como único propósito reconquistar a Daisy, quien representa para él la promesa del sueño americano

La novela de Fitzgerald es muy visual y en ese sentido, perfecta para el cine. La versión de Clayton fue criticada por ser muy estática. Pero esa era justamente la idea. La de Clayton era una cinta intimista que denotaba el ambiente claustrofóbico en el que se mueven los personajes, atrapados no sólo por el insoportable calor, sino por las convenciones sociales y su dependencia por el dinero. Los Buchanan y sus amigos son indolentes. Se mueven con lentitud y su laxitud física es redolente de su torpor moral.

En comparación, el universo expansivo y exaltado de Luhrmann (Strictly Ballroom, 1992; Romeo + Juliet, 1996 y Moulin Rouge!, 2001) es solo pertinente en las escenas de fiesta que deben reflejar el ritmo frenético de la llamada era del jazz. Una de las escenas que definen a “El Gran Gatsby” es la de la gran fiesta en que el misterioso personaje de Jay aparece por primera vez. Es solo aquí que los acostumbrados excesos de Luhrmann están perfectamente justificados y sin embargo la escena se le sale de las manos. En lugar de una fiesta parece un circo y, más delirante y vulgar que la vulgaridad misma, se convierte en una caricatura.  

No obstante, The Great Gatsby no es tan mala como pudo serlo. Por primera vez, Luhrman, termina teniendo el suficiente respeto por su material como para contenerse en algunas de las escenas que realmente cuentan. Entre el falso brillo de oropel, se alcanza a vislumbrar de vez en cuando, algo verdadero. Tal vez, Luhrmann finalmente aprendió la gran lección de Gatsby y es que no todo lo que deslumbra es oro.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Trivias y
Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.