Posmenopausia

Mantenga su peso, no vuelva a engordar, sugiere un nuevo estudio sobre dietas

Recuperar el peso perdido aumenta el riesgo cardíaco en las mujeres mayores.

In English l Perder el exceso de peso es bueno, ¿verdad? Pero perderlo y luego recuperarlo —el síndrome ‘yo-yo’— no es sano, en especial para las mujeres posmenopáusicas, sugiere un nuevo estudio.

Aparentemente, ese nuevo aumento de peso afecta el metabolismo de las mujeres y como consecuencia hace que sus cuerpos almacenen más grasa y aumente su riesgo de padecer trastornos cardiovasculares. Según los investigadores, después de hacer dieta y recuperar peso, las mujeres mayores presentaron niveles altos de colesterol y resistencia a la insulina, señal de advertencia de diabetes.

Vea también: 8 alimentos que le ayudan a bajar el colesterol.

Mujer parándose en una balanza - Recuperar el peso perdido aumenta el riesgo de padecimientos del corazon

Adelgazar y volver a subir de peso, ¿aumentará sus probabilidades de padecer trastornos cardiovasculares? — Foto: Stock4B/Corbis

“De ningún modo queremos decir que adelgazar sea malo”, comenta Kristen Beavers, de la Facultad de Medicina de Wake Forest University y coautora del estudio, aunque subraya la importancia de contar con un plan de mantenimiento para conservar el peso.

Beavers, dietista matriculada e investigadora en medicina geriátrica, codirigió un estudio de 17 meses de duración que incluyó a 80 mujeres posmenopáusicas con sobrepeso u obesas (de 58 años de edad promedio), con el bioestadista Daniel Beavers, su colega y marido. El estudio, financiado por el National Institute on Aging (Instituto Nacional sobre el Envejecimiento), fue publicado el mes pasado en línea, en el Journal of Gerontology: Medical Sciences.

Las mujeres que participaron en el estudio adelgazaron un promedio de 25 libras cada una en el transcurso de cinco meses, durante los cuales ingirieron comidas preparadas con bajo contenido calórico que el estudio les proveía. A medida que disminuían de peso, se observaron mejoras en los niveles de colesterol, triglicéridos e insulina, así como en la presión sanguínea. Al finalizar el estudio, asistieron a una sesión de terapia con un dietista matriculado. Regresaron a los seis y a los doce meses para tomarse medidas físicas y someterse a análisis de sangre.

Un año más tarde, aproximadamente el 70 % de las mujeres había recuperado algo de peso. Y a pesar de que la mayoría seguía pesando menos que al inicio del estudio, habían tendido a recuperar más grasa y a perder masa corporal magra, afirma Kristen Beavers. Lo alarmante es que quienes recuperaron peso exhibieron mayores niveles de colesterol total y de colesterol LDL “malo”, así como una mayor resistencia a la insulina, agrega Daniel Beavers.

Pero hay al menos un especialista que cree que el jurado sigue deliberando acerca de si el ciclo de perder y volver a aumentar de peso realmente expone a las personas a un riesgo mayor.

La Dra. Kathryn Rexrode, internista e investigadora de la Facultad de Medicina de Harvard University, afirma que si bien el estudio de los Beaver tiene sentido en términos “biológicos”, no arroja los datos suficientes para demostrar de manera concluyente que los aumentos en el colesterol y la resistencia a la insulina sean significativos.

Debido a que los cambios metabólicos informados fueron leves, “no estoy convencida de cuán estadísticamente diferentes sean”, sostiene Rexrode. “No creo que esto deba esgrimirse para que hombres o mujeres digan: ‘Ni te preocupes por adelgazar, porque terminarás peor que cuando empezaste’”.

También observó que las mujeres perdieron peso, fundamentalmente, reduciendo calorías sin agregar ejercicios de entrenamiento muscular. “Si se hace de este modo, es cierto que se perderá grasa y músculo en la fase de pérdida de peso”, explica Rexrode. “En la fase de recuperación, se recuperará mayormente grasa”.

Rexrode aconseja a sus propias pacientes que incorporen ejercicio a su rutina diaria, porque se ha demostrado que ayuda a no recuperar el peso perdido.

Debido a que el estudio estuvo diseñado, en primer lugar, para detectar cómo la pérdida de peso afecta el metabolismo, los investigadores reconocen que no se concentraron en ayudar a las participantes a evitar recuperar el peso perdido una vez concluido el estudio.

Tal como explica Kristen Beavers, “una verdadera fortaleza del estudio es que fue sumamente controlado”: a modo de ejemplo, se proporcionaron los alimentos para asegurarse de que todas comieran la misma cantidad. “El aspecto negativo fue que no les enseñamos nada [a las participantes]”.

Afirma que su propia investigación demuestra que mantener un peso saludable debe convertirse en “una obsesión de toda la vida".

“De otro modo, existe una tendencia a ir comiendo un poco más”, señala. “Lleva mucho impedir que se reanude esa tendencia. Es un proceso activo, no pasivo”.

hablan
los expertos

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.

entienda su
diagnóstico