Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal

Los socios ahorran en entradas de cine

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Ancestry.com

Ancestry.com

Ahorros en una suscripción de un año

99 Formas de ahorrar

99 Formas de Ahorrar

Échales un vistazo ahora

guía de becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad. ¡Entra!

más
videos

Reforma de Salud
Información de AARP

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Nuevo estudio médico

La pérdida de la audición vinculada a la demencia

Aun una pérdida auditiva moderada duplica el riesgo.

In English | Según un nuevo estudio realizado por investigadores del Johns Hopkins y del National Institute on Aging (NIA, Instituto Nacional sobre el envejecimiento), los adultos con pérdida de audición son significativamente más propensos a desarrollar demencia que los adultos con una audición normal. Este estudio —que menciona que cuanto mayor es la pérdida auditiva, mayor es el riesgo— podría abrir una nueva senda de investigación en relación con la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

Oido de una mujer mayor

— Daniel Grizelj/Getty Images

Los hombres y mujeres que participaron en el estudio y que presentaban una pérdida de audición severa eran cinco veces más propensos a desarrollar demencia que las personas con una audición normal. Pero aun una pérdida moderada de la audición duplica el riesgo de padecer demencia.

El estudio siguió a 639 personas de entre 36 y 90 años, quienes inicialmente no sufrían de demencia — la insidiosa pérdida de la memoria, la lógica y el lenguaje que interfiere en la vida diaria. Los voluntarios fueron examinados por pérdida de audición y demencia cada dos años, durante casi dos décadas.

Los investigadores hallaron que las personas que presentaban pérdida de la audición al comienzo del estudio eran mucho más propensas a desarrollar demencia hacia el final, aun después de haber tomado en cuenta la edad y otros factores de riesgo.

El riesgo de demencia solo comenzaba a aparecer una vez que la pérdida de la audición comenzaba a interferir con la capacidad para comunicarse, por ejemplo, en un restaurante ruidoso.

El estudio también halló que la pérdida de la audición aumentaba el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, pero estas dos no estaban tan fuertemente vinculadas como la pérdida de la audición y la demencia. El estudio fue publicado en el periódico médico Archives of Neurology.

El doctor Frank Lin, profesor adjunto en la División de Otología en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins University y autor del estudio, sostiene que este es su primer estudio a gran escala para vincular la pérdida de la audición con el desarrollo de la demencia, y que debe investigar más sobre esta nueva e intrigante relación.

Cómo explicar la vinculación

Lin señala que tal vez lo que sea que cause la demencia, también cause la pérdida de la audición, pero que no hay una conexión clara. Lin cree que es más probable que el estrés neurológico de lidiar con la pérdida auditiva contribuya con la demencia y con la enfermedad de Alzheimer.

“Si uno está cenando afuera con amigos en un restaurante muy concurrido y que es muy, muy ruidoso, para cuando vuelve al hogar está agotado debido a la gran cantidad de tiempo que pasó intentando pensar acerca de las palabras que las personas estaban diciendo, intentando descifrar todo”, afirma.

Además, también podría ser que el aislamiento social que viene con la pérdida auditiva contribuya con el desarrollo de la demencia.

Las personas a las que les cuesta oír no pueden seguir conversaciones o responder a preguntas. Se sienten frustradas y avergonzadas, y tienden a evitar la socialización. Investigaciones anteriores han vinculado el aislamiento con un mayor riesgo de demencia.

O, sostiene Lin, tal vez sea una combinación de estrés neurológico y aislamiento social.

De cualquier modo, este estudio podría impulsar a que hombres y mujeres presten mayor atención a la pérdida auditiva, una condición que, según la American Speech-Language-Hearing Association (ASHA, Asociación Estadounidense del Habla, el Lenguaje y la Audición), afecta a más de 9 millones de estadounidenses mayores de 65 años.

Lin dice que las personas tienden a no brindarle la misma atención a la pérdida de la audición que la que le dan a la presión arterial, o a las enfermedades cardíacas. En cambio, aceptan la pérdida auditiva como una parte inevitable del envejecimiento. Pero, señala Lin, tal vez sea hora de estudiar con más seriedad esta condición.

¿Ayudarán los audífonos?

El doctor Luigi Ferrucci, jefe de la Sección de Estudios Longitudinales del NIA y otro de los autores del estudio, sostiene que todavía no es momento de recomendar una acción de amplio alcance, pero los investigadores tienen importantes preguntas que responder, que incluyen: si curamos la pérdida de la audición, ¿podremos prevenir la demencia? Y ¿podrían los audífonos marcar una diferencia?

Los investigadores afirman que aun cuando tratar la pérdida auditiva solo demorara la demencia, esto solo podría tener enormes consecuencias.

Este estudio no halló que los audífonos disminuyeran el riesgo de demencia, pero los voluntarios que participaban en el estudio solo informaron si contaban o no con audífonos, pero no con qué frecuencia los usaban, o cuán efectivos eran.

En junio, los investigadores de Johns Hopkins comenzarán un estudio para determinar si los audífonos o los implantes cocleares pueden disminuir el riesgo de demencia. Sin embargo, estos resultados no estarán disponibles por varios años. Entretanto, afirma Ferrucci, él y sus colegas están estudiando exámenes cerebrales de personas con pérdida auditiva, en busca de vinculaciones entre estas dos condiciones.

Elizabeth Agnvall es una editora que colabora con AARP Bulletin.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.