Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones de Ahorro

Acceda a cupones de comestibles gratis

Guia de la ley de salud

Mi Ley de Salud

Cómo la ley  funciona para su familia

Grandmother and granddaughter blow out candles on a birthday cake

Toys "R" Us

Ahorros en tiendas de lunes a jueves

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos  aquí

tu audición

Niña hablándole al oido a una mujer - Centro de recursos para la pérdida de audición

Visita nuestro centro de recursos para la pérdida de audición y encuentra información valiosa para ti o un ser querido. ¡Entra!

más
videos

Reforma de Salud
Información de AARP

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Afectan a los adultos

Alergias misteriosas

¿Es la carne el nuevo polen?

Alegias a la comida

— Tobias Regell/Gallery Stock

In English | En julio de este año, en un motel en Tulsa, Oklahoma, a mil millas de su casa, Linda Quinn se despertó en medio de la noche, y lo primero que dijo fue: "No, no otra vez".

Enormes manchas rojas le cubrían el torso, y le picaban. Tenía la sensación de que un enorme peso le oprimía el pecho, sacándole el aire. Se sentía mareada, señal de un descenso en la presión arterial y característica distintiva de la anafilaxia, reacción alérgica y potencialmente fatal, por la que había terminado en la sala de emergencia media docena de veces, desde el 2006.

Rápidamente, despertó a su esposo Joseph, quien llamó a la recepción. El recepcionista llamó a una ambulancia, que llevó a Quinn a un hospital cercano.

El matrimonio estaba perplejo, porque Linda no había ingerido ninguno de los alimentos que los médicos le habían advertido que evitara, cuando la diagnosticaron que sufría de un tipo de alergia alimentaria. No fue hasta más tarde que la pareja de jubilados descubrió que se trataba de algo que ninguno de los dos se habría imaginado.

El diagnóstico que le dieron a Linda Quinn, el que comparten cada vez más pacientes en todo el mundo, está alterando ideas establecidas respecto a las alergias alimentarias, una de las cuales era que los adultos no desarrollan alergias en la edad madura. Y, sin embargo, algunos adultos, de hasta 80 años, súbitamente desarrollaron una alergia que sonaba totalmente grotesca: eran alérgicos a la carne.

Dos estudios recientes —uno publicado por un equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia, donde posteriormente trataron a Quinn, y otro realizado en Sydney, Australia— han llevado a médicos a reconsiderar la prevalencia de una alergia antiguamente considerada poco común y a pensar que un factor previamente desconocido la provoca.

"Es muy interesante, porque es tan inesperado", dijo el Dr. Wayne Shreffler, director del Food Allergy Center (Centro de Alergias Alimentarias) del Massachusetts General Hospital, en Boston.

El doctor Saju Eapen, alergista con consulta privada en Roanoke, Virginia, coincide. Califica el descubrimiento de "transformativo", y agrega que este año él y sus socios han remitido a casi 150 pacientes a la Universidad de Virginia, para hacerse pruebas especializadas. "Esto no es algo que buscábamos anteriormente".

Episodios sin explicación

Para Linda Quinn, ex técnica veterinaria, de 61 años, la vida rural en Farmville, Virginia, era lo que habían soñado ella y su esposo, ex inspector de viviendas, cuando dejaron los suburbios de Washington, D.C. Tenían un caballo, un gato, perros, y pronto se encontraron con muchísimas garrapatas.

Mientras que los minúsculos insectos ignoraban a Joe, se saciaban en Quinn, quien se acostumbró a arrancárselos de la ropa y piel después de un paseo por el lugar o después de haber estado en el granero. También se acostumbró a la inevitable reacción unas cuantas horas después, cuando la picada de garrapata se le hinchaba y le picaba enormemente. Pero a la larga, los síntomas siempre se calmaban.

En el 2006, Quinn comenzó a experimentar episodios alarmantes que parecían relacionados con las idas al granero. Al principio, pensó que podría ser una reacción al heno o al moho. De repente, le aparecía una urticaria roja desde el cuello a las rodillas, que le picaba. A veces, le resultaba difícil respirar y se mareaba. La presión arterial, normalmente elevada, le bajaba, tanto como a 86/60.

Ni Quinn ni su médico tenían la menor idea de qué le causaba esos incidentes. Los médicos le daban epinefrina y Benadryl para contrarrestar los síntomas, esperaban a que disminuyeran, y la mandaban a casa. Después de varios meses, se hizo evidente que los episodios se volvían más violentos y frecuentes.

Los médicos no sabían qué le causaba la anafilaxia. Su médico le dijo que siempre debía llevar consigo un EpiPen, aparato que administra una inyección de epinefrina en situaciones de emergencia. En Noviembre del 2007, la mandó para que se hiciese una evaluación adicional a la clínica de alergias de la Universidad de Virginia, en Charlottesville, cuyo director, el doctor Thomas Platts-Mills es alergista de fama mundial.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Denny's Ranchero Tilapia

Los socios ahorran un 15% todos los días, a toda hora, en los restaurantes Denny's participantes.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 por entradas ePremiere de Regal que compran en internet. Se aplican condiciones.

AARP Debuts RealPad Tablet

Conéctate estés donde estés con RealPad. Conéctate, juega y comparte. Además, recibes soporte al cliente gratis todos los días, a cualquier hora.

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.