Conoce más

Cerrar
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en entradas de cine


Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Prescripción de medicamentos fuera de su botella

Ahorros en recetas

Programa exclusivo de Catamaran

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Celebra la Herencia Hispana

guía de becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad. ¡Entra!

más
videos

Reforma de Salud
Información de AARP

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Descubrimiento científico

La edad sí importa cuando se habla de terapia de reemplazo hormonal

Conozca los riesgos si está en la posmenopausia.

In English | La mayoría de las mujeres adultas mayores deberían evitar la terapia de reemplazo hormonal.

¿Es segura para la mujer la terapia de reemplazo hormonal?

Este ha sido un tema delicado por casi dos décadas. Pero ahora, un grupo especial de trabajo a nivel federal sostiene que las nuevas investigaciones que llevaron a cabo confirman los hallazgos previos: las mujeres posmenopáusicas no deberían tomar hormonas para prevenir enfermedades crónicas.

Vea también: Entre el amor y los golpes de calor.

Terapia de reemplazo hormonal para mujeres mayores.

Las mujeres posmenopáusicas deberían evitar tomar hormonas, ya que los riesgos superan los beneficios. — Fotografía por Holly Wilmeth/Aurora.

A partir de las pautas de este grupo de trabajo, ahora muchos médicos sostienen que solo las mujeres que estén atravesando la menopausia deberían considerar tomar hormonas para aliviar la repentina sensación de calor y otros síntomas incómodos.

Para la mujer adulta mayor, posmenopáusica, “los riesgos superan cualquier beneficio”, dice Kirsten Bibbins-Domingo, M.D., integrante del U.S. Preventive Services Task Force (Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU.), que el  mes pasado dio a conocer su última serie de recomendaciones sobre la terapia de reemplazo hormonal.

Las recomendaciones, que no difieren de las del 2005 pese a fundamentarse en nueva información, se enfocan hacia las mujeres que ya han pasado la menopausia hace mucho tiempo. Los especialistas distinguen a este grupo del de las mujeres que se actualmente experimentan las incomodidades de la menopausia.

“La relación beneficios-riesgos es muy distinta en las mujeres que recién entran en esta etapa”, expresa JoAnn Manson, M.D., jefa de medicina preventiva en el Brigham and Women's Hospital, de Boston.

Manson explica que, a partir de la década de los ochenta, se les ha dado a las mujeres hormonas para que las tomen indefinidamente, primero para aliviar los ataques de calor, la sudoración nocturna y otros síntomas de la menopausia y, luego, para protegerlas de enfermedades del corazón, demencia y osteoporosis, entre otros padecimientos.

La Women's Health Initiative (Iniciativa por la Salud de la Mujer) se lanzó en 1992 para verificar la entonces prevalente idea de que la terapia de reemplazo hormonal ayudaba a las mujeres adultas a mantenerse sanas. Pero en el 2002 fue suspendida prematuramente, cuando quedó en evidencia que la terapia de reemplazo hormonal con estrógeno y progestina estaba incrementando en las mujeres el riesgo de desarrollar cáncer de mama, derrame cerebral y enfermedades del corazón.

De un momento a otro, las hormonas dejaron de ser recomendadas. Pero, ahora que los especialistas se han dado cuenta de que hay una diferencia entre tomar hormonas por períodos cortos para aliviar los síntomas y hacerlo indefinidamente para evitar las enfermedades, “el péndulo está en un punto intermedio”, dice Manson.

Entonces, ¿por cuánto tiempo deberían las mujeres tomar hormonas?

“Allí es donde entra el arte de la medicina para personalizar el tratamiento”, dice Margery Gass, M.D., directora ejecutiva de la North American Menopause Society (Sociedad Norteamericana de Menopausia) y ginecóloga de Cleveland Clinic.

Las terapias —estrógeno solo o una combinación de estrógeno y progestina— generan algunos beneficios para la salud ósea. Asimismo, tomar solamente estrógeno reduce ligeramente el riesgo de desarrollar cáncer de mama en la mujer. Por consiguiente, un médico que trate a una mujer con un elevado riesgo de desarrollar osteoporosis, por ejemplo, podría recomendarle que continúe el tratamiento hormonal por más tiempo que a otra paciente con antecedentes familiares de cáncer de mama.

A pesar de todo, según Gass, todas las mujeres debieran finalmente dejar de tomar hormonas. La mejor manera de proteger la salud ósea desde un principio es mantener un estilo de vida saludable que incluya ejercicios de levantamiento de pesos y la ingesta adecuada de calcio y vitamina D.

videos relacionados

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?