Conoce más

Cerrar
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en entradas de cine


Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Prescripción de medicamentos fuera de su botella

Ahorros en recetas

Programa exclusivo de Catamaran

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Celebra la Herencia Hispana

guía de becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad. ¡Entra!

más
videos

Reforma de Salud
Información de AARP

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Un tema de dos

1 matrimonio, 2 dietas

¿Debe un cónyuge supervisar la alimentación del otro?

In English | El matrimonio es en sí difícil, pero si se añade la presión de que uno de los cónyuges tenga que ponerse a dieta, la vida cotidiana puede volverse aún más dura.

"Veo este tipo de tensión todos los días, cuando uno de los dos tiene que adelgazar y el otro está bien o es delgado", dice Susan Albers, psicóloga clínica de la Cleveland Clinic en Ohio, y autora de varios libros sobre alimentación responsable.

Vea también: Secreto sencillo y económico para adelgazar.

¿Debe supervisar la dieta de su pareja? - Mujer madura mira hombre comiendo pastel.

Muéstrele apoyo al cónyuge que está a dieta, pero no vigile cada bocado que consume. — Foto de Daniel Grizelj/Getty Images

A las parejas les sobran razones para detestar el comienzo de una dieta. Significa cambios, y el cambio puede sacudir hasta los matrimonios más longevos.

Una dieta también pude provocar resentimiento: "¿Por qué puede mis esposa comer todo lo que quiera y yo no?" O frustración: "No vamos a poder disfrutar las comidas juntos". O miedo: "Si mi esposo no adelgaza, podría darle un ataque al corazón y morirse".

Ese miedo, dice Albers, "es la forma más difícil de comenzar una dieta".

Para ayudarlo a usted o a su cónyuge a bajar de peso sin socavar su relación, Albers y otros expertos ofrecen estas sugerencias. Recuerde, dice Albers, que la salud que produce el adelgazar también puede traducirse en un matrimonio más feliz, y más largo.

1. No se concentre en la comida. Desayunos tranquilos los fines de semana, cenas románticas, meriendas a medianoche: muchos matrimonios fortalecen sus vínculos afectivos en torno a los alimentos. Cuando un médico recomienda bajar de peso, algunos matrimonios pueden atravesar "un proceso parecido al duelo, dado que la comida ya no desempeñará un papel central", dice Sofia Rydin-Gray, psicóloga del Centro de Dieta y Condición Física de Duke University en Durham, Carolina del Norte. Pero, como ella destaca, los matrimonios aún pueden desarrollar su relación en torno a la comida, aunque con menos frecuencia. Sugiere, por ejemplo, salir a comer fuera de vez en cuando. O pensar en otras actividades que pueden hacer juntos, tal como tomar una clase de baile. Rydin-Gray recomienda a las parejas que vean este cambio como algo positivo. "Es una oportunidad de volver a concentrarse en la calidad de la relación", dice.

2. Hable con ella. La buena comunicación es la clave de la buena relación, aún más cuando se trata de la pérdida de peso. En lugar de adivinar cómo apoyar al cónyuge que está a dieta, pídale que le diga qué puede hacer, aconseja Rydin-Gray. Sus clientes encuentran útil escribir una carta al compañero en que explican qué tipo de apoyo necesitan con relación a su dieta, y por qué. (Por ejemplo: "Por favor no escondas golosinas en la casa, porque entonces me concentro en encontrarlas, y eso me hace sentir rebelde").

3. No asuma el papel de "policía". Ávido de éxito, el que está a dieta puede que le pida al cónyuge que sea el "policía" que vigila lo que el otro come, y el cónyuge, que quiere ser útil, puede que se preste para ello. No lo haga. "Eso nunca funciona", dice Albers de la Cleveland Clinic. ¿Y por qué no? "Es un asunto de control", explica. "Lo que entra en tu cuerpo depende de ti, y cuando alguien trata de quitarte ese control, eso produce un descalabro". Tampoco es práctico. En la mayoría de las relaciones, el cónyuge no está físicamente presente para observar cada bocado que ingiere el otro. El apoyo de la pareja es necesario para que una dieta funcione pero, dice Albers, ese apoyo se puede brindar de formas más útiles, tal como invitar al que está a dieta a acompañarlo en un largo y agradable paseo.

Siguiente: ¿La pérdida de peso del compañero inspira celos? »

video relacionado

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?