Conoce más

Abrir
Enterprise: Foto de carro rentado

Budget Rent a Car

Ahorros exclusivos para los socios


Tarjeta del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Pepperoni pizza - Papa Johns

Papa John's

Los socios ahorran todos los días

Compartir es Vivir

Compartir es Vivir

Encuentra oportunidades de voluntariado

Boomer Superstar
Concurso

Print

Vota por uno de los semifinalistas del concurso AARP "Boomer Superstar" y podrías ganar $3,000. Reglas oficiales (en inglés).

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre entretenimiento, finanzas y más! Contesta las trivias.

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juega

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

encuesta

Revisa nuestro homenaje a las leyendas del fútbol mundial.

Decepciones y entusiasmo

El drama: eliminados y clasificados

En todo el mundo los fanáticos vivieron intensamente, con alegría o tristeza, la carrera de su equipo por su cupo a Sudáfrica.

Final Copa Mundial Brasil 1950


— Popperfoto/Getty Images

In English | Se vivió un drama futbolístico en todo el mundo cuando equipos de Europa, Asia y África se disputaban las 32 preciadas plazas para la Copa del Mundo 2010; probablemente, el evento deportivo más prestigioso de la Tierra. América no fue la excepción. Fanáticos de América del Norte, Central y del Sur clamaron de emoción y lloraron ante la derrota durante las temporadas de verano y otoño de 2009, mientras 16 equipos nacionales luchaban por ocho plazas para la Copa del Mundo, a disputarse en Sudáfrica.

El Tri mexicano, que alguna vez fuera una potencia futbolística, tuvo tantas dificultades que, durante un partido clasificatorio, su director técnico le dio una patada a un jugador contrario. Los albicelestes argentinos, dirigidos por el legendario Diego Maradona, recibieron un aluvión de críticas después de la humillante derrota por 6 a 1 sufrida a manos de la modesta selección de Bolivia. Y los catrachos hondureños tuvieron que luchar mucho —contra todos los pronósticos y en medio de una grave crisis política que sufrió el país— para clasificar para su primera Copa del Mundo en casi 30 años.

Fanáticos rabiosos, desde Buenos Aires hasta Guadalajara, y desde allí a Nueva York, vieron y se obsesionaron con cada partido y cada jugada. Al estar en juego el orgullo nacional, las rivalidades entre equipos —Estados Unidos/México, Argentina/Chile, Honduras/El Salvador— calan hondo. No vale el clásico consuelo de “esperar hasta el año próximo”, porque no clasificar significa tener que esperar cuatro años más por una nueva oportunidad.

Sin embargo, el fracaso no le ha hecho perder la pasión al Dr. Salvador Morote, un desenfrenado fanático de 55 años de edad. Pese a la temprana eliminación de la selección de su país natal, Perú, de terminar último entre los equipos sudamericanos y de su ausencia de las Copas del Mundo desde 1982, este psicólogo clínico de Chicago continúa siguiendo muy de cerca la competencia. “Sigo a Perú a sabiendas de que sentiré dolor, y me digo: ‘Siempre será mi equipo nacional, como mi familia. ¿Qué puedo hacer?’”, cuenta Morote, quien en los años setenta jugó profesionalmente al fútbol en Perú. Esa debilidad se transfiere a otros equipos modestos: “Me encanta ver las victorias cuando a equipos como Paraguay, Chile y Honduras les va bien y logran llegar a la Copa del Mundo”. Cree que España, que jamás ha ganado una Copa del Mundo, será difícil de derrotar en Sudáfrica. “Están jugando un fútbol muy pulido, inteligente y apasionante, y han demostrado un gran espíritu deportivo —señala—. Quiero verlos ganar, de todo corazón.”

Sin dudas, una de las pocas “cosas seguras” respecto de la Copa del Mundo 2010 era que España clasificaría. Encabezada por una apasionada y joven generación de jugadores, como los atacantes Fernando “El Niño” Torres y David “El Guaje” Villa, España cubrió las expectativas y mantuvo el invicto durante diez partidos jugados en Europa. La Furia Roja, como se conoce al equipo, es uno de los favoritos para alzar el codiciado trofeo en Johannesburgo, el próximo 11 de julio.

En América del Norte y Central, se esperaba que Estados Unidos y México clasificaran con facilidad, mientras que la tercera plaza se definiría entre los cuatro restantes equipos de la región. Dirigidos por su capitán Carlos Bocanegra, Estados Unidos avanzó en la competencia, pese a que el equipo sufrió un duro golpe cuando la estrella en ascenso Charlie Davies resultó gravemente herido en un accidente automovilístico, cerca de Washington, D.C., justo antes del último partido clasificatorio.

México fue otra historia. A principios de 2009, el director técnico Sven-Goran Eriksson fue despedido y reemplazado por Javier Aguirre. Inmediatamente después de eso, Aguirre fue suspendido por tres partidos por darle una patada a un jugador panameño durante un partido. Pero la pasión de Aguirre reanimó al equipo. Convocó al veterano atacante Cuauhtémoc Blanco (llegará al torneo con 37 años de edad, casi un anciano para los estándares futbolísticos), quien lideró la levantada final del equipo para asegurarle un lugar entre la elite que competirá en Sudáfrica.

La tercera y última plaza de la región resultó de una batalla entre Honduras y Costa Rica, en la que Honduras se impuso por muy poco sobre los ticos, gracias a los goles del máximo anotador hondureño de todos los tiempos, Carlos Pavón. El triunfo de Honduras proporcionó un raro momento de unidad nacional en un país dividido por un golpe militar ocurrido durante el verano. Las calles de Tegucigalpa explotaron en festejos cuando los catrachos lograron clasificar para su primera Copa del Mundo desde 1982.

Myrna Hall-Alvarez, de San Luis, Arizona, se reunió con sus hermanos y hermanas, y con su madre de 83 años, para ver si Honduras lograba clasificarse. Cuando sus amados catrachos lograron una plaza, “todos gritamos”, comenta.

“He vivido 40 años en este país, pero Honduras siempre será mi equipo —dice esta auxiliar contable jubilada, de 61 años—. Verlos ganar y clasificar para la Copa del Mundo fue uno de los momentos más gratificantes de mi vida.”

La clasificación para los equipos sudamericanos también fue dramática. Brasil, considerado el mejor equipo del mundo, clasificó cómodamente. Chile irá a la Copa del Mundo por primera vez desde 1998, y Paraguay también se aseguró una plaza. El gran interrogante era si Argentina, armada con superestrellas como Lionel Messi, un sublimemente talentoso puntero considerado por muchos como el mejor jugador del mundo, lograría clasificarse. La prensa argentina atacó salvajemente el mal juego del plantel, pero el equipo logró una plaza. El técnico Maradona destrozó a sus críticos en una conferencia de prensa: “Esto es para los que no creyeron en esta selección, para los que me trataron como una basura”. Uruguay derrotó a Costa Rica, en noviembre, en un tenso desempate, para asegurarse la última plaza disponible para América. Los uruguayos esperan, contra todos los pronósticos, poder ganar el campeonato mundial por primera vez desde 1950, cuando derrotaron a Brasil, en la final del torneo, en Río de Janeiro.

Finalmente, el escenario está listo para Sudáfrica 2010. ¿Logrará España sobreponerse a su reputación como fiasco del torneo y ganar su primera Copa del Mundo? ¿Podrán Argentina y Maradona superar un comienzo nada sólido para ganar su tercera Copa del Mundo? ¿Revertirá Estados Unidos la decepción de su eliminación en primera ronda durante el torneo del 2006 para, finalmente, dejar su impronta en el escenario mundial?

Jorge Ramos, comentarista de fútbol para ESPN Deportes y Embajador Hispano de AARP, se inclina por España como uno de los favoritos para ganar el torneo, aunque apuesta a varios equipos. Cree que Brasil, Inglaterra, Italia o Argentina podrían quedar primeros. “España tiene el que podría ser el mejor equipo de su historia —dice Ramos, que es uruguayo y vive en el Sur de Florida—. Tendrán que demostrar que tienen el espíritu combativo de los campeones.”

Ramos es considerablemente menos optimista respecto de los equipos norteamericanos. El juego de Estados Unidos es demasiado predecible, y el equipo carece del talento necesario para llegar lejos. Y las dificultades de México durante la fase clasificatoria hacen dudar a Ramos del potencial del Tri para pasar la primera ronda. No obstante, si existe una regla en la Copa del Mundo, es que hay que esperar lo inesperado. “La puerta está siempre abierta para sorpresas”, asegura Ramos.

Morote estará entre los millones de personas mirando si se produce alguna sorpresa. Hasta planea acomodar las citas de sus pacientes en función del torneo: “No me pienso perder ni un solo partido”.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s