Conoce más

Cerrar
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Guia de la ley de salud

Mi Ley de Salud

Cómo la ley funciona para tu familia

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en tus compras 

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre entretenimiento, finanzas y más! Contesta las trivias.

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juega

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

encuesta

Y si eres un fanático de las telenovelas, prueba tus conocimientos y contesta estas preguntas.

De los realizadores de 'The Matrix'

'Cloud Atlas' sucumbe bajo su peso

Seis historias en seis épocas diferentes, unidas por un delgado hilo conductor.

 Se dice que la máxima expresión del genio es reducir una realidad compleja a su modelo más sencillo. Nada es sencillo en la película Cloud Atlas, pero tiene ciertos toques de genio que la hacen más grande que la suma de sus partes. La cinta es una adaptación de la novela homónima de David Mitchell que en realidad son seis historias ambientadas en épocas distintas, pero entrelazadas con un sutil hilo anecdótico. La historia nos traslada en barco hasta los mares del Sur en 1850 y en nave espacial hasta un futuro post apocalíptico.

Vea también: Estrenos de otoño 2012.

Raeven Lee Hanan como Catkin y Tom Hanks como Zachry en la película Cloud Atlas

Raeve Lee Hanon como Catkin y Tom Hanks como Zachry en una escena de la película 'Cloud Atlas'. — Foto: Jay Maidment/Courtesy Warner Brothers Pictures

El genio de Mitchell es que cada una de las tramas está narrada en orden cronológico y en el estilo literario que le correspondería de acuerdo a su época y género. Así, la primera historia, ubicada en el siglo XIX en las islas Chatham, es un diario de viajero al estilo de Robinson Crusoe. La segunda, ubicada en Europa en los años 30, es una novela epistolar; la tercera un thriller en la mejor tradición “negra” estadounidense de los años 70, y así hasta la ciencia ficción.

La película no sigue el orden de la novela, comienza en el futuro y entremezcla las historias. Pero, haciendo el debido homenaje a su origen literario, arranca con la narración oral de un anciano jefe tribal (Tom Hanks) que se sienta junto al fuego y dice: "todas las voces se alzan y se unen en la misma". De ahí, nos traslada a las islas Chatham en el siglo XIX, donde colonialistas esclavizan a la población negra. El abogado Adam Ewing (Jim Sturgess) tiene que decidir si ayuda a un esclavo (David Gyasi) a escapar. En los años 30 un homosexual inglés, Robert Frobisher (Ben Whishaw), viaja a Bélgica para convertirse en el amanuense de un afamado compositor protagonizado por Jim Broadbent. El mismo Broadbent interpreta en la época actual a Timothy Cavendish, un editor que ha sido encerrado por una venganza de su hermano (Hugh Grant) en un asilo de ancianos. En los años 70 en San Francisco, la periodista Luisa Rey (Halle Berry) arriesga su vida tratando de desenmascarar a un corrupto empresario (Grant, de nuevo). Llegamos al año 2144 y los seres humanos siguen sin aprender. En un estado totalitario en Corea, una clon llamada Sonmi~451 (Doona Bae) es esclava de los seres humanos de “pura sangre”. En realidad no importa cuando, ni donde, ni quien, ni en que continente, la historia es la misma. Sus personajes son seres humanos que buscan su libertad. Al principio sometidos con cadenas y después con aparatos tecnológicos que sirven para “lavar el cerebro”, pero siempre por la avaricia de otros.

La ambición última y el espíritu irreducible del libro es encontrar orden en el caos, armonía en la confusión, que es a la vez el objetivo último del arte. Ser como el hilo de Ariadna que nos ayude a salir del laberinto, una clave de quiénes somos y hacia dónde vamos como humanidad.

El problema con la película dirigida por Lana y Andy Wachowski (The Matrix (1999)) y el alemán Tom Tykwer (Run Lola Run (1998)) es que, sin querer, subvierte el sentido esencial de la novela. El filme es fiel a lo anecdótico y sigue las tramas con rigor, pero al hacerlo pierde la verdadera esencia del libro. La obra original tiene una meta narrativa que busca ir más allá de la trama y demostrar que con diferentes caras y en diferentes épocas seguimos siendo los mismos y nuestras luchas siguen siendo las de tiempos primitivos. Tal vez en un afán de hacer esto aun más claro, los directores tomaron la decisión de que los mismos actores representaran diferentes papeles en cada trama, pero ello crea mucha confusión y distrae. Este recurso es llevado al extremo de tener a Sturgess como un estadounidense en la primera trama y un coreano en la última, y al australiano Hugo Weaving como un demonio en una historia y como una enfermera malvada en otra.

Después de dos horas, el mensaje está perfectamente claro y los personajes hubieran podido hacer mutis dejando un buen sabor en el espectador, pero la película se extiende por casi otra hora y sus méritos se acaban diluyendo en los detalles anecdóticos. Al final, Cloud Atlas termina sucumbiendo bajo su propio peso y más que el sexteto musical que pretende evocar, se convierte en una ópera que oscila entre lo sublime y lo confuso.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

galería de
fotos

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s