Conoce más

Cerrar
Carro de compras

Cupones

Los socios ahorran en comestibles



25 preguntas sobre el Seguro Social

¿Preguntas sobre el Seguro Social?

Obtén las respuestas

Abuela y nieta soplando una torta de cumpleaños

Toys "R" Us

Descuento en tus compras

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

Siluetas de mujeres cantando - Eres una superestrella boomer

Vota por uno de los semifinalistas del concurso AARP "Boomer Superstar" y podrías ganar $3,000. Reglas oficiales (en inglés).

vencer el
hambre

Niños organizan una caja de comida para una unidad de alimentación escolar, Campaña de AARP Drive To En Hunger

Apoya la campaña de AARP para vencer el hambre en América.

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juegue

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

Trivias

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre entretenimiento, finanzas y más! Contesta las trivias.

encuesta

Revisa nuestro homenaje a las leyendas del fútbol mundial.

Sabor tropical

El ritmo del boogaloo

Johnny Colón logró que la explosión de salsa no destruyera esta música tan bailable.

Allá por la década de los 60, cuando Los Beatles ya habían conquistado el mundo y la explosión de la salsa empezaba a germinar, un nuevo sonido se apoderó de Nueva York. Su nombre era boogaloo —o bugalú, como prefieron escribirlo algunos— y combinaba las raíces latinas de la música afrocaribeña con el rhythm and blues y el pop de Estados Unidos. Uno de sus más grandes cultores fue un joven de origen puertorriqueño llamado Johnny Colón. Johnny tocaba el piano, el trombón y los tambores. Cantaba y componía sus propias canciones. En 1967, su disco Boogaloo Blues, editado por la compañía Cotique, fue una obra definitiva para el desarrollo y la expansión del boogaloo.

Vea también: El duque de la bachata, Joan Soriano.

Johnny Colón, exponente del Boogaloo, toca la trompeta.

Johnny Colón uno de los exponentes del Boogaloo. — Foto: Allen Spatz

Pese a que Colón quizás no llegó a conocer la fama descomunal de artistas tropicales del momento como Celia Cruz, Héctor Lavoe o Ray Barretto, sus discos dieron la vuelta al mundo. El incansable Johnny nunca paró de tocar, ni siquiera ahora, que tiene 70 años. Y el boogaloo, condenado por los puristas como una moda pasajera, sigue emocionando a los amantes de la música.

“Hace unos años fui a presentar unos conciertos en Colombia”, cuenta Colón desde su casa en Nueva York. “Cuando salí al escenario, pasó algo que me pareció increíble. El público se sabía la letra de todas mis canciones, desde los niños hasta los abuelos de 70 y 80 años”.

Es fácil entender por qué. El sabor y la elegancia de discos como Boogaloo Blues (reeditado en CD hace unos años) y Boogaloo '67 (reeditado recientemente en vinilo) han superado el paso del tiempo. Al igual que la salsa clásica, el boogaloo trasciende las décadas creando fusiones irresistibles entre la música bailable caribeña y la sensibilidad aterciopelada del jazz y el soul de Estados Unidos.

“Creamos un puente musical”, explica Colón. “Cuando salió Boogaloo Blues, había una nueva generación de jóvenes latinos que habían nacido en Estados Unidos escuchando los discos de sus padres: Tito Puente, Noro Morales y Machito. Pero estos latinos de segunda o tercera generación gustaban del rhythm and blues, el jazz y el rock. Nuestro ritmo era como de cha cha cha o guajira. Los riffs del piano estaban empapados de blues. Y en la sección de vientos, hacíamos algo distinto de lo que hacían los artistas netamente latinos como Eddie Palmieri. Gracias al boogaloo, muchos jóvenes regresaron a la música latina”.

Con el comienzo de la década de los 70, el boogaloo pasó mayormente al olvido, reemplazado por la explosión salsosa que sacudió a Nueva York. Colón nunca dejó de trabajar, presentándose con su orquesta a través de Nueva York, al mismo tiempo que fundó una escuela.

“En 1962, fundé East Harlem Music School para apoyar y desarrollar a músicos jóvenes”, dice Colón. “Durante los últimos 45 años continué trabajando con mi orquesta, mientras administraba la escuela de noche”.

Hasta el día de hoy, sigue ofreciendo conciertos. El 3 de julio, por ejemplo, se presentará en el Lincoln Center de Nueva York.

“Ahora que tengo 70, me siento con más energía que cuando era joven”, expresa con entusiasmo. “Mi mentalidad es juvenil. Cuando estoy arriba del escenario, la energía del público me transforma e inspira. Es amor, puro amor. Es como estar en el paraíso”.

video relacionado

Suscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para más información sobre entretenimiento y descuentos. >>

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Trivias y
Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.