Alejandro González Iñárritu: con visión propia

El celebrado director mexicano, que estrena 'The Revenant' esta semana, comparte sus secretos y nos dice: “las reglas están hechas para romperlas”.

Alejandro G. Iñárritu y Leonardo DiCaprio en una de las locaciones exteriores de la película The Revenant

El director de cine mexicano Alejandro González Iñárritu junto al actor Leonardo DiCaprio en un set de grabación de la película 'The Revenant'. — Cortesía Twentieth Century Fox

Después de ganar dos premios Oscar a mejor película y mejor director con Birdman en el 2015, el realizador mexicano Alejandro González Iñárritu cambió abruptamente de rumbo. Viajó al Canadá y el sur de Argentina para filmar The Revenant, un violentísimo western protagonizado por Leonardo DiCaprio. Aclamada por la crítica, la película parece candidata a ganar una multitud de premios. De hecho, González Iñárritu está nominado a un premio AARP Movies For Grownups, que se entregarán en febrero, como mejor director.

AARP en español habló con Iñárritu sobre su sorprendente decisión de filmar la película solo con luz natural, y sobre su proceso creativo para elegir los temas de sus películas.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Cuando vi The Revenant, durante la escena cuando el oso pardo ataca brutalmente al personaje de DiCaprio, sentí lo que sentiría un niño al ver una película por primera vez. ¿Cómo lograste filmar algo tan espectacular?

La verdad es que no me gusta decir cómo, porque entonces se te quita toda la magia, se te quita la ilusión de sentirte como un niño [risas]. Hubo una gran cantidad de ensayos y extensa investigación sobre cómo suceden las cosas cuando uno se cruza con un oso de esa naturaleza. En gran porcentaje, la escena es realmente física, análoga. Después, evidentemente empujada por efectos especiales, todo tipo de trucos a los que un mago puede tener acceso.

El 99% de los directores hubiera cortado la escena cuando el oso se abalanza sobre DiCaprio. Tú, sin embargo, elegiste quedarte ahí, subrayando el horror visceral de semejante ataque. ¿Por qué?

Para mí lo importante era poder documentar esa escena como si fuera algo salido de National Geographic. Mostrarlo en tiempo real ayuda a entender la naturaleza de algo así, que no sea necesariamente un ataque fragmentado y por lo tanto cinematográfico o no creíble, adulterado por la edición. Más bien un documento a tiempo real, para que la gente pudiera sentirse dentro de los zapatos del personaje.

Elegiste filmar usando exclusivamente luz natural, pese a que esto crearía obvios problemas logísticos...

Creo que la luz natural es un aliado de la belleza. El cine es luz. Cuando iluminas los espacios con la luz de una hora del día en particular, cada objeto se revela como es, con más precisión. No sólo nuestra vista, sino que todos los sentidos pueden percibir esos detalles. Quería que la película fuera como una pintura, y una pintura se hace siempre a la mejor hora del día.

Quizás el componente más emotivo de la película sea la relación del protagonista con su hijo. Hace años, tú también perdiste a un hijo. ¿Te conectaste con ese aspecto del guion?

Más que nada me conecto con la parte de la identidad, del color de la piel, de ser un extranjero en tierra propia. Es lo que sufre el hijo del protagonista, que no es ni de un lado, ni del otro. Hay un prejuicio que se inicia en esa época y que hoy permanece en este país. Como mexicano viviendo aquí, me identifico con ese sentimiento.

Me llamó la atención cómo el personaje de DiCaprio es consciente de la fragilidad de su hijo...

Sí. En el mundo en que se vive hoy, uno trata desesperadamente de darles a sus hijos las herramientas más duras posibles para garantizar su supervivencia. Éstas se aprenden, o no. Sentimos la ansiedad del personaje por su hijo, y las circunstancias son muy empáticas, conmovedoras.

Eres un cineasta tan ecléctico. ¿Cómo haces para no obsesionarte y quedarte pegado cuando llega la hora de elegir el próximo proyecto?

Es un proceso más bien instintivo. No es estratégico, o racional. Un poco como el apetito, cuando alguien te pregunta qué quieres comer y a ti se te antoja algo en particular. Creo que va por ahí.

¿Hay algún género en particular que te gustaría visitar en el futuro?

Hay que tener cuidado con los géneros, que provienen de la palabra “genérico”. Más bien me gustan las cosas que nacen de algo más personal y luego trato de domarlas para poder hablar de ellas de la manera más clara posible. Pero no necesariamente partiendo de un género.

Sin embargo, se me ocurre que habrás visto muchos westerns, porque sólo con ese conocimiento se puede quebrar tantas reglas de ese género...

En realidad las reglas están hechas para romperlas. Muchas veces los westerns obedecen reglas que son un poco simplistas, fórmulas predecibles. No es de gran ciencia el romperlas. De hecho los géneros se benefician cuando se rompen, aunque evidentemente a veces uno puede fracasar.

El género es algo que hace sentir cómoda a la gente. Tristemente, la industria del cine y todos los involucrados están hegemonizando y corporativizando el gusto de la gente. Todo camina hacia allá: desde los financieros y los estudios hasta los exhibidores. El mismo público demanda eso, porque ha sido domado. Hasta la gente dedicada a analizar el cine se siente incómoda cuando su paladar no puede percibir una película, y obligan a que esto se generalice. Partir de eso me parece un poco patético. Prefiero quitarme de encima la estupidez de los tres actos, y a partir de eso jugar.

¿Cuáles son los primeros pasos concretos que tomas cuando empiezas un nuevo proyecto?

Trato de mantenerme absolutamente independiente, no obedecer ninguna regla. Dejar que la idea crezca sola, perderme en ella. Una vez que tengo una cierta claridad, entonces busco el equipo adecuado para poder regar y desarrollar esa semilla. La parte de la germinación me toma mucho tiempo. Saber si esa idea me va a sostener durante dos años es una decisión importante.

Me emociona pensar que un director latinoamericano está cambiando la historia del cine, paso a paso. ¿Cómo lo vives tú?

La verdad es que es mi trabajo. No tengo mucha perspectiva. Durante los últimos dos años, mientras filmaba esta película pasaba todo lo de Birdman y no he tenido tiempo de asimilarlo. Me siento contento de tener trabajo y poder terminarlo con rigor. Después me tomaré un tiempo para entender lo que ha pasado. He estado tan sumergido, que es como estar corriendo, y así no puedes analizar tu propia carrera. Ya platicaremos después.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad