Una charla con Lorenzo Hagerman, director de 'Aquí sigo'

El cineasta comparte las lecciones de vida aprendidas durante la filmación.

Retrato del cineasta Lorenzo Hagerman

El director mexicano Lorenzo Hagerman se encariñó con las personas entrevistadas en su documental, 'Aquí sigo'. — Angel Delgado/Clasos.com/LatinContent/Getty Images

La recepción de Aquí sigo en su reciente estreno en el Festival Internacional de Cine de Morelia, fue apoteótico. Público de todas edades respondió con un entusiasmo inusual, incluso en eventos cinematográficos de ese estilo. Es que además de ser un logro en sí mismo, el documental nos presenta una visión de envejecer que en lugar de tristeza nos da alegría, que nos recuerda a todos el milagro de estar vivos. El galardonado director y fotógrafo mexicano Lorenzo Hagerman inició su carrera en 1991 como corresponsal de guerra y ha trabajado por casi 20 años como fotógrafo para televisoras como la BBC y ABC News. Actualmente vive en Mérida y dirige la Sala de Cine al Aire Libre LA68, dedicada a proyectar y promover el cine documental.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

¿Cómo surgió la idea para Aquí sigo?

Me llamaron de una casa productora en España para ver si me interesaba y me encantó la idea de darle el valor que tienen la madurez y la experiencia. La gente mayor eran los sabios de la comunidad a los que se recurría para resolver conflictos, dudas o retos. Hoy su conocimiento está marginado como si fuera caduco, como si no estuviera al día. Y no solo está al día sino que tiene un gran valor. Me interesaba mucho la perspectiva de ellos. ¿Cómo se ve la vida cuando tienes más de 90 años, cómo la ves hacia atrás, como la ves en el presente y en el futuro? Porque un futuro hay, como lo dicen ellos. En su premier mundial en Morelia y algunas otras proyecciones privadas, Aquí sigo ha tenido un impacto muy fuerte en los jóvenes.

¿Por qué crees que sea eso?

Porque los jóvenes pueden ver la perspectiva al revés. O sea, yo voy para allá y qué tengo que hacer para llegar bien y llegar con plenitud. No es una película sobre el récord Guinness del hombre más viejo del mundo; donde el número de años es lo que les da valor a los personajes, sino lo que nos pueden enseñar. Cien años suenan bien, pero lo importante es en qué condiciones llegas; lo que vemos en la película es que puedes llegar tan entero como cuando tienes 50. Claro, con límites físicos, pero mentalmente, en espíritu y actitud frente a la vida, pleno. Y creo que de eso hay mucho que aprender.

¿Cómo encontraste a los personajes en todo el mundo?

Nos enlazamos con una red de productoras de documentales en todo el mundo. Buscamos personas de 85 años para arriba que, al margen de su condición física, tuvieran una actitud mental plena. Una vez que los elegimos, nos abrieron las puertas de sus casas y de ellos mismos de una manera como nunca antes me había pasado. Era un desbordamiento de experiencia y de ganas de explicar la situación y la perspectiva en la que están. Y lejos de compadecerse a sí mismos y más allá de las limitaciones de salud que puedan tener, estaban llenos de vida.

¿Qué otras cosas en común encontraste en todos los que elegiste?

Algo que nos sorprendió mucho y que no descubrimos sino hasta el mismo rodaje y es que de una manera u otra, se relacionaban con la música. Ya sea que tocaran un instrumento o les gustara bailar o cantar. Abigail, por ejemplo, se metió a la escuela de música a los 95 años para poder relacionarse con su mujer que tiene Alzheimer. En general, todos seguían con ganas de seguir aprendiendo. Más que nada, el común denominador en todos son las ganas de vivir. Al mismo tiempo resaltamos las diferencias y por eso viajamos a tantos países para contrastar los ritos, las religiones y culturas de las diferentes regiones del mundo.

Parece que hay en todos ellos una relación muy cercana a la naturaleza. Es decir, es gente que está muy al tanto de su entorno natural ¿no?

Como ellos mismos lo dicen, ahora les sobra el tiempo para fijarse en esas cosas. Y lo dicen de diferentes formas. El canadiense tiene 15 años menos que su esposa que tiene 100, y valora como todos ese tiempo para hacer lo que siempre han querido hacer. La japonesa también, y Sara de Costa Rica, reiteradamente decían que sacan todo el provecho del tiempo que tienen y lo dedican a contemplar la naturaleza y a seguir activos. En fin, todos coinciden en que tienen que estar en movimiento, que uno no debe dejar de hacer cosas, que una cosa es estar jubilado y otra dejar de trabajar.

¿Qué les preocupa a casi todos?

Su principal preocupación quizás es encontrar la motivación de hacer lo que a ellos les gusta, estar activos y compartir la vida con su familia; socializar, seguir creando, seguir proponiendo y seguir compartiendo.

¿Te encariñaste en especial con alguno de ellos?

Con todos me encariñé muchísimo y era muy conmovedor ver que después de unos días de filmación los vínculos se hacían tan fuertes simplemente con haberlos escuchado y darles su lugar. Tuve un cariño muy especial con Sara de Costa Rica, porque es una gran narradora. Al principio se quejaba y decía, ‘¿Por qué vienen a mí?’. Abigail, aquí de Yucatán, lo encontramos por coincidencia y para él fue casi como una terapia hacer la película porque él tiene 100 años y se dedica a cuidar a su mujer que tiene Alzheimer. Eso era muy conmovedor.

¿Tenían ellos idea de la importancia que podría tener el documental?

Lo tenían clarísimo. Sabían que todo lo que ellos nos podían decir era un ejemplo de cómo vivir la vida cuando llegas a esa edad. Y los comentarios de ellos después de ver el documental iban muy enfocados a eso, no a sí mismos, sino a las enseñanzas que podían dejar. Les sorprendía mucho también ver a otros que son como ellos. Ellos estaban conscientes de que no estaba yo yendo a verlos porque eran gente famosa, sino simplemente porque tenían mucha experiencia: '¿cuéntame cómo fue tu vida y cómo ves el presente y el futuro?' Descubrimos que los instintos más primitivos del ser humano como el amor, la alimentación, los sueños, todas estas cosas que son las que ocupan ahora el papel preponderante en sus días. En un inicio ellos me platicaban lo más importante de sus vidas cuando vivieron las guerras o como conocieron a sus esposas. Pero luego se daban cuenta de que aunque eso era importante, lo era más el presente; el día a día, la cotidianidad que ahora los define.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad