Dirigida por Henry Bedwell

'Más negro que la noche'

Un “remake” del clásico de terror mexicano de 1975.

DIRECTOR: Henry Bedwell
GUIÓN
: Carlos Enrique Taboada (adaptado por Henry Bedwell)
ELENCO: Zuria Vega, Adriana Louvier, Eréndira Ibarra, Ona Casamiquela,
Margarita Sanz, Lucía Guilmáin, Miguel Rodarte y José María Torre
DIRECCIÓN FOTOGRÁFICA: Marc Bellver
DURACIÓN: 110 minutos

Más negro que la noche con Zuria Vega, Adriana Louvier, Erendira Ibarra, y Ona Casamiquela, 2014.

Zuria Vega, Adriana Louvier, Erendira Ibarra, Ona Casamiquela, protagonizan 'Más negro que la noche´, en su versión de 2014. — Lions Gate/Everett Collection

Aunque este “remake” del clásico de horror mexicano conserva —e incluso añade otros, aun mejores— elementos a la original de 1975, carece del ingrediente secreto, no manifiesto, que  hizo tan popular a su antecesora: erotismo. Más allá de los méritos en cuanto al manejo del terror y el misterio que definitivamente tenía la cinta del maestro Carlos Enrique Taboada, el verdadero atractivo de la historia era la premisa de cuatro mujeres solas y hermosas encerradas en una mansión gótica y tenebrosa. En ese sentido, tal vez es lo único que no es reproducible: el momento por el que atravesaba tanto el cine como la sociedad de su tiempo. La primera versión de Más negro que la noche empujaba los límites de lo que era permisible mostrar en materia de sexo y el argumento se prestaba para mostrar a las bellas protagonistas en poses provocadoras, portando coquetos mini-vestidos y reveladores camisones. Hay algo de eso también en esta nueva versión, pero se ha restado a la fórmula: “horror + mujeres en peligro + atuendos sugestivos”,  el ingrediente de sensualidad implícita que hizo las delicias del público masculino de su tiempo.

Greta, María, Pilar y Vicky, son cuatro amigas que comparten un departamento y se reparten los gastos dado que su situación económica es precaria. Cuando Greta recibe la noticia de que al morir, una tía le ha heredado su enorme mansión, invita a las otras a mudarse con ella. Todas aceptan encantadas. El problema es que la tenebrosa propiedad también incluye un horrendo gato negro y una siniestra ama de llaves. Evangelina, al estilo de la Mrs. Danvers de “Rebecca”, cuida con fanático recelo tanto el recuerdo de su anterior patrona, la anciana y excéntrica tía Ofelia, como al agresivo felino, Becker. A pesar de esto, las amigas están encantadas de habitar la lujosa residencia y de tener a su servicio a la eficiente Evangelina que se las arregla para mantener en condición impecable no solo la casa, el jardín y la alberca, sino hasta se da tiempo para hacerles desayuno, comida y cena. Greta y Vicky tienen novios y estos se aparecen de vez en cuando, pero las únicas relaciones en las que se concentra la película son entre las muchachas. En una escena se sugieren ciertos elementos homo eróticos que involucran a Pilar, mientras que el único amor de María es una marmota a la que trata de proteger a toda costa de las garras de Becker. De hecho, el primer incidente que desencadena una serie de extraños sucesos, es la muerte de la marmota, que todas adjudican a Becker.

Tal vez el mayor problema de esta versión de Más negro que la noche radica en su elenco. Ninguna de las actuaciones es convincente. Incluso la generalmente excelente Margarita Sanz (Evangelina) se siente forzada. Eso por no hablar de las cuatro actrices que no tienen la madera de estrellas que tenían las protagonistas de la versión original. Salvo Helena Rojo, ni Claudia Islas, ni Susana Dosamantes (madre de Paulina Rubio), ni Lucia Méndez, se distinguían por su talento histriónico, pero tenían carisma y como bellezas, estaban en su mejor momento.

Sin embargo, varias cosas se podrían decir a favor de esta versión de Más negro que la noche, que igualan e incluso superan a la original. El argumento añade elementos más complejos que la primera versión, que se concentraba únicamente en el gato. El director y adaptador de la historia, Henry Bedwell, incluye varias referencias a clásicos de la literatura gótica. Por ejemplo, le ha dado un pasado a la tía Ofelia que involucra una boda y una gran desilusión amorosa (al estilo de Miss Havisham de Grandes Expectativas). Además, a pesar de que fue filmada para 3D, evitó caer en burdos efectos especiales para fabricar sustos baratos. El suspenso es más sugerido que explícito y creado con juegos de luces y sombras (gracias, en buena parte, a la fotografía de Marc Bellver) y con ayuda de la banda sonora.

Bedwell resistió afortunadamente la tentación de crear los monstruos grotescos que son típicos del cine de horror de hoy en día. Es en la elegancia en lo que mejor coincide Bedwell con el magnífico Taboada, quien creó los mejores clásicos del cine de terror latinoamericano. No por nada el autor de cintas como Hasta el viento tiene miedo (1968),  El libro de piedra (1968) y Veneno para las hadas (1984), ha servido de  inspiración para cineastas como Guillermo del Toro

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad