Reseña

El 'No' que derrotó a Pinochet

La campaña que derrotó a la dictadura en Chile revive en esta cinta nominada al Oscar a la Mejor Película Extranjera.

 

DIRECTOR: Pablo Larraín
GUIÓN: Pedro Peirano, basdo en la obra de teatro homónima de Antonio Skármeta
ELENCO: Gael García Bernal, Alfredo Castro y Antonia Zegers.
DURACION: 118 minutos



Para entender —o más bien para hacerle justicia— a la película NO, se le tiene que ver como la última parte de una trilogía sobre la dictadura de Augusto Pinochet que Pablo Larraín comenzó con Tony Manero (2008) y siguió en Post-Mortem (2010). El mérito de las dos primeras cintas es que Larraín logra proyectar en sus dos solitarios y siniestros protagonistas, toda la violencia, la angustia y el horror de un país bajo un yugo militar. La absoluta fealdad física y moral de los personajes centrales (encarnados en ambos filmes por Alfredo Castro), es análoga a la podredumbre de la sociedad y política chilena (según la óptica particular de Larraín) en esos años.

Vea también:  'La democracia no se limita a las urnas', Gael García Bernal.

En Post Mortem, Castro interpreta a Mario, el empleado de un patólogo que se encarga de transcribir los resultados de sus autopsias. Mario es un hombre patético, acabado, apagado; un cadáver que se mueve entre cadáveres. Con Mario, Larraín también parece transcribir para el público el terror y el caos de los primeros días del golpe de estado en Chile. Al hospital donde trabaja Mario comienzan a llegar los cuerpos de las víctimas. No se oye un solo disparo,  pero la cara enjuta del protagonista nos dice todo. El cincuentón de pelo relamido solo causa lástima hasta que descubrimos (junto con él y como resultado del horror que se vuelve cotidiano), su vocación para el sadismo. Todo en Mario es repelente. Enclenque, de espalda encorvada y nariz aguileña, Mario nos recuerda al Nosferatu de F.W. Murnau (1922).

Aunque fue filmada antes, Tony Manero ubica la historia años después, cuando ya está plenamente instaurada la dictadura militar. Nuevamente, Larraín nos muestra en un espejo distorsionado el reflejo de un país en la imagen de un individuo cuya vida es patética, violenta y estéril. La cinta comienza con Raúl (Alfredo Castro) caminando por detrás de un escenario. Raúl es un cincuentón psicópata obsesionado con el personaje de Tony Manero en la película Saturday Night Fever (protagonizada por John Travolta) y está dispuesto a todo con tal de ganar un concurso de televisión que busca a la mejor copia del personaje. Esa es la única motivación de su gris existencia y Raúl se sabe de memoria los diálogos y la coreografía que baila Travolta en la película. La descomposición social que se respira en el ambiente es el caldo de cultivo perfecto para engendrar  a un monstruo como Raúl que realiza impunemente toda clase de transgresiones morales que van desde el pequeño robo, hasta el asesinato y el incesto.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

En imágenes

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Trivias y
Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.