Julio César Chávez: De tal padre, tal hijo

Su vida dentro y fuera del cuadrilátero.

Julio César Chávez, —el “Guerrero de México”—, es una leyenda viviente del boxeo. Tras 25 años en los cuadriláteros, Chávez acaparó una marca de 87 victorias consecutivas, 107 en total, y 37 combates por títulos mundiales. El “César del Boxeo” es el único púgil con 21 defensas de campeonatos en el pugilismo profesional.

“A mí nadie me ganó en el ring, yo fui mi peor rival”, dice el ex campeón en alusión a la adicción a las drogas y el alcohol que marcara el término de su carrera. Pese a que en sus últimos años como profesional sí sufrió derrotas en el cuadrilátero, el pugilista asegura que la mayoría se debieron a sus problemas fuera del ring.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Chávez conversó con AARP en el gimnasio Top Rank de Las Vegas durante los entrenamientos de su hijo mayor, Julio César Chávez.

“Junior”, como lo han apodado los comentaristas deportivos, es el excampeón de peso mediano del Consejo Mundial de Boxeo. Chávez Jr., quien obtuvo el cinturón en junio del 2011, dice que su padre no es solamente alguien a quien siempre admiró, sino quien lo instó a competir en el deporte de los guantes.

“Mi padre fue uno de los tres mejores libra por libra del mundo y yo siempre estuve muy orgulloso de él. Además, nos inculcó el boxeo y el hambre de querer triunfar”, expresó Julio hijo.

La admiración es mutua. Chávez padre destaca cómo Junior triunfa en un deporte al que la mayoría llega por necesidad. Su hijo, asegura, boxea por pura convicción y amor.

“Mi familia era humilde y yo me metí al boxeo porque no quería ver a mi madre lavando y planchando para ajenos. Tampoco quería seguir comiendo puros frijoles y tortillas”, aseveró el ex campeón. “Mi hijo no tenía esas necesidades y sin embargo, entró en el boxeo y se ha sacrificado”.

Pese a que Chávez está consciente de la influencia que ha ejercido, también tiene claro que no siempre fue un ejemplo para su hijo.

El legendario seis veces campeón del mundo aún recuerda cómo el alcohol y las drogas fueron su peor rival dentro y fuera del cuadrilátero, sobre todo en la relación con su hijo.

“Julio y yo no podíamos hablar”, afirma el padre. “Yo no sabía cómo hablarle y le gritaba y lo insultaba”, añade.

Esos excesos fueron los mismos que, según Julio César Chávez, le costaron su racha de victorias y su primera derrota, ante Frankie Randall, el 29 de enero de 1994.

“[Mi estilo de vida] le hizo guardar mucho rencor y lo separó de mí”, dice Chávez acerca de cómo ese período afectó su relación con su hijo mayor. “Pero yo ni cuenta me daba porque cuando estás en esos excesos, no crees que estás mal, sino que son los demás”.

Tras el revés ante Randall, Chávez dice que se preparó como nunca y cuatro meses después obtuvo la revancha al derrotar a quien calificó como su más difícil adversario. Sin embargo, dos años más tarde en 1996, comenzaría el largo y paulatino declive en el que se vio derrotado en dos ocasiones por Oscar De La Hoya y varios rivales más. El gran campeón se retiró definitivamente del cuadrilátero en septiembre del 2005, a los 43 años, tras perder por nocáut técnico ante Grover Wiley.

 “Ese período me dolió mucho”, dice Julio hijo. “Ver las derrotas de mi padre fue muy triste, pero eso sirvió para hacerme más fuerte y para ser quien soy hoy”.

Es así como Junior vengaría a su padre dos años más tarde, al vencer a Wiley por nocáut en el tercer round.

Chávez padre asegura que finalmente es feliz y se siente sano gracias a su hijo Julio. “Julio fue quien me llevó, gracias a Dios, a un centro de rehabilitación y (…) puedo decir hoy que estoy recuperado”, dice Chávez, quien cumplió los 50 años el 12 de julio.

El legendario boxeador agrega que su mayor victoria es haber recuperado la relación y la confianza de su hijo.

“Ahora hablamos, hacemos chistes. Julio me pregunta qué pienso sobre su preparación y sus peleas. Ahora yo le puedo hablar y no como antes”, dice el padre. “Sabemos que eso ha quedado atrás y que ahora todo es diferente gracias a él”.

Recientemente incorporado al Salón de la Fama del Boxeo Internacional, Chávez es hoy un próspero empresario avecindado en México. Si bien ya no acapara la atención mediática de sus años de gloria, suele acompañar a Junior durante la preparación para sus peleas.

Callado y con esa intensa mirada que por 25 años le caracterizó entre las cuerdas, Chávez observa a su hijo desde una esquina del gimnasio. “Lo lleva en la sangre”, dice. “Tiene mis genes”.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad