Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones disponsible ¡gratis!

Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Celebra la Herencia Hispana

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre entretenimiento, finanzas y más! Contesta las trivias.

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juega

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

encuesta

Y si eres un fanático de las telenovelas, prueba tus conocimientos y contesta estas preguntas.

Por la vida

La misión de Dennis Quaid

Por un error médico, sus hijos estuvieron a punto de morir.

Dennis Quaid fotografiado en un lago en Los Angeles CA Junio 2010.


— Art Streiber

In English | Fue, según recuerda Dennis Quaid, “el peor día de nuestras vidas”. La mañana del 19 de noviembre de 2007, el actor y su esposa, Kimberly, se apresuraron para llegar al hospital Cedars-Sinai de Los Ángeles —uno de los establecimientos de salud más prestigioso de la nación—, donde sus mellizos, de 12 días, habían sido internados dos días antes para un tratamiento de rutina, por una infección por estafilococos. El pediatra y la jefa de enfermeros los recibieron en la puerta de la habitación de los niños, en la que un grupo de médicos rodeaban a Thomas Boone (conocido como T. Boone) y a su hermana Zoe Grace (o Z.G.). “Podíamos verlos trabajando sobre los niños”, relata Quaid. “Era aterrador”.

El pediatra, con calma, les informó a los nerviosos padres que los mellizos habían recibido, involuntariamente, una sobredosis masiva de un anticoagulante llamado heparina, lo que los puso en riesgo de sangrar hasta morir. “Al principio, sentí que eso no podía estar sucediendo realmente”, recuerda el actor. “Luego sentí temor... e impotencia”.

Dennis y Kimberly llegaron hasta las camas de los mellizos y observaron la situación, paralizados. “Estaban perdiendo sangre por cada lugar donde los habían pinchado”, afirma Quaid. En un intento por contener el flujo, un médico había colocado una grampa en el cordón umbilical de T. Boone. Un chorro de sangre se disparó a través de la habitación, manchando la pared. “Estábamos en estado de shock”, afirma Quaid.

Ya sea por un acto divino o un error humano, desde ese momento Dennis Quaid era un hombre distinto, con una misión muy distinta.

Para revertir los efectos de la sobredosis de heparina —los niños habían recibido por partida doble 1.000 veces la dosis correcta— los médicos les dieron a T. Boone y a Z.G. una droga llamada protamina. Dennis y Kimberly se negaron a abandonar sus puestos junto a las camas de los niños por las siguientes 32 horas, acariciando suavemente a sus hijos y tratando de calmarlos. “Estaban realmente muy incómodos y lloraban”, dice Quaid. “Tenía que ser doloroso”. Finalmente, ya tarde el segundo día, los niveles de coagulación de la sangre de los niños alcanzaron un valor normal. Un neurólogo y otros especialistas evaluaron las funciones cerebrales y motoras, las que, milagrosamente, resultaron normales.

Aunque Quaid quería que la crisis se mantuviera en secreto, la noticia se filtró con rapidez. “Aquello pudo haber sido una bendición encubierta”, señala, “porque, más tarde, mucha gente nos contó que rezaron por nuestros niños. Al final, creo que el poder de las oraciones de tantas personas fue lo que los salvó. Para mí es obvio que un poder superior está controlando lo que sucede en el universo”.

Ya sea por un acto divino o un error humano, desde ese momento Dennis Quaid era un hombre distinto, con una misión muy distinta.

Estamos sentados en el patio de la propiedad de Quaid, en Pacific Palisades, Los Ángeles. Para T. Boone y Z.G. este es su hogar, aunque llegar allí no fue sencillo. Quaid, de 56 años, y Kimberly Buffington —una agente de bienes de raíces de Austin, Texas, a quien Quaid conoció en el 2003 y con quien se casó en el 2004— intentaron que ella quedara embarazada durante tres años. Buffington, quien ahora tiene 38 años, sufrió reiterados abortos espontáneos. “Fue realmente difícil”, relata Quaid. “Estábamos a punto de rendirnos”. El actor hace una pausa y, luego, esboza esa característica sonrisa que semeja un marsupial comiendo miel y que es su marca registrada: “Probamos una vez más y descubrimos que eran mellizos, ¡un niño y una niña!” Aunque los mellizos son hijos biológicos de la pareja, una madre sustituta llevó el embarazo a término.

Los bebés nacieron saludables; T. Boone pesó 6 libras con 12 onzas, y Z.G., 5 libras con 9 onzas. Los orgullosos padres los llevaron a casa, donde fueron recibidos por familiares y amigos.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.