'Secret in Their Eyes': pasiones secretas

La versión hollywoodense del filme argentino 'El secreto de sus ojos' conserva los mejores elementos de la original.

Chiwetel Ejiofor y Julia Roberts - Secret in Their Eyes

Chiwetel Ejiofor y Julia Roberts en una escena de la película. — Karen Ballard/Courtesy of STX Films

DIRECTOR: Billy Ray

GUIÓN: Billy Ray, Juan José Campanella (basado en su filme El secreto de sus ojos, a su vez una adaptación de la novela La pregunta de sus ojos de Eduardo Sacheri)

ELENCO: Chiwetel Ejiofor, Nicole Kidman, Julia Roberts, Dean Norris y Alfred Molina

DURACIÓN: 111 minutos

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Raras veces un “remake” logra igualar la calidad del original, o siquiera justificar su hechura. Secret in Their Eyes es una excepción. Esta versión hollywoodense del filme argentino El secreto de sus ojos (ganador del Oscar a la mejor película extranjera en el 2009), conserva los mejores elementos de la fuente a la vez que se atreve a cambiar lo suficiente para adaptarla al contexto estadounidense. En concreto, a la nueva realidad posterior al 9/11. Del mismo modo que en El secreto de sus ojos el asesinato de una inocente en 1974 anunciaba la llegada de una nueva era con la llamada Guerra Sucia, el crimen de Secret in Their Eyes revela que las reglas del juego han cambiado y que muchas cosas se pueden justificar en aras de acabar con el terrorismo.

La acción se ha trasladado de Buenos Aires en los años 70 al tiempo presente. Trece años después de que la decepción lo llevó a dejar su puesto en la Procuraduría de Justicia de Los Ángeles, Ray regresa a visitar a sus excompañeros. Claire (Nicole Kidman), el amor secreto de Ray, es ahora la Procuradora y se encuentra aún más lejos de su alcance. Él ha regresado en realidad porque está convencido de que al fin encontró al hombre que asesinó a la hija de su colega y amiga Jess (Julia Roberts) y quiere que Claire reabra el caso. Es evidente que la brutal violación y muerte dejaron marcada no solo a Jess, sino a todo el departamento. Ray sigue tan obsesionado en castigar al culpable como el primer día.

Además de hacer el paralelismo entre las nuevas “concesiones” que la Justicia se permite en tiempos excepcionales como la Guerra Sucia y el ambiente posterior al 11 de septiembre, Secret in Their Eyes introduce dos cambios fundamentales. Uno, la elección de un actor de raza negra para interpretar a Ray (el británico Chiwetel Ejiofor), lo cual de un brochazo pinta el gran obstáculo que se interpone en su relación con Claire. En el contexto argentino, la diferencia de clases sociales, al tener mucho más peso que en el contexto estadounidense, era suficiente. Y dos, la víctima no es solamente una joven anónima, sino hija de una colega y amiga del protagonista. Si alguna falla tenía El secreto de sus ojos, era que no se justificaba plenamente la obsesión de Benjamín (Ricardo Darín) por el crimen. En esta versión, el crimen es personal. Ray no solo sufre por el dolor de su amiga y el suyo propio, sino que también se siente culpable por un incidente al azar en el que él estuvo involucrado y que indirectamente puso a la joven Carolyn en la locación donde encontraría la muerte. Así como ese, los personajes regresan continuamente al pasado para preguntarse si cambiando pequeños detalles de ese día, la muchacha se hubiera salvado. Y esa es la genialidad de la historia: ninguno ha podido superar lo ocurrido, e incidentes menores e insignificantes se combinan con el pesar de las grandes decisiones que no se tomaron, como consolidar el amor entre Ray y Claire.

Tal vez la única gran ausencia que se resiente en esta adaptación estadounidense de la película argentina es la del genial Guillermo Francella como el colega de Ray que lo ayuda a investigar el crimen, aun cuando las autoridades les han prohibido que se involucren más. Como Bumpy, Dean Norris (el magnífico Hank de Breaking Bad) queda a cargo del papel, pero en Secret in Their Eyes no está tan bien desarrollado como el de Francella para permitirle lucimiento. 

Secret in Their Eyes es solamente la tercera película como director de Billy Ray, y si no logra alcanzar el nivel de la original argentina, es por lo menos un esfuerzo muy digno que anuncia a un talento en ciernes. Gracias a su calidad como guionista, hasta ahora Ray era más conocido por estar a cargo de escribir la primera entrega de Hunger Games, el thriller político State of Play y Captain Phillips (por la que incluso recibió una nominación al Oscar), así que es alguien a quien habrá que tener en la mira.  

Julia Roberts en el papel de Jess es una distracción momentánea que altera la balanza de la historia por su peso de superestrella, pero con discreción y calidad actoral Ejiofor termina imponiéndose como el verdadero, y realmente único, protagonista. Esta es su historia; la de una obsesión privada que se funde con la pública. En palabras de Jess, son las pasiones las que nos definen y estas no cambian con el paso del tiempo. Entenderlo así es lo que los lleva a encontrar al culpable del crimen y a “resolver” o a resignarse a sufrir la propia.  

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad