Paquito D’Rivera, escritor

El gran músico cubano nos habla sobre su obra literaria.

Retrato de Paquito D'Rivera

El escritor y músico cubano Paquito D'Rivera habla de su segunda carrera como escritor. — Cortesía de Paquito D'Rivera

No hay mucho que decir que no se haya dicho ya sobre Paquito D’Rivera, sin lugar a dudas entre los mejores músicos que jamás haya producido Cuba. No tanto se sabe, sin embargo, de su segunda carrera artística: sus incursiones en el género literario. Acaba de publicarse en inglés su cuarto libro, Letters to Yeyito: Lessons from a Life in Music , y nada mejor que conocer en sus propias palabras sus experiencias en el mundo de los libros. Aquí van algunas preguntas al escritor Paquito D’Rivera.

Desde muy temprano en tu infancia iniciaste una carrera musical a la que has dedicado tu vida y que te ha dado más de seis décadas de éxitos. ¿En qué momento sentiste el deseo de empezar también una segunda carrera de escritor?

Mi padre, casi junto con el amor a la música, me inculcó la afición por la lectura. Salgari y Julio Verne abrieron camino a otros escritores de su pequeña colección, como José Eustasio Rivera, Vicente Blasco Ibáñez, Enrique Jardiel Poncela, Stefan Sweig, Salvador de Madariaga y hasta Vargas Vila, que a mi viejo no le gustaba que lo leyera porque hablaba despectivamente de las mujeres. Después siempre me gustó escribir, y mi primer cuento fue sobre un gallego que tenía una fábrica de saxofones en Isla de Pinos, que usaba de materia prima latas de sardinas y conservas. Era muy cómico.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Has escrito hasta ahora cuatro libros: Mi vida saxual, ¡Oh, La Habana!, Ser o no ser: ¡esa es la jodienda!, y ahora Letters to Yeyito. ¿En cuál de ellos te sientes más representado, cuál refleja mejor tu verdadera persona?

Esos libros están interrelacionados, y al igual que en mi estilo de crear música, tienen que ver con lo que voy viviendo desde niño, la gente que he conocido o querido conocer (Benny Goodman, por ejemplo), mis sueños y hasta las vidas de otra gente más cercana o lejana. A veces me pasa como a Reinaldo Arenas, que me meto tanto en esos vericuetos, que me olvido de donde termina la realidad y comienza la ficción. Me divierte muchísimo cuando me preguntan si tal cosa o tal personaje existieron.

Hablemos de Yeyito. Cuentas en el libro que fue alguien que no pudo verte detrás del escenario después de asistir a uno de tus conciertos y te dejó una carta a la que tú respondes en el libro. 

Lo de la carta fue cierto. Un estudiante de música me pedía, a mis 15 o 16 años, consejos musicales y sobre la vida. Que si valía la pena seguir una carrera como músico profesional. Yo estaba pasándola de maravilla, rodeado de buena música, lindas chicas, viajando con una gran orquesta, comiendo bien en hoteles mientras en mi país el factor “comida” era (y aún es) patético y complicado. ¿Qué le iba yo a contestar, si para colmo la carta no tenía remitente? De modo que la propuesta de la casa editorial Restless Books de darle forma epistolar a mi libro resultó una gran oportunidad para contestar algunas de aquellas preguntas y contar muchas otras cosas que pueden ser útiles a un estudiante y a cualquiera que se interese en el arte musical, a la vez que de paso se ríe un poquito y se entera de algunos chismes faranduleros. El haberlo publicado en inglés, con la excelente traducción de nuestra vieja amiga Rosarito Moreno, abre mucho más su alcance en el mundo de la música, donde casi todos nos desenvolvemos en ese idioma.

¿Qué tiempo te toma terminar un libro? Considerando todas las demás actividades tuyas, como componer, hacer giras y dar conciertos.

No tengo la menor idea. O ni me acuerdo. Depende de la premura del editor, los muchos o pocos deseos que yo tenga de terminarlo y otros factores. A veces es como un jam session, una sinfonía de Dvorak o una hermosa pieza de cámara, que uno disfruta tanto, que no quiere que se acabe. Es un sentimiento encontrado entre la satisfacción de haber terminado una labor y la tristeza de que se acabó el viaje mágico. Carlitos, la próxima vez que escriba un libro mediré el tiempo y cuando termine te mando un e-mail.

(Risa) No dejes de hacerlo. ¿Tienes en este momento otro libro en mente? Si es así, ¿puedes hablar del tema que abarcará?

Tengo varias ideas por ahí, una de ellas es la historia de unos gemelos cubano-chinos del pueblo imaginario de Guanabaney, cuyas vidas toman caminos muy dramáticos y diferentes y al final se reencuentran en condiciones inesperadas en la ciudad de Nueva York, una ciudad recurrente en mis obsesiones.

¿Circulan tus libros clandestinamente en Cuba? ¿Has recibido alguna vez una reacción a tu literatura de parte de un cubano en la isla?

Hay muchos ejemplares de mis libros y manuscritos rodando de mano en mano en Cuba, y muy frecuentemente recibo mensajes de gente joven y no tan joven que leen lo que escribo, tanto en libros como en artículos. La editorial Hypermedia está preparando una edición especial de mi primer libro, Mi vida saxual, para distribuirlo en la tierra de la ciguaraya. No puedo negar que me entusiasma la idea, tanto como haberme enterado de que varios grupos de cámara, solistas y hasta estudiantes usan mis piezas musicales en recitales de graduación y otros eventos artísticos.

Mucho se sabe de tu fenomenal carrera musical. He querido esta vez que los lectores AARP en español reciban de primera mano más información sobre esta otra carrera tuya que te permite expresar en palabras lo que antes expresabas solamente con tu música. ¿Te sientes cómodo con este nuevo “sombrero”?

Una de las frases que hace años me sirvieron de estímulo para seguir escribiendo vino de un escritor cubano que todos admiramos: Guillermo Cabrera Infante, quien dijo, ‘Yo siempre supe que Paquito podía escribir’. Y esto me alentó, además del placer de sentirme aceptado por gente brillante del gremio que me halaga y enorgullece. Esto sin perder nunca el sentido de las distancias y la modestia, sin las cuales se corre el riesgo de volverse uno un pesa’o.

Uno de los hombres más útiles y sabios de todos los tiempos ha sido sin duda el profesor Shinichi Suzuki, violinista, educador y creador del revolucionario y sorprendente método que lleva su nombre y que desarrolla exitosamente las aptitudes musicales e intelectuales de cualquier niño, casi desde la cuna. Nunca pierda su humildad, dice Suzuki, pues la vanidad empaña el poder de percibir la verdad y la grandeza, que poco tienen que ver con dinero, fama o riquezas materiales.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Publicidad

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad