Tarjetas de crédito virtuales, seguras pero engorrosas

Conoce esta alternativa para comprar en línea.

In English | Una tarjeta de crédito virtual es una solución de pago electrónico que te permite comprar en internet y por teléfono a la vez que reduces la preocupación de que un pirata informático se robe tu información.

Y dada la reciente serie de problemas de seguridad relacionados con las tarjetas en tiendas como Target, Michaels y Neiman Marcus, las tarjetas de crédito virtuales deberían ser bastante populares tanto entre los individuos como entre las instituciones.

Pero no es así.

Vea también: Conoce a los famosos que se fueron a la quiebra.

Tarjetas de crédito virtuales

Las tarjetas de crédito virtuales ofrecen un número de cuenta sustituto generado al azar que se usa en lugar del verdadero número de tarjeta de crédito. — Foto: iStockphoto

Eso se debe a que las tarjetas de crédito virtuales —que ocultan el número real de las tarjetas de crédito— tienen una variedad de desventajas que dan que pensar a los consumidores y a los bancos.

"Parte se debe a la falta de familiaridad" de los consumidores —dice Doug Johnson, vicepresidente y asesor superior de política de administración de riesgos en American Bankers Association en Washington—. Otra parte es la fuerza de la costumbre entre los consumidores con las tarjetas de crédito que usan en la actualidad, que son muy convenientes y que, a menudo, tienen beneficios relacionados", agrega Johnson.

Cómo funcionan las tarjetas de crédito virtuales

Las tarjetas de crédito virtuales, también conocidas como tarjetas "de uso único" o "desechables" proporcionan seguridad adicional a las personas que hacen compras por internet o por teléfono, transacciones para las que no hay que mostrar la tarjeta en sí.

Las tarjetas ofrecen un número de cuenta sustituto generado al azar en lugar del verdadero número de la tarjeta de crédito.

Mira también: Aprende cómo prevenir el robo de identidad.

Cuando haces compras en internet y estás listo para pagar, le solicitas una tarjeta virtual a tu banco. En ese momento, en general ya sabes cuánto gastarás. Entonces, cuando solicitas la tarjeta virtual, estableces una cantidad máxima a utilizar. (Tu límite de gastos, a menudo está atado al límite de crédito en tu tarjeta de crédito real). También puedes establecer una fecha de vencimiento, a partir de la cual la tarjeta virtual deja de ser válida.

Y, una vez que compras algo, la tarjeta desechable no se puede volver a usar.

Eso significa que puedes comprar por internet sin tener que usar jamás el número de tu tarjeta de crédito de verdad, frustrando así a los ladrones de identidad que intentan conseguir tu información confidencial.

Todo suena magnífico, pero los consumidores que usan tarjetas de crédito desechables se quejan que son demasiado engorrosas y que usarlas es lento.

Por ejemplo, las tarjetas de crédito de uso único a menudo requieren clics adicionales durante el proceso de compra, o que inicies sesión para más seguridad o, a veces, hasta que llames al teléfono del cliente para verificar la transacción.

Todo esto demora el proceso de compra.

"Hay un gran nivel de confort en la comodidad existente asociada con el uso de tarjetas de crédito y débito —dice Johnson—. Toda vez que intentas convencer al consumidor de que vale la pena hacer algo diferente a lo que normalmente hace, es una propuesta difícil".

Cómo obtener una tarjeta de crédito virtual

Una ventaja de las tarjetas de crédito virtuales, además de las características de seguridad, es que son gratuitas.

Para usarlas en una transacción en internet, primero debes obtener un número de tarjeta de crédito de uso único de la compañía emisora de tu tarjeta de crédito, si las ofrece.

American Express dejó de ofrecerlas hace un par de años. Ahora, solo unos pocos bancos conocidos ofrecen tarjetas virtuales y la cantidad disminuye.

Citi todavía ofrece números de tarjeta de crédito encubiertos, conocidos como VAN (números de cuenta virtual) a sus clientes que hacen compras por internet o por correo postal.

Bank of America proporciona un servicio a sus clientes bancarios por internet conocido como ShopSafe, que permite que las personas hagan compras seguras por internet, además de pagos mensuales continuos con una cuenta de crédito virtual.

Pero Discover, que por mucho tiempo ofreció tarjetas virtuales conocidas como Secure Online Account Numbers (números de cuenta seguros en internet), eliminó el servicio el 14 de marzo.

"Lamentablemente, la tecnología en la que se basan los números de cuenta seguros en internet es propiedad de MasterCard y ya no está disponible para nosotros, así que no podemos seguir ofreciendo este servicio a los titulares de tarjetas", expresó Discover.

Los proveedores de tarjetas virtuales utilizan la tecnología propietaria de una empresa llamada Orbiscom, una compañía de procesamiento de pagos con sede en Dublín que MasterCard adquirió en el 2009.

Es difícil convencer a los consumidores

Ben Woolsey, presidente de CreditCardForum.com, dice que es difícil lograr que los consumidores dominen todos los beneficios básicos de una tarjeta de crédito, menos aún las ofertas más complicadas, como las tarjetas virtuales.

"Independientemente de lo mucho que los bancos trataron de anunciar la disponibilidad de este servicio, no pudieron superar un cierto conocimiento limitado de las tarjetas de crédito virtuales por parte de sus clientes —expresa Woolsey—. Ni que hablar del superar la inercia de tomar todas las medidas necesarias para ponerlas en marcha entre quienes sí las conocen", agrega.

E incluso entre esas personas, típicamente solo existe "un cierto subgrupo de usuarios a los que les interesa lo suficiente como para obtenerlas", explica Woolsey.

Woolsey dice que varios otros problemas también previnieron que estas tarjetas lograran una amplia popularidad.

"Pueden hacer que las devoluciones o el disputar cargos con los comerciantes se torne problemático —indica Woolsey—. Para la mayoría de las devoluciones [de compras] hechas con tarjetas de crédito, las tiendas hacen el reembolso en la tarjeta. Pero eso no se puede hacer con un número de uso único".

Dependiendo de las políticas de devolución del comerciante, es posible emitir crédito en la tienda en vez de reembolsos. En otros casos, los consumidores podrían recibir reembolsos por cheque.

Para lidiar con los posibles problemas en el caso de una solicitud de devolución o reembolso, Woolsey recomienda conservar todas las facturas electrónicas, los números de confirmación u otra documentación sobre las compras realizadas con un número de cuenta virtual.

Él y otros afirman que los estadounidenses tampoco están motivados a usar tarjetas de crédito desechables porque los consumidores saben que no se los hace responsables por los cargos fraudulentos.

Gracias a la Truth in Lending Act, la responsabilidad por las compras no autorizadas realizadas antes de reportar una tarjeta de crédito como perdida o robada, por lo general, se limita a $50. Lo que es más, la mayoría de los grandes bancos ofrece protección "sin responsabilidad" por los cargos fraudulentos reportados dentro de 60 días. En caso de que tu tarjeta se vea en peligro, no te tendrás que hacer cargo de ninguna cantidad siempre y cuando reportes el problema sin demora.

Otra limitación de las tarjetas de uso único: no puedes usar números de tarjetas virtuales en las tiendas o con ningún comerciante al que le tengas que mostrar la tarjeta como prueba, por ejemplo en un hotel, una agencia de alquiler de autos o un cine.

"Los números de cuentas virtuales pueden agregar cierta seguridad a las transacciones en internet pero, en general, han sido una solución en busca de un problema", expresa Woolsey.

Los consumidores deben permanecer alerta

Incluso un sistema de pago alternativo más ampliamente aceptado como PayPal, que permite a cualquier persona con una dirección de correo electrónico registrarse para enviar y recibir pagos de otras personas, no deja de tener sus ventajas y sus desventajas, dicen los expertos. Tampoco es inmune a las filtraciones de seguridad.

Los usuarios enlazan sus cuentas bancarias o tarjetas de crédito a PayPal, y acceden a PayPal ingresando su dirección de correo electrónico y una contraseña. La seguridad de la contraseña de correo electrónico tiene sus propias limitaciones, ya que algunas personas son poco estrictas al establecer contraseñas seguras.

Según el Estudio de robo de identidad del 2014 de Javelin Strategy & Research, había 13.1 millones de víctimas de robo de identidad en el 2013 en EE.UU., una nueva víctima cada dos segundos.

"Además, los estafadores cada vez más acuden a eBay, PayPal y Amazon con información robada para hacer compras", explicaron los investigadores de Javelin.

Los ladrones de identidad robaron $18,000 millones el año pasado, incluido el fraude de tarjetas de crédito, las líneas de crédito en peligro y las cuentas de pago por correo electrónico.

Estos elevados niveles de fraude demuestran la necesidad de vigilancia. Para obtener más información, visita la Red de Vigilancia contra el Fraude, de AARP (en inglés).

"Al final —concluye Woolsey— no importa la cantidad de capas de seguridad que establezcan los bancos en las tarjetas de crédito, los consumidores tienen que seguir controlando sus estados de cuenta y permanecer atentos".

Lynnette Khalfani-Cox, The Money Coach(R), es experta en finanzas personales, personalidad de radio y televisión y colaboradora habitual de AARP. Puedes seguirla en Twitter y en Facebook.

También te puede interesar:

Página de inicio de AARP

Video relacionado

campaña
independencia financiera

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.