Skip to content
 

El fin de una profecía maya

GUATEMALA.— Tzun un Balam enciende velas multicolores para ofrecer protección a adultos y niños, para el amor, los viajes, los negocios y la salud. El guía espiritual arranca así las festividades de su país que pretenden acabar con la creencia de que el mundo se acabará el 21 de diciembre de 2012.

“En eso insisten en el cine para vender más películas, sin respetar nuestras creencias”, comenta después de lanzar incienso a los cuatro puntos cardinales en un evento del gobierno que inició la cuenta regresiva hacia el fin del ciclo 12 Baktún, que está lejos de ser un fin, dicen los mayas.

“Más bien es el principio de un nuevo ciclo”, describe Tzun un Balam para explicar el calendario maya que contaba series de veinte años, llamadas cada una katún y series de 20 katúnes (400 años) o Baktún cuyo fin se acerca en dos diciembres más.

Pero no habrá apocalipsis alguno. El nuevo comienzo que visualizan los guatemaltecos está enfocado al turismo. “El amanecer de los Mayas”, reza el eslogan publicitario.

En los hechos, ya autodenominaron al país, “corazón del mundo maya” —una posición que México disputa— y arrancaron sus festividades: danzas, representaciones, visitas guiadas, conferencias, performance… ¡Vengan, vengan a Guatemala!

Tzum Balam entiende de esos negocios y va con su colorido atuendo que representa a cinco regiones en el país de 14.5 millones de habitantes, el 80 por ciento de ellos de origen maya. Igual que el abuelo Cirilo Pérez, que hace “limpias” contra la energía negativa a personajes importantes como la asambleísta por California, Norma Torres, de origen guatemalteco.

“No hacemos más que seguir nuestra cultura”, dice Pérez, quien a sus 82 años aún encabeza los rituales en templos sagrados acondicionados para ceremonias indígenas y que son un centro de atracción turística además de los 3,000 centros arqueológicos mayas en el país. “Matiosh (gracias)”, susurra en tanto lanza pétalos de rosa, azúcar, alcohol, miel y tabaco al centro de un centro ceremonial en la capital Guatemalteca. “Nada de fin del mundo, sólo buena suerte”.

Los investigadores locales que realizan actualmente estudios sobre el tema señalan que la desinformación sobre una supuesta profecía maya que prevé una especie de apocalipsis inició tras el estudio de un investigador norteamericano llamado David Stuart que mal interpretó uno de los códices mayas.

“Hay un pasaje donde se ve el cielo negro y la tierra negra, pero el resto del papel está erosionada y falta evidencia para interpretar negativamente este tema”, explica Antonio Cuxil, un epigrafista e investigador maya. “El cambio climático también ha contribuido a la divulgación de malos tiempos presuntamente pronosticados por los mayas”, agrega Patricia del Águila, jefa del Departamento de Investigación de Patrimonio Cultural y Natural Guatemalteco.

Por el contrario, otros pasajes que hablan del 13 como número de la suerte por lo que el 13 backtún 13 deberá ser un ciclo que comienza con el pie derecho. “No es un desastre, es un cambio positivo”, insiste.

La verdad es que a la mayoría de los mayas les da igual, resume Cuxil sobre el fin del Baktún: son campesinos y sólo quieren buenas cosechas y los que son turistas hacen lo suyo y ya.

En los eventos de la cuenta regresiva que inició el gobierno van con el taparrabos bordado para el juego de pelota prehispánico donde no se usan lo pies, ni las manos, si no los codos, las caderas, la cabeza, las piernas. Y así saltan en un ritual de bolas de fuego que arranca aplausos en memoria de un juego que ya no existe en la práctica diaria, pero sí los jugadores.

Aunque sus problemas ya no son las profecías, sino la pobreza, como en los fines de otros ciclos Baktún desde que arrancó el mundo para los mayas (3114 antes de Cristo) que coincidieron con sequías y males naturales. Eso es cierto.

Los investigadores locales que realizan actualmente estudios sobre el tema, señalan desinformación sobre una supuesta profecía maya que prevé una especie de apocalipsis. La misma inició tras el estudio de un investigador norteamericano llamado David Stuart, que mal interpretó uno de los códices mayas.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto