Skip to content
 

La clave para el desarrollo espiritual

Seis prominentes pensadores comparten sus ideas sobre cómo alimentar el alma.

In English | A pesar de que tendemos a perder ciertas cosas a medida que envejecemos (la cintura pequeña, el cabello abundante, la memoria de corto plazo), hay un área para la cual el envejecimiento es de gran ayuda: la adquisición de la sabiduría.

Todas las religiones nos enseñan que podemos mejorar espiritualmente mientras envejecemos, adquiriendo sabiduría a medida de que avanzamos en años. ¿Cómo? Le hicimos esta pregunta a un grupo de destacadas personas provenientes de diversas tradiciones espirituales.

Una planta en la palma de la mano de un hombre

El Dr. Charles Stanley: Presentador de un programa de radio y pastor de In Touch Ministries en Atlanta

Como agricultores que cultivan un campo, necesitamos saber qué semillas utilizar para cosechar lo que deseamos. Esto es así porque cosechamos lo que sembramos; un principio válido, no importa en qué etapa de la vida estemos. Por lo tanto, si deseamos mantenernos provechosos espiritualmente a medida en que envejecemos, debemos fijar nuestra vista en el que nunca envejece y nunca nos falla.

Él nos enseña todo lo que necesitamos saber para continuar madurando espiritualmente. Mientras más profunda sea nuestra relación con Dios, aumentando nuestra intimidad con Él y obedeciendo su llamado, mayor acceso tendremos a su infinita naturaleza e ilimitados recursos.

Rabbi Stephen Blane

El rabino Steve Blane: Fundador y líder espiritual de la sinagoga Havurah Sim Shalom en Nueva York

A medida que envejecemos, solemos volvernos inflexibles. Nuestras opiniones se convierten en nuestro referente, y a menudo juzgamos en vez de observar. Con el pasar de los años, debemos comprender que es mucho más saludable buscar la luz y no la oscuridad. Puede producir tanto gozo llegar a la madurez de nuestras vidas con la visión de que el vaso está medio lleno en vez de medio vacío (enlace en inglés).

Podemos aprender que lo mejor que podemos hacer con el pasar de los años es no envejecer. Debemos siempre continuar aprendiendo sobre nosotros mismos, sobre aquellos a quienes amamos y sobre el mundo a nuestro alrededor. Y sencillamente, debemos abrirnos a todas las cosas maravillosas que la fuente de luz trae a nuestras vidas. De esa manera, siempre estaremos despiertos, siempre mantendremos nuestra espiritualidad y seremos uno solo con la fuente del todo.

Reverend Norman Eddy

El reverendo Norman Eddy de la East Harlem Protestant Parish en Nueva York

Podemos aprender a utilizar “audífonos espirituales” a medida que envejecemos. Eso significa aprender a escuchar cosas que usted no ha oído anteriormente, escuchar más profundamente lo que el espíritu —su voz interna— está tratando de decirle.

A menudo, este mensaje es sobre la gratitud. Cuando envejecemos, es más y más importante dar las gracias. Tengo 91 años, y no pasa un solo día en que no me dé cuenta de las muchas cosas pequeñas por las que debo estar agradecido. No importa cuán insignificantes puedan parecer a los demás.

Un capullo que florece, la risa de un niño. No debemos olvidarnos de dar las gracias. ¡Tampoco debemos olvidarnos de tener sentido del humor! Podemos aprender a reírnos de nosotros mismos a medida que nos volvemos mayores; de nuestros despistes, entre otras cosas. Esto es útil a cualquier edad, por supuesto, pero más aún cuando aumentan los retos que plantean los años.

Professor Amina Wadud leads a Friday prayer service

La Dra. Amina Wadud: Estudiosa musulmana y activista

La clave es la renovación. Necesitamos entender que la fe es algo dinámico. Está viva. Por lo tanto, debe ser restituida, renovada, reforzada, a medida que pasan los años de nuestra adultez.

Es importante practicar “khalw”, que quiere decir aprender a estar solos con nosotros mismos, nuestros corazones, nuestro señor, lo que consideremos sagrado. El tiempo de aislamiento, de devoción y de desarrollo de buenas intenciones son parte integral para una vida llena de sabiduría. A menudo, cuando las personas envejecen, caen en hábitos de redundancia en vez de renovación.

Quieren aferrarse a las mismas viejas formas, regresar a aquello que conocen con certeza. Pero eso nos puede atrasar. Si Dios es dinámico; y yo creo en ello, entonces debemos aspirar a ser dinámicos, también.

Participants practice meditation

Joseph Goldstein: Cofundador del Insight Meditation Society en Barre, Massachusetts

En el budismo, hablamos sobre algo llamado el “apego a las ideas”. A medida en que envejecemos, puede haber mucho menos apego a estar seguros sobre las cosas. Cuando miro 20 o 30 años hacia atrás, veo que estaba mucho más apegado a mi visión sobre cómo eran las cosas, que ahora que tengo 66 años.

Esa imparcialidad ha sido adquirida a través de la meditación. Me impresiona ver cuánto desconozco. Hacer ese cambio nos permite ser abiertos de mente sobre nosotros mismos, sobre el mundo y las opiniones de otras personas.

Esa franqueza nos permite llevar el proceso de envejecimiento de una manera mucho más digna, pues no sabemos exactamente qué nos va a suceder. Podemos practicar ser mucho menos dogmáticos.

Katie Byron

Byron Katie: Maestro espiritual y fundador de The Work in Ojai, de California

Hace veinticinco años, cuando tenía 43, descubrí la fuente de la juventud. Me di cuenta de que, cuando creía en mis pensamientos, sufría, pero cuando no creía en ellos, no sufría, y de que esto es cierto para todos los seres humanos. Me di cuenta de que el sufrimiento es opcional. Las personas que envejecen, al igual que los jóvenes, padecen por los pensamientos no examinados que les causan estrés.

Las situaciones de la vida son diferentes, pero los pensamientos son iguales: “no soy lo suficientemente bueno”, “necesito un cuerpo más fuerte”, “la fila del supermercado debería moverse más rápido”, “mi esposo (o esposa) debería estar de acuerdo conmigo”. Estos pensamientos son maneras de querer que la realidad sea diferente a como es.

Esto es lo que puede hacer para mantenerse vigoroso y libre de estrés. Cada vez que tenga un problema, escriba el pensamiento que está creyendo en ese momento.

Entonces, investigue ese pensamiento usando las cuatro preguntas y respuestas de The Work (enlace en inglés). Si usted tuviera que escoger entre “mi cuerpo es joven, flexible y bello”, y “mi mente es joven, flexible y bella”, ¿cuál escogería?

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto