Skip to content
 

Celina Sotomayor

Una vida de trabajo duro y determinación ha sido honrada en la sala de audiencias del Senado.

La menuda mujer mayor, de pelo blanco y ondulado, permaneció sentada en silencio durante horas en la vasta sala de audiencias del Senado —justo detrás de su hija, la candidata a la Corte Suprema, Sonia Sotomayor—. En ese momento, como siempre, Celina Sotomayor era, evidentemente, una presencia tranquilizadora, calma, segura, una amiga incondicional y una decidida aliada.

Sentada en la primera fila de la audiencia, con su hija en el estrado y su hijo, Juan Sotomayor, a su lado, Celina Sotomayor, de 82 años, de Margate, Florida, era una presencia importante en la apertura de las audiencias de confirmación de esta semana que podrían hacer que su hija se convirtiera en el primer miembro hispano de la Corte Suprema de Estados Unidos.

La madre de la jueza, vestida con una falda estampada y un saco marrón, guardó la compostura la mayor parte del tiempo. Pero cuando la jueza Sotomayor les habló de ella a los senadores, y la distinguió para agradecerle, Celina Sotomayor se frotó los ojos mientras las lágrimas le brotaban.

“Quiero hacer una mención especial de agradecimiento a mi mamá. Hoy estoy aquí gracias a sus aspiraciones y a los sacrificios que hizo por mi hermano Juan y por mí”, dijo la jueza Sotomayor, oriunda de Nueva York, educada en las universidades prestigiosas del grupo Ivy League, y que llegó a servir como jueza de la corte federal. “Mamá, estoy feliz de que estemos compartiendo esto juntas”.

La jueza fue criada por su madre viuda en los complejos de viviendas subvencionados del Bronx.

“Mamá, ella sola, nos crió a mi hermano y a mí”, dijo la jueza en su discurso de apertura. “Ella nos enseñó que, en Estados Unidos, la clave para el éxito era la educación. Y ella nos dio el ejemplo, estudiando a nuestro lado, en la mesa de la cocina, y consiguiendo su diploma de enfermera”.

Las dos se miraron a los ojos al menos una vez, sin mediar palabra, pero con un significado claro. Tenían una relación especial, basada en el esfuerzo, la determinación y el respeto mutuo.

La senadora Amy Klobuchar, Demócrata de Minnesota, en su discurso de apertura, dijo que estaba tan impresionada por la Sotomayor madre como lo estaba por su brillante hija.

“Me encantó la historia de cómo tu mamá ahorró todo su dinero para comprarles la primera colección de enciclopedias del barrio”, dijo Klobuchar, mientras Celina asentía, apenas, con la cabeza. “Luchó para comprar esos tomos de la enciclopedia con un salario de enfermera. Pero lo hizo porque creía profundamente en el valor de la educación”, prosiguió Klobuchar.

Y la madre de Sotomayor mostró su orgullo por sus dos hijos. Cuando el senador Check Schumer, Demócrata de Nueva York, en su discurso preliminar, hizo notar que Juan Sotomayor era un “médico en Siracusa”, su madre se volvió hacia él con una gran sonrisa que sólo podía indicar su deleite en, como dice el cliché, “mi hijo el doctor”.

Los padres de la jueza Sotomayor, Celina Baez y Juan Luis Sotomayor, se conocieron y se casaron durante la Segunda Guerra Mundial, después de que Celina fuera dada de baja del Women’s Army Corps (WACS, Cuerpo Femenino del Ejército). Celina se había ido de Puerto Rico a los 17 años para unirse al WACS, y fue enviada a entrenarse a Georgia. Ninguno de los padres poseía mucha educación formal, aunque Celina tenía más que el marido, quien había abandonado la escuela después de tercer grado. Una dolencia cardiaca lo había dejado fuera del servicio en la Segunda Guerra Mundial.

Juan Luis trabajaba en una fábrica de herramientas y Celina, en un comienzo, tomó un empleo como operadora telefónica, en un hospital en Nueva York. Juan Luis murió a los 42 años, debido a complicaciones cardiacas, y dejó a Celina sola para criar a Sonia, quien entonces tenía 9 años, y a Juan.

Para mantenerse, Celina pidió prestado y ahorró, haciendo que el dinero alcanzara, trabajando, a veces, hasta seis días a la semana. Finalmente, llegó a ser enfermera.

Jamie Woolf, autora de Mom in Chief: How Wisdom From the Workplace Can save Your Family From Chaos, sostiene que todo lo que ella menciona en su libro acerca de la capacidad para sobreponerse “se manifiesta en esta madre”. Según Woolf, Sotomayor se concentró en las cosas sobre las cuales tenía el control.

“Sí, vivía en un complejo subvencionado; sí, su marido murió; bueno, ahora ve y edúcate”, continúa Woolf. Y añade, Sotomayor involucró a sus hijos en la causa en vez de resguardarlos.

“Ella los sentó y les dijo 'voy a necesitar su ayuda cuando regrese a la escuela'”, dice Woolf. “Ella les dijo 'esto es lo que quiero hacer y he aquí el porqué'”.

La admiración que Sotomayor siente por su madre es un tema que está presente a lo largo de su carrera política. Cuando el presidente Obama la nominó para la Corte Suprema, ella le agradeció cortésmente, pero, rápidamente, le dio el crédito a su madre.

“Estoy aquí gracias a un sinnúmero de personas”, declaró la nominada a la Corte Suprema. “Sin embargo, hay una persona extraordinaria que es la inspiración de mi vida. Esa persona es mi madre, Celina Sotomayor”.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto