Skip to content
 

Obtenga crédito por lo que sabe

Más instituciones permiten que los adultos usen su experiencia en torno a un diploma.

In English | Quizás haya aprendido contabilidad en el trabajo, o español por su cuenta con programas de computadora, unas clases en el centro comunitario o conversando con los vecinos. O quizás le encanta la historia y ha pasado un sin fin de horas leyendo libros sobre la Segunda Guerra Mundial.

¿De qué puede servirle todo eso? Cada vez más se aplica para obtener un título universitario.

Lea también: Educación universitaria entre mayores de 50.

Mujer con su ajuar de graduada tomándose una foto con su hija

Foto por: Strauss/Curtis/Corbis

Alrededor del 70% de los establecimientos educativos comunitarios y las universidades en Estados Unidos otorgan actualmente créditos por el aprendizaje realizado fuera de las aulas. Algunos hace tiempo que vienen dándolo si se pasa los exámenes de asignaturas, como los denominados College Level Proficiency Exams (CLEP, Programa de Exámenes de Nivel Universitario).

También, desde la década de los cuarenta, el American Council on Education (ACE, Consejo Estadounidense sobre la Educación) ha estado evaluando la capacitación que ofrecen las fuerzas armadas y las empresas privadas con vistas a su convalidación por créditos universitarios; pero las autoridades encargadas de educación superior, a instancias de los legisladores federales y estatales, recientemente han comenzado a hacer mucho más.

Hace dos años, el presidente Obama estableció la meta de lograr que para el año 2020 Estados Unidos tuviera el más alto porcentaje de licenciados universitarios del mundo, cosa que no será posible con tan sólo el número de estudiantes recién graduados de la escuela secundaria. Para atraer a los adultos y hacerles concluir rápidamente programas de licenciatura, cada vez hay más establecimientos educativos comunitarios que están evaluando los conocimientos que ya tienen. Algunos están diseñando programas de especial interés para los adultos que van a embarcarse en una nueva carrera porque tienen que trabajar más de lo que esperaban, o quieren “jubilarse” haciendo otra cosa, como por ejemplo la enseñanza.

“No todos en dicho grupo de edad quieren credenciales, pero para los que desean obtenerlas, es obvio que esto va a horrarles tiempo y dinero”, dice Pamela Tate, presidenta y directora ejecutiva del Council of Adult and Experiential Learning (Consejo para el Aprendizaje Experiencial y los Adultos).

El pasado año, el grupo lanzó un programa denominado Learning Counts, para ayudar a los establecimientos educativos comunitarios a evaluar lo que los estudiantes ya saben. Alrededor de 90 establecimientos educativos comunitarios participaron en la etapa inicial.

Por $500, los alumnos toman un curso por internet de seis semanas que les enseña elementos teóricos para determinar sus conocimientos previos y para ayudarlos a crear carpetas presentando lo que saben. Luego, profesores en todo el país los evalúan y deciden cuántos créditos universitarios les asignarán por ello. La asignación de créditos la hace el servicio de créditos del Consejo Estadounidense sobre la Educación (ACE). Los estudiantes pagan $250 por cada evaluación de uno a seis créditos en las diferentes materias.

Por ejemplo, un estudiante podría acabar con nueve créditos universitarios por $750 (tres créditos por el curso, y seis mediante la evaluación de su conocimiento).

¿Le interesa?

Qué considerar

Muchos establecimientos educativos comunitarios todavía no anuncian si evalúan el aprendizaje previo. Si está pensando en asistir a un establecimiento educativo comunitario local o a una institución de cuatro años, recuerde preguntar al funcionario de admisión si puede recibir crédito por su conocimiento no académico. Averigüe qué modalidades de evaluación de dicho conocimiento aceptan las instituciones de educación superior que le interesan. ¿Lo aceptan todo: exámenes de materias, créditos otorgados por ACE y evaluaciones basadas en carpetas de presentación del conocimiento?

 Antes de hablar con el funcionario de admisión, debe hacer una lista de todo lo que haya aprendido (en su trabajo, por medio de pasatiempos, o como voluntario) que pueda merecer créditos universitarios, sugiere Paul Marquardt, decano adjunto de estudios profesionales en Concordia University Irvine.

Asegúrese de que los créditos que reciba puedan aplicarse al programa que le interesa. Muchos establecimientos educativos comunitarios limitan los programas de titulación en que pueden usarse dichos créditos. Los programas de administración de empresas y docencia generalmente los aceptan.

Averigüe cómo van a contar los créditos. Es raro que los establecimientos educativos comunitarios apliquen créditos de conocimiento previo para las materias principales de la carrera. Generalmente pueden aplicarse a los cursos optativos o de educación general, como gramática o matemáticas. Si necesita tomar materias optativas, esto reducirá el tiempo total para titularse, pero si ya tiene cubiertas todas las materias optativas, con cursos de otros establecimientos educativos comunitarios, entonces no le servirá. Asegúrese de enterarse de esto antes de pagar por la evaluación.

Entérese del costo, porque todos los programas son algo diferentes. Pamela Tate del Council of Adult and Experiential Learning dice que por regla general los establecimientos educativos comunitarios no deben cobrar más de la mitad del costo de la colegiatura por evaluar un portafolio; y deben cobrar poco o nada por evaluar los créditos obtenidos en otros establecimientos educativos comunitarios o mediante exámenes.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto